Historia

La pregunta por los orígenes nunca dejará de ser importante para los historiadores. Sin embargo, lo que en realidad interesa es lo que entendemos por ello. Provenimos de una historiografía que aceptó como suficiente para explicar nuestro origen la narración de las grandes gestas conquistadoras y el posterior ordenamiento administrativo, conservado desde mediados del siglo XVI hasta la instauración del virreinato y las reformas borbónicas.

Las facultades de Relaciones Internacionales y de Ciencia Política y Gobierno de la Universidad del Rosario, con la colaboración de la Embajada de la República Federal de Alemania en Colombia, coordinaron y publicaron en su Colección Textos el libro 200 años de la presencia alemana en Colombia.

En 1957, se publicó la Historia documentada de la Iglesia en Urabá y el Darién. Desde el descubrimiento hasta nuestros días. 1492−1957. Fue afamada por una comisión de la Academia Colombiana de Historia como un trabajo de “mérito histórico y científico, valiosa contribución para complementar los anales de la Conquista y de la Colonia, así como para la historia eclesiástica de Colombia” [T. I, pág. 32].

La obra analiza la aparición, desenvolvimiento y transformaciones de las políticas asistenciales en la construcción de la Colombia moderna.

El libro Biblioteca médica neogranadina 1755-1833 (2013) tiene una estructura interesante: vincula estudios sobre historia de la medicina en la Nueva Granada con las fuentes primarias que inspiraron las reflexiones y que también se publican en el libro.

El libro trata de la inmigración de judíos polacos y alemanes a Colombia, ocurrida entre los años de 1933 y 1948. Pero, más que sobre los llegados a Colombia, el libro se centra en los que arribaron a Bogotá, porque no tiene en cuenta la situación de quienes  se establecieron en otros lugares en el país.

En 1870 el escritor español José María Gutiérrez de Alba (1822-1897) llegó a Colombia para desarrollar una misión confidencial por encargo del gobierno español. Durante los catorce años que permaneció en el país, recorrió distintos territorios, entre ellos Bogotá, Cundinamarca, Boyacá, Santander, Norte de Santander, Tolima, Huila, Caquetá, la costa Caribe y Panamá que, en aquel entonces, formaba parte de los Estados Unidos de Colombia.

Páginas

Suscribirse a Historia