Presentación de La lechuga en El Prado

Presentación de La lechuga en El Prado

Febrero 3 de 2015

 

INTERVENCIÓN DEL SEÑOR GERENTE GENERAL DEL BANCO DE LAREPÚBLICA, DOCTOR JOSÉ DARÍO URIBE ESCOBAR, EN LA PRESENTACIÓN DE LA CUSTODIA DE LA IGLESIA DE SAN IGNACIO DE BOGOTÁ, “LA LECHUGA”, EN EL MUSEO DEL PRADO EN EL MARCO  DE SU PROGRAMA “LA OBRA INVITADA”

EXCELENTÍSIMOS REYES DE ESPAÑA, DON FELIPE VI Y DOÑA LETIZIA ORTIZ.

Señor Miguel Zugaza, Director del Museo del Prado

Señora Nuria de Miguel, Secretaria General Fundación Amigos del Museo del Prado.

Señora Isabel del Castillo, Ministra Consejera Encargada de Asuntos Culturales, Embajada de Colombia,

Señor Javier Portús, Comisario Institucional Proyecto

Señor Gabriele Finaldi, Director Adjunto de Conservación

Señora Marina Chinchilla Directora Adjunta de Administración

Señora Angela Maria Pérez, Subgerente Cultural del Banco de la República

Señores Medios de Comunicación

Señoras y Señores

 

En nombre del Banco de la República de Colombia quiero expresar nuestro agradecimiento al Museo Nacional del Prado y a la Embajada de Colombia en España por esta especial invitación para presentar por primera vez en Madrid una de las piezas más significativas de la orfebrería colombiana, La custodia de la Iglesia de San Ignacio de Bogotá.

La custodia se conoce popularmente por el nombre “La Lechuga”, debido al verde de sus 1.485 esmeraldas; hasta con este nombre prosaico da testimonio de que Colombia es una nación que cuenta una historia de diversidad cultural.  Su valor va más allá de ser una de las joyas religiosas más ricas de Hispanoamérica; la custodia ejemplifica la integración cultural ocurrida durante los tiempos virreinales americanos. El metal con el cual está fabricada fue extraído por esclavos africanos o de descendencia africana en los yacimientos auríferos antioqueños; las esmeraldas –muy probablemente– fueron obtenidas por los indígenas muiscas que habitaban las tierras andinas; las perlas barrocas fueron procedentes de las granjerías de las costas del Caribe; y su fabricación estuvo a cargo de un español que, desde el viejo continente, llevó a América el conocimiento del oficio de la orfebrería. Este objeto labrado con la precisión, complejidad y gusto de la ornamentación de la época, revela su inherente sentido religioso y es evidencia de las dinámicas de consolidación de una nueva sociedad; y así, resguarda en sí el diálogo de tres culturas: la americana, la africana y la europea. 

Hoy, tres siglos después, la custodia de la Iglesia de San Ignacio sirve de pretexto para hablar de integración cultural. Nuevamente, se convierte en un canal de comunicación y punto de contacto entre las personas de dos naciones. Colombia está representada aquí, en este objeto, en el cual más allá del material, o de las piedras preciosas que posee, nos remite a la importancia del arte como elemento que afianza los lazos entre países. 

Quiero agradecerle a cada una de las personas que trabajan diariamente en el mantenimiento y desarrollo de la Colección de Arte del Banco de la República, así como a los artistas, investigadores, asesores, curadores y especialmente al público que día a día la visitan y la enriquecen con su mirada. Nuevamente quiero agradecerle al Museo del Prado porque con esta invitación contribuye al fortalecimiento de nuestra identidad, al enriquecimiento de nuestro patrimonio y a la difusión de la cultura de nuestro país. Esperamos que durante los meses de exposición en el Museo del Prado, La Lechuga logre emocionar a sus visitantes tanto como lo ha hecho en nuestras salas de exposición permanente.

 

 

Muchas Gracias.

VIDEO