León Ferrari

Cronología biográfica

Uno va llenando sus días con cosas que de repente se juntan, crecen y fructifican. A veces el fruto es amargo […] pero otras es como la síntesis, el resultado, el extracto de unos cuantos años. Me pasó con la muestra que hice en un museo de aquí [Brasil], en una sala muy grande, llena de recovecos y paneles donde puse buena parte de lo que hice aquí y, también, unos 30 dibujos de los primeros que hice en 1962. Cosas que tenía medio olvidadas y que alguien me trajo hace no mucho, cosas escritas como historias de loquero y el libro con Rafael Alberti. Eso mezclado con los alambres y dibujos, en esa sala tan grande, fue como recorrerme por dentro en todos estos años pasados…
León Ferrari
Carta a su hermana Susana; fechada el 17/6 [ca. 1985]

 

1920

Nace el 3 de septiembre. 

Es el segundo de seis hermanos, hijos de Celia del Pardo y Augusto Ferrari. 

De pequeño, León está en contacto con el arte a través de su padre Augusto –pintor, arquitecto y fotógrafo–, quien, sin embargo, prefiere alentarlo hacia una carrera convencional. A sus veinte años comienza a estudiar ingeniería en la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires, una elección que parece alejarlo del arte. Años más tarde, se recibe de ingeniero civil y comienza a trabajar junto a su padre en la construcción y decoración de iglesias, en Córdoba y Buenos Aires. 

Durante su paso por la facultad, conoce a Alicia, con quien se casa. Tienen tres hijos: Marialí, (1948); Pablo, (1949) y Ariel (1951) y viven en Castelar, Provincia de Buenos Aires.

1952

Viaja al país de sus raíces, Italia. A diferencia de muchos de sus contemporáneos, Ferrari no llega a Europa para conocer las técnicas plásticas que se desarrollaban en aquel continente. Él se embarcaba junto a su familia para dar con las prácticas y métodos a los que los médicos apelaban para tratar la meningitis tuberculosa, que su hija Marialí había contraído. 

En una canasta de mimbre pusimos a nuestra hija en Buenos Aires y la sacamos en Florencia. Todo esto parecía absolutamente imposible […] pero si usted parte de la base de no escuchar a quien diga “imposible” va a llegar aquí como yo he llegado.
(Carta de LF a un padre en situación similar; 1952, Archivo FALFAA)

1953 - 1954

Tras la recuperación de Marialí, León y Alicia viajan a Roma para continuar con los chequeos. 

Es en esa ciudad donde León comienza con las esculturas y toma clases de cerámica y crea vasos junto al siciliano Salvatore Meli. Trabaja junto al artista Renato Marino Mazzacurati y alquila luego un espacio que funcionaba como una fábrica de macetas para convertirlo en su propio taller. 

Participa de un concurso nacional de cerámica que se realiza en el Museo Internazionale delle Ceramiche de Faenza (1954). 

Nunca estudié arte. En un momento, tomé unas clases de cerámica y me di cuenta de que me gustaba mucho. Sentí placer desde entonces, cuando tenía 35 años.
(León Ferrari, entrevista con Judith Savloff; Perfil, 4-11-2007)

1955

En Italia conoce a Lucio Fontana, quien lo invita a participar de la X Trienal de Milán, de la que Fontana es jurado. 

Realiza su primera muestra individual, también en la ciudad de Milán, en la Galería Cairola. Allí expone “Cincuenta piezas únicas de cerámica de unos 60 o 70 centímetros de altura. Eran formas ahuecadas leves, ligeras, para colgar desde el techo. Formas que ante el más mínimo movimiento se transformaban con la proyección de sombras diferentes”1 Ese mismo año realiza una exposición en la colorida Vía Margutta, una vistosa callejuela que se ve realzada por las formas curvas que exhibían las esculturas del artista.

Uno va llenando sus días con cosas que de repente se juntan, crecen y fructifican. A veces el fruto es amargo […] pero otras es como la síntesis, el resultado, el extracto de unos cuantos años. Me pasó con la muestra que hice en un museo de aquí [Brasil], en una sala muy grande, llena de recovecos y paneles donde puse buena parte de lo que hice aquí y, también, unos 30 dibujos de los primeros que hice en 1962. Cosas que tenía medio olvidadas y que alguien me trajo hace no mucho, cosas escritas como historias de loquero y el libro con Rafael Alberti. Eso mezclado con los alambres y dibujos, en esa sala tan grande, fue como recorrerme por dentro en todos estos años pasados… LF

1958 – 1959

León vuelve a la Argentina y se instala en la casa de Castelar. Durante tres años se aboca a su profesión como ingeniero. Sigue relacionado con las cerámicas –aunque solo a través de la investigación de sus colores–y monta Tantal, una pequeña industria familiar para materiales metalúrgicos (como tungsteno, tantalio y niobio), que él mismo se dedica a explorar. 

