Epistolario

Hay una convergencia de voces en las cartas en las que Emma Reyes recuerda su infancia y adolescencia, y que envió a Germán Arciniegas. En ellas, escribió desde su primer recuerdo, hasta lo ocurrido el día en el que se escapó, después de un largo periplo vital, siempre cercado por la orfandad y la pobreza, del claustro de monjas donde se había criado.

A medida que el intercambio de manuscritos como forma de comunicación ha entrado en desuso por efecto de la instantaneidad y el bajo precio de la efímera mensajería electrónica, las cartas han recobrado importancia como piezas arqueológicas.

Suscribirse a Epistolario