Historia

El primero de noviembre de 1928, siendo gerente general el señor Julio Caro, se inauguró la Agencia del Banco de la República de Girardot, en respuesta al floreciente desarrollo comercial de este puerto del Magdalena y el auge económico resultado sobre todo de las transacciones de café y el ingreso de artículos de consumo que abastecían los mercados del interior del país.

La dirección de la Agencia estaba a cargo del señor Rafael Franco, que, acompañado por un cajero contador y una aseadora, conformaron el primer equipo humano de la naciente oficina. Con 86 pesos y 56 centavos se abrió la primera cuenta, iniciándose así su trayectoria de servicio a la región.

Treinta y cuatro años más tarde, el 24 de noviembre de 1962, el comité ejecutivo del Banco de la República y el doctor Eduardo Arias Robledo, gerente general, determinaron elevar la Agencia a la categoría de Sucursal, en reconocimiento a la importancia que cobraba la ciudad como zona comercial, agrícola y ganadera. De esta manera se nombraron los representantes de la primera junta directiva de la Sucursal, distinguidos banqueros y hombres de negocios de la época.

En una bella edificación de estilo neoclásico, localizada en el populoso Camellón del Comercio, funcionó la antigua sede del Emisor hasta el 21 de noviembre de 1981, cuando siendo gerente general el doctor Rafael Gama Quijano se inauguró el actual edificio de la Sucursal, obra arquitectónica que sobresale en el contexto urbanístico de la ciudad por sus claros lineamientos modernos y amplios espacios.

Este nuevo edificio permitió la creación del Área Cultural, la cual, con su biblioteca pública y programación cultural en música, artes plásticas, exposiciones itinerantes del Museo del Oro y fomento y promoción a la lectura, contribuyó significativamente a la formación de nuevas generaciones de jóvenes girardoteños.

Como oficina asociada, la subgerencia de estudios económicos delegó a nuestra Sucursal, dentro de sus responsabilidades, el procesamiento de las estadísticas de las finanzas públicas del departamento de Cundinamarca, la elaboración de los documentos de Informe de Coyuntura Económica de la Región Bogotá-Cundinamarca y las Notas de Economía Regional para la Región Centro-Sur, así como la recolección de información de estadísticas municipales, de balanza de pagos y de índice de precios al productor.

El área de operación bancaria atendió hasta agosto de 1999 las transacciones de los bancos comerciales, los cuales a su vez sirvieron como intermediarios con los servicios de tesorería y cartera para sus sucursales de la zona de influencia demarcada entre el Bajo Tolima y Huila, así como de los corredores turísticos de Melgar, Fusagasugá, La Mesa y Anapoima, quienes a su vez confluyen con cerca de doce entidades financieras en esta ciudad.

Con el cierre de la sección de tesorería en 1999, el Área Cultural se remodeló apropiándose de amplios y luminosos espacios que permitieron la apertura de nuevas salas, lo que dio como resultado un completo y grato centro, el cual cuenta en la actualidad con los siguientes servicios: la Biblioteca, la Sala infantil, la Colección regional, la Sala de estudio en grupo, la Sala de exposiciones, la Sala múltiple y la Oficina de atención al usuario.

Reseña histórica de la ciudad de Girardot

El 10 de febrero de 1844, los señores Ramón Bueno y José Triana donaron un gran lote de terreno donde se construyeron las primeras casas de lo que más tarde, el 9 de octubre de 1852, recibió el nombre de Girardot, en honor al prócer antioqueño Manuel Atanasio Girardot.

Girardot está situada a la margen derecha del río Magdalena, a una altura de 326 m sobre el nivel del mar, con una temperatura media de 30 ºC. Por su ubicación geográfica y su posición sobre el río Magdalena, se convirtió en la intersección más importante del comercio desde el centro del país hacia el sur y el occidente, con salida al puerto de Buenaventura.

Girardot, la “ciudad de las acacias”, sigue ejerciendo un indescriptible hechizo en miles de turistas de todo el país que año tras año la visitan, pero especialmente en los capitalinos, quienes cada fin de semana abarrotan sus calles y disfrutan los encantos de esta tierra, pródiga en bondades. Hoy ha afianzado una infraestructura hotelera, turística y de servicios que constituye su primer reglón económico, lo que ha generado un importantísimo desarrollo urbanístico con la construcción de condominios, lujosas áreas sociales e inmensos campos deportivos.

Posee una buena cobertura de servicios públicos, facilidades comerciales y entidades financieras con capacidad para atender la demanda regional y los flujos turísticos. La subregión es de clima cálido y tiene cuencas hidrográficas y paisajes favorables al turismo contemplativo y de aventura. En Girardot se ha consolidado una importante oferta de instituciones educativas, que permiten atender la demanda de educación media, tecnológica y superior de la subregión.

El evento más importante es el Reinado Nacional del Turismo, que se celebra en octubre; es un certamen alegre y festivo que reúne a todos los habitantes del puerto alrededor de la cultura, la belleza y las tradiciones populares.