Mar, playa y olas

Tipo: 

N° revista: 

Boletín Cultural y Bibliográfico 95

Tema: 

Autor: 

Libro reseñado: 

La playa

Datos libro: 

Ana María Díaz; Camila Barrera (ilus.). El Salmón Editores, Bogotá, 2016, 28 pp.

La playa es una narración ideal para los lectores más pequeños: es bre­ve, llamativa, fluida, con un toque de fantasía que le da una vuelta al cierre de la historia. Poco retadora, simple. Y es que sus autoras, sin aspiraciones ambiciosas, evitan las obviedades y se centran en dos de las actividades más importantes y necesarias de la infancia: el juego y la imaginación.

Camila, la protagonista, “había es­perado toda la noche para jugar frente a las olas” y al fin ha llegado el día de ir a la playa. La vemos en la cubierta del libro con una pose de satisfacción: su mano en la cintura, un cubo de arena y, a sus pies, un detalle muy importan­te: tres objetos traídos por el mar. La historia empieza cuando la niña —que no tendrá más de siete años— llega a la playa, baila y juega con el mar has­ta que una ola la derrumba. Pero este evento, en lugar de ser un problema, es el origen del juego pues el mar le ha llevado regalos, ofrendas, a Camila. “Tomó una pieza: era ovalada, suave, lisa y muy dura. Descubrió un par que se parecían en forma y tamaño, y tuvo una gran idea”. Y es precisamente en este instante cuando empieza el juego, el mundo de ficción se apodera de la playa, la niña construye un castillo de arena y le asigna un rol a cada objeto: la princesa, el rey y el príncipe. Camila está tan absorta en esta fantasía que el tiempo pasa muy rápido —vemos el atardecer en el color del cielo— y llega la hora de irse a casa. El libro podría concluir en este momento, pero el giro del cierre, ligado al mundo de la imagi­nación infantil, es el que dibujará una sonrisa en los lectores.

Leer texto completo