Ordenar la biblioteca

Tipo: 

N° revista: 

Boletín Cultural y Bibliográfico 92. El coleccionismo privado y la preservación del patrimonio cultural

Tema: 

Autor: 

Libro reseñado: 

Ornamento

Datos libro: 

Juan Cárdenas. Periférica, Madrid, 2016, 172 págs.

En un poema incluido en Elogio de la sombra, Borges escribió: “ordenar una biblioteca es ejercer, de un modo modesto y silencioso, el arte de la crítica”. Estoy tratando de decidir en qué sección de mi biblioteca guardar la tercera y extrañísima novela Ornamento, de Juan Cárdenas (Popayán, 1978). Por ahora, solo sé que irá en la sección de narrativa, en la que hay varias subdivisiones. Entre estas, ya hay unas que me compelen más que otras (es como tratar de elegir un lote en el cementerio, el lugar ideal para la tumba, sin mandar a hacer el ataúd o la lápida —y para qué, si los libros siempre se entierran en un estado cataléptico—): literatura colombiana, género y feminismo, del arte y el autómata. Para tomar una decisión, presentaré el libro a la luz de cada categoría.

Literatura colombiana

El artista Lucas Ospina dijo una vez que hablar de arte latinoamericano es como hablar de matemáticas latinoamericanas. Lo mismo puede decirse de esta categoría. En mi biblioteca, suelo asociar narrativa colombiana con relatos sobre la historia del país, más que con la nacionalidad de los autores y casi nunca, con el estilo o la tradición estética con la que dialogan las obras. Incluye historias cercanas a la nuestra, novelas que hablan de la colonización, como la obra del sudanés Tayeb Salih, o Los ríos profundos, de Arguedas. También hay autores que han influido en los nuestros, sin importar su origen. La sección no es dogmática, patriótica o nacionalista. 

Leer texto completo