Biblioteca Luis Ángel Arango
Casa Republicana
Hemeroteca Luis López, hoy Museo Botero
Sala de lectura, hoy espacio de exposiciones bibliográficas
Sala de lectura
Historia
Historia
Historia
Historia
Historia

Historia

Visite la exposición virtual sobre la Historia de la Biblioteca Luis Ángel Arango realizada para sus 50 años

Historia de una empresa cultural: BLAA 1958 - 2008

legisEn el año 2008, el Banco de la República celebró los cincuenta años de la apertura de la Biblioteca Luis Ángel Arango, la cual, con el paso del tiempo, llegó a constituirse en un centro cultural de primer orden, con importantísimas colecciones documentales, así como con una colección de arte de primer nivel, y una excelente actividad musical; un centro cultural cuyo objetivo es compartir con los colombianos todo este patrimonio cultural. En este sentido, este libro da cuenta de la historia de la Biblioteca Luis Ángel Arango desde 1958 hasta el 2008, cuando se cumplieron cincuenta años de funcionamiento.

Valiéndose de recursos y fuentes diversas — prensa, revistas, las actas de la Junta Directiva del Banco, los escritos de distintos funcionarios: Jaime Duarte French, Juan Manuel Ospina Restrepo, Darío Jaramillo Agudelo, Lina Espitaleta de Villegas, Jorge Orlando Melo, entrevistas, estudios y tesis de grado—, es que el autor presenta una mirada de los aspectos propios de la Biblioteca, así como de su infraestructura, organización, servicios y colecciones de arte. Se espera que esta publicación sea de utilidad como referente para investigadores e interesados en conocer una parte fundamental de la actividad cultural de Colombia y en impulsar trabajos culturales en el país.

Descripción tomada de la presentación del libro (por José Darío Uribe Escobar)

El libro lo podrá descargar en formato Pdf o Epub (versión para móviles)

 

 

Cuando se fundó el Banco de la República en 1923, recibió una pequeña colección del Diario Oficial y libros sobre asuntos económicos, memorias de hacienda y publicaciones legales de la Junta de Conversión, entidad que hasta esa fecha tenía a su cargo el reemplazo del papel moneda por billetes con respaldo en oro. Con ellos se abrió una pequeña biblioteca para los funcionarios del Emisor, que funcionaba en el edificio Pedro A. López, sede del Banco. La colección creció lentamente, y en 1932 se nombró la primera bibliotecaria. Un año después la revista del Banco publicó el siguiente aviso:

“Con el deseo de fomentar los estudios económicos, el Banco de la República ha resuelto poner al servicio de los estudiantes y de las personas aficionadas a estas cuestiones la biblioteca de la institución, instalada en amplio y cómodo local y bien provista de libros y revistas. Con tal fin, la biblioteca estará abierta para el público, a partir del próximo 3 de julio, todos los días (con excepción de los sábados y los festivos), de las 2 a las 4 1/2 de la tarde…”

En poco tiempo la biblioteca alcanzó los 10.000 volúmenes, en su mayoría relacionados con la actividad bancaria, la legislación nacional y extranjera, la economía política, la hacienda pública y los negocios.

En 1944 el Banco de la República compró la primera biblioteca privada: la de Laureano García Ortiz, cuyos 25.000 volúmenes de historia y literatura nacional, periódicos y revistas incluían manuscritos de próceres neogranadinos. Posteriormente adquirió las de Carlos Lozano y Lozano, Luis Rueda Concha, Leopoldo Borda Roldán y Jorge Soto del Corral, entre otras. Se organizó, entonces, una sala de lectura con capacidad para 25 personas, se hizo la primera catalogación, que quedó registrada en dos volúmenes publicados en 1949, y se inició así como biblioteca pública.

Luis Ángel Arango, gerente general del Banco, inició en 1955 las gestiones para construir un edificio diseñado para albergar una biblioteca pública que prestara este servicio a la ciudad; el proyecto se entregó a la firma de arquitectos Esguerra Sáenz Urdaneta Samper. El 20 de febrero de 1958, bajo la dirección del doctor Jaime Duarte French, fue inaugurada con el nombre de Biblioteca Luis Ángel Arango; en un principio tuvo capacidad para 250 personas, una sala de exposiciones y una sala de audiciones musicales. Desde ese mismo mes empezó a publicarse el Boletín Cultural y Bibliográfico como órgano oficial de la Biblioteca.

Para satisfacer la demanda de los usuarios, en 1965 se llevó a cabo la primera ampliación de las instalaciones, lo cual permitió la duplicación de su capacidad, la apertura de la Sala Colombia y de la Mapoteca, y las primeras cabinas para investigadores. Incluyó la construcción de la Sala de conciertos con 367 sillas, diseñada por la firma Esguerra Sáenz Urdaneta Samper, una nueva sala de exposiciones, la ampliación de los depósitos de libros y mejoras en las áreas técnicas y administrativas.

