¿Por qué La Lechuga ilumina y resplandece?

Por: Adriana Henao, joyera

Para todos los públicos

Como apoyo a la Colección de Arte - sala Barroco en tierra de orfebres

“La lechuga” es el nombre popular que se le dio a la hermosa Custodia de la iglesia de San Ignacio. Una joya radiante que en sí misma es más bien un tesoro religioso del barroco colombiano; una pieza excepcional, no solo por su magnificencia y su sentido religioso y cultural, sino por su invaluable orfebrería, en la que se fundieron el conocimiento de la metalurgia prehispánica, la destreza y delicadeza de la orfebrería precolombina, la maestría de los oribes o plateros del oro, españoles y portugueses traídos al Nuevo Reino de Granada y el diseño religioso europeo que incorpora sutilmente la iconografía prehispánica.

El oro de la estructura, las miles de esmeraldas de Colombia y las perlas del Caribe, extraídas por indígenas y afros esclavizados por los colonos que explotaron las minas del continente americano; los diamantes, zafiros, amatistas y el topacio traídos muy probablemente de África y de Europa, en donde tenía presencia la comunidad de los jesuitas, la supervivencia de la joya a tres expulsiones de la comunidad religiosa y a las conmociones políticas del país, la custodia civil y religiosa tejida alrededor de ella para protegerla del saqueo, le dan a lechuga un valor agregado porque a través de ella se pueden contar capítulos de la historia del país.

En esta visita, hablaremos de la materialidad e inmaterialidad resplandeciente de “la Lechuga” y de las técnicas orfebres que la hicieron ser como es. Así intentaremos acercarnos a una pieza que encierra la imaginería de la riqueza americana de El Dorado en la orfebrería mestiza de La Colonia.

Adriana Henao es joyera y su trabajo continúa la tradición de la orfebrería colombiana. Su trabajo se sustenta en el desarrollo de colecciones que son producto de la investigación y del estudio de la iconografía étnica colombiana, de la orfebrería precolombina y de la contemplación de la naturaleza. En su trabajo incorpora técnicas ancestrales, nuevos conceptos y nuevas tendencias y tecnologías. Las joyas diseñadas y elaboradas en su taller se caracterizan por la conjunción de gran variedad de piedras y metales preciosos y otros materiales tomados de la naturaleza con los cuales expresa conceptos nuevos y antiguos en piezas que son recipientes de energía y poder, y que unen el mundo contemporáneo y el de la tradición y el mito.