Viva de nuevo

Tipo: 

N° revista: 

Boletín Cultural y Bibliográfico 91. Las aves: un patrimonio natural y cultural

Tema: 

Autor: 

Libro reseñado: 

Obregón

Datos libro: 

Villegas Editores, Bogotá, 2011, 325 págs., il.

De la página 29 a la página 315 cada una de ellas, en general, acoge un cuadro de Alejandro Obregón, desde 1938 hasta su muerte en 1992. También hay breves fragmentos, frases apenas, de lo que la crítica opina sobre su obra, en tan larga trocha: medio siglo. Las primeras páginas traen el estudio introductorio de Camilo Chico, bien documentado en relación con las etapas de su trayectoria, lugares de residencia y cambios de estilo.

“La línea ruda y el dibujo un tanto agresivo”, dirá su colega el pintor Marco Ospina en 1948. Después, en 1949 recalcará: “La aspereza de su estilo y lo sombrío de sus colores”.

Eran quizá los empastes terrosos de mucha pintura europea de la época, en Francia y España, que luego de la indagación del cubismo, tan geométrico en ocasiones, proseguía luego hacia la materialidad expresionista e informalista. Pero dos de los referentes de Obregón por aquel entonces tenían que ver con un español y un inglés: Clavé y Sutherland, de ningún modo ajenos al surrealismo.

Pero entre retratos y autorretratos con su saludo a Cézanne, manzanas negras o verdes, y líneas de fuga que enlazan copas y botellas, Obregón comienza a reconocerse en sus bodegones. 

Leer texto completo