Crítica e interpretación

María es nuestra novela canónica por muchas razones; porque su lectura se volvió institución, porque se volvió un monumento al que le rendimos ofrendas de diverso tipo y también porque es el centro de discusión intelectual desde los más diversos flancos disciplinares. Es una novela que nos pone a conversar, para bien o para mal, de ella misma.

Un reconocimiento que hay que hacer a la crítica literaria especializada en Colombia durante lo corrido del siglo XXI, es el redescubrimiento de la injustamente olvidada obra de Soledad Acosta de Samper (1833-1913).

En su libro de ensayos Los placeres del exilio, el poeta barbadense George Lamming describe la Ceremonia del Agua del vudú haitiano, mediante la cual los vivos se encuentran con sus muertos para que unos y otros puedan tener un futuro. Los primeros, casi siempre cercanos, convocan a los segundos para hacer las preguntas que se mantienen sin respuesta tras la partida de los cuerpos de los segundos.

En el ámbito de los estudios literarios, se entiende como focalización la perspectiva o punto de vista narrativo desde el que se hace un relato. En consecuencia, hay implícito en la elaboración un discurso, que bien puede aportar a la historia cultural, literaria o narrativa de un corpus literario. Esa es la herramienta que la investigadora y docente Cecilia Caicedo Jurado utiliza en su estudio Colombia vista desde sus novelas.

Suscribirse a Crítica e interpretación