En 1979 se inició la prestación de nuevos servicios: el 18 de enero se inauguró la Hemeroteca como sección independiente en el edificio que había sido sede del Palacio Arzobispal hasta 1948 y después de la Corte Suprema de Justicia hasta 1978; el Portón de los libros, lugar de lectura informal y de comercialización de las publicaciones del Banco de la República; se restauró la Casa Republicana, y se inauguró allí el entonces Museo de Arte Religioso, cuyas colecciones están hoy integradas a la colección permanente del Banco.

Como parte de la política cultural del Banco, en la década del ochenta se crearon bibliotecas en algunas de sus sedes: Manizales (1981), Cartagena (1981), Girardot (1981), Riohacha (1981), Pasto (1981), Pereira (1983), Tunja (1983), Ipiales (1984), Ibagué (1984), Armenia (1986), Leticia (1986) y Quibdó (1987), con el mismo carácter de bibliotecas públicas.

En 1983 se retiró el subgerente cultural, el doctor Jaime Duarte French, y asumió el cargo de directora Lina Espitaleta de Villegas, en momentos en que se venían realizando estudios sobre la ampliación de la biblioteca. La aprobación del proyecto a cargo de la firma Álvaro Rivera Realpe se hizo realidad y la Biblioteca reabrió sus puertas el 5 de mayo de 1990 con 44 mil metros cuadrados de información y cultura; albergó nuevamente en esta cuadra la Hemeroteca, que dio paso a la Casa de Exposiciones; esta empezó a funcionar como tal en 1996. La Biblioteca hizo esfuerzos por adoptar los últimos avances en informática para bibliotecas, convirtiéndola en uno de los centros culturales más modernos de América Latina. Se sistematizó totalmente mediante el programa NOTIS, que se adquirió en 1986 e incluía ya 200.000 registros al ponerse al servicio del público en 1990; este programa recoge la información bibliográfica de toda su colección y las existencias bibliográficas de otras entidades locales y nacionales conectadas a su base de datos, que en 1998 incluían 780.000 registros. Fue por este período también que la Biblioteca empezó a ofrecer acceso a otras bases de datos como el videotexto, Juriscol —jurisprudencia colombiana— y a otros servicios como la información especializada, cd-rom e Internet.

Desde 1995 y bajo la dirección de Jorge Orlando Melo se dio un gran impulso a la adquisición de nuevas colecciones, a la consulta a través de Internet y a la creación de una biblioteca virtual que permite obtener textos completos sobre el patrimonio cultural colombiano. Actualmente en la biblioteca virtual es posible consultar más de 80.000 archivos de texto, sonido y video que conforman una colección de 860 libros completos, 4.700 artículos de revistas, 815 biografías de personajes y un importante número de páginas interactivas para niños y sobre temas relacionados con el arte.

La Biblioteca Luis Ángel Arango hoy en día cuenta con 1.962 puestos de lectura en sus doce salas especializadas clasificadas por áreas del conocimiento: Arte y humanidades, Ciencia y tecnología, Ciencias jurídicas, Colecciones básicas, Economía y administración, Idiomas (donación del gobierno de Japón en 2007), Música; o por tipo de material: Audiovisuales, Hemeroteca, Libros raros y manuscritos, Mapoteca y Sala de consulta de publicaciones electrónicas.

La Biblioteca hace parte de un centro cultural que además de prestar servicios bibliográficos y de información, desarrolla actividades relacionadas con la música, las artes plásticas y la numismática. Ocupa un área de 45.000 m2 en el centro histórico de Bogotá distribuidos en dos manzanas; allí se encuentran más de 2.000 puestos de lectura, una sala de conciertos, colecciones de numismática y de arte colombiano e internacional, así como salas para exposiciones temporales. Tiene también una sede en el norte de la ciudad que ofrece servicios de biblioteca y exhibe la colección de arte de Ricardo Gómez Campuzano.

La Biblioteca es la coordinadora de la Red de Bibliotecas del Banco de la República que incluye 28 áreas culturales con bibliotecas y centros de documentación regional, todos unidos por la Red de Asociación. El catálogo de la biblioteca se trasladó del programa NOTIS al programa Absysnet a comienzos del 2006. Este nuevo sistema permite consultar las bases de datos de libros, discos, videos y demás materiales disponibles, desde cualquier lugar del mundo a través de Internet, y ofrece opciones de personalización para los socios como reserva de libros, creación de bibliografías y envío de estas mismas al correo electrónico, etc. Este sistema permite además el acceso en red a las 19 bibliotecas del Banco de la República y tiene la posibilidad de pedir en préstamo materiales desde cualquiera de ellas. Así las personas socias de la Red pueden llevarse a su casa libros y materiales audiovisuales sin importar la ciudad en la cual se encuentren.

Durante estos años, el crecimiento en el número de lectores y visitantes ha sido extraordinario. De las 118 personas diarias que entraron en 1956 (35.520 personas en el año) se llegó en 1958, en el nuevo edificio, a unas 250 (83.655) y a un poco más de 1.000 en 1963 (168.000 lectores en el primer semestre). En 2011, los visitantes diarios de la Biblioteca son cerca de 5.000 y los de la página web alrededor de 50.000.