Taitas tántricos taoístas

Tipo: 

N° revista: 

Boletín Cultural y Bibliográfico 92. El coleccionismo privado y la preservación del patrimonio cultural

Tema: 

Autor: 

Libro reseñado: 

Los rollos del mar azul de Nilakanta. Poemas desde las montañas del Valle de Tenjo

Datos libro: 

Luis Alberto Ospina Bozzi. Taller de Edición Rocca, Bogotá, 2012, 132 págs.

A partir del título y el subtítulo, alcanza a verse por dónde irá el agua al molino en esta ocasión. Los rollos del mar azul remiten a Los rollos del mar Muerto, un conjunto de textos del Antiguo Testamento descubiertos en Qumrán, a orillas del este mar. La palabra Nilakanta proviene del sánscrito y significa Señor Shiva, el dios que junto con Brahmá y Visnú conforma la trinidad hindú. Las montañas del Valle de Tenjo, donde el autor vive y escribe, fueron importantes asentamientos y centros ceremoniales de los chibchas y conservan entre sus losas de piedra pictogramas hechos por los indígenas, a los que se hace alusión constante en estos poemas.

II

A la inspiración mística y terrígena declarada desde el comienzo, se le añade un horizonte ideológico patente en los epígrafes del libro. Son tres citas, en su orden, de un anarquista colombiano, Biófilo Panclasta; de un teórico y líder de la antipsiquiatría, el sudafricano David Cooper, y, por último, del poeta y fundador del nadaísmo, Gonzalo Arango. Una de las numerosas dedicatorias que Luis Alberto Ospina incluye a lo largo del texto condensa el tono del marco retórico y doctrinario recurrente en Los rollos del mar azul de Nilakanta:

¡Ríete, Gabriel! En memoria del maestro Gabriel Quiroga,

poeta, pintor anarquista (libertario); encarnizado guerrero

enemigo de Babilonia hipócrita y carroñera. ¡Olé poeta!

 [“dejar en paz la paz”, pág. 126] 

 

Leer texto completo