Reseñas

El Instituto Caro y Cuervo publicó en 2016 y 2017 la obra crítica completa del escritor y crítico literario colombiano Hernando Téllez (en tres volúmenes), edición a cargo del estudioso Carlos Rincón, en la prestigiosa colección Páramo de su sello editorial.

¿Alguna vez imaginaron un álbum familiar hecho de letras y no de fotos? ¿O pensaron posible una biografía singular, poco perceptible pero no menos potente, de un personaje desapercibido de la historia escrita como lo es la letra y su evolución en la imprenta? El libro reseñado es la conjunción de estos dos acontecimientos, un lugar de encuentros entre el pasado y el futuro que nos dice mucho sin escribir tanto.

Como escribía Jacques Derrida en su conocido y extraordinario libro Mal de archivo, los archivos tienen quizás mucho de “casa”, de residencia, de “lugar donde”, del “allí donde”.

Noé representa el caso extremo de coleccionista (...). La pasión de Noé se basa en la urgencia por salvar al mundo —salvar no solo un ejemplar sin orden ni concierto, sino los pares a partir de los cuales reconstruir todas las formas de vida—. Se trata del acto de guardar en su condición más potente, no solo guardar sin más, sino un rescatar consciente de las extinciones —el coleccionismo como forma de salvación—. Noé no era un investigador.

“Arquitectura sin arquitectos” es el enunciado guía de la investigación que el profesor Jorge Enrique Robledo Castillo ha venido realizando, desde hace un poco más de 25 años, alrededor del bahareque y otras formas constructivas, fenómenos sociales y procesos culturales en la región del Eje Cafetero colombiano.

Sobre Barranquilla y la modernidad, algunos historiadores colombianos han escrito ya importantes líneas; sin embargo, son pocos los que se han dedicado al análisis específico del barrio El Prado, el cual se promocionaba en 1933 como “el mejor y más elegante de Suramérica”, todo un logro de la Compañía Urbanizadora El Prado, conformada en 1920 por los hermanos Karl y Robert Parrish, James F.

...Y el arroyuelo azul en la cabeza, an­tología preparada por Miguel Méndez Camacho, nos introduce en la poética compleja de Eduardo Carranza (1913- 1985).

No cabe duda sobre el acierto del tí­tulo de este libro de poemas, Moradas interiores, y la sintonía de las cuatro vo­ces que componen. Hay en el conjunto una comunicación profunda entre sus autoras, en la que se establece una di­námica que habla desde lo más interior y se concentra en esa morada del ser que es la palabra.

El título es sugerente: un canto en el umbral debe de ser un borde en donde se sitúa el poeta para nombrar y nom­brarnos; renuevo del lenguaje, arista, filo, margen y orilla. Punto de partida y de llegada.

Elegante suena decir que se ha nacido en Santa Catalina de Alejan­dría. Solo una persona ha nacido en ese lugar, el poeta colombiano Rómu­lo Bustos Aguirre, y hay que agregar que es colombiano, porque sus otros paisanos nunca agregan su lugar de nacimiento, Alejandría, el nombre de la ciudad egipcia del faro y la biblioteca destruidos donde viniera al mundo el poeta Constantino Cavafis.

Páginas

Suscribirse a Reseñas