Al mismo tiempo que trabaja en la fábrica, realiza algunas obras y filma el largometraje La primera fundación de Buenos Aires, junto con Fernando Birri. La película se rueda a partir de un cuadro de Oski y está basada en un texto del siglo XVI, del alemán Enrico Schmidel. León recuerda la filmación como la de los primeros días de Buenos Aires y “la época junto al cine –Birri y Oski–”.

1960

Presenta en la galería porteña Galatea Esculturas, su primera exhibición en la Argentina. Expone obras en cemento, yeso y arcilla, …formas lisas, ampulosas y delicadas, resumen sus temas de la “mujer”. Formas rosadas y etéreas que sintetizan todo un ritmo, para sugerir la figura capturada.2 En esta exhibición conoce a Rafael Alberti, con quien surge una confraternidad que se mantendrá por años. Trabajan juntos para distintas obras y publican un libro con poemas de Alberti e ilustraciones de Ferrari: 

Mi muy querido León: 

Te escribí hace muy pocos días una carta diciéndote que le iba a proponer nuestro pequeño libro a un pequeño editor de Milano…Ya todo está arreglado… Estuvo anoche en casa Vanni Sheiwiller, el joven editorcillo, muy amigo mío, y se quedó entusiasmado con el libro y ha decidido tenerlo listo pa facsimilar y al tamaño exacto del original. Es un triunfo lograr esto en tan poco tiempo. […] Recordarás que no teníamos título. Al fin encontré uno, que creo no está mal: “Escrito en el aire”… haremos una exposición de los nueve pliegos… “Escrito en el aire” nos dará prestigio; dinero, poco, pero el suficiente para comprarnos unos cuantos camaleones. Adiós, con grandes abrazos para Alicia, para ti, niños, perros, camaleón etc. Escríbeme siempre, Rafael
(Carta de Rafael Alberti a León Ferrari, fechada el 8-2-64 en Roma)

Luego de Escrito en el aire, seguirán para León otras tantas otras publicaciones y participaciones en libros. Incluso, creará dos sellos editoriales, Exú y Licopodio.

1961 - 1962

En 1961 presenta dieciséis obras en la galería Van Riel: maderas talladas y las primeras esculturas en alambres, realizadas en acero inoxidable, bronce, cobre, plata, oro, paladio y tantalio. Por entonces, la crítica se refiere a la obra como erizos y poliedros metálicos, logrados con notable destreza y espíritu3 o como creaciones con gracia lineal, ritmo, fina arquitectura.4 

En 1962 vive un año Milán y participa de dos muestras en esa ciudad. Una será de pintores y escultores argentinos, en el Teatro del Corso de Milán, junto a Lucio Fontana y Mario Pucciarelli; la otra, individual, en la Galería Peter. En esta última, el coleccionista Arturo Schwarz le compra una escultura homenaje a García Lorca y lo invita a participar de la colección de aguafuertes Antología Internazionale dell’Incisione Contemporanea

En la ciudad milanesa, León Ferrari establece diferentes vínculos que extendería  a Italia a París y de allí, a Ámsterdam donde exhibirá una de sus obras junto a otras de Klee, Michaux y Pollock. 

En septiembre, vuelve a Buenos Aires y realiza una nueva exposición en la galería Antígona. Allí presenta piezas de alambres y dibujos, composiciones que según el crítico del Argentinische Tageblatt, Sigwart Blum, expresan una musicalidad que parece corresponder al temperamento del artista. Este religioso vibrar, unido a una sensible disciplina, son los fundamentos del talento de un artista cuya obra parece harto promisoria.5

En esta exposición Rafael Squirru le compra una obra para el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires. Comienza sus cuadernos de notas, en los que asienta fechas y referencia sus trabajos con números y letras. A largo de estas páginas también vuelca reflexiones, describe proyectos, desarrolla ideas y registra acontecimientos relevantes para su obra, como invitaciones a muestras o artículos publicados en la prensa al respecto. Envía un conjunto de obras a la galería Levi en Milán.

1963

Debido al estado de precariedad de su casa, llena de grietas y bajo riesgo de caerse, se dedica a refaccionarla: Trabajo poco en la A - 230.6 Me paso el día en Tantal y haciendo planos para la casa. Es triste pero perderé dos o tres meses por lo menos.7 Sin embargo, no detiene su producción. 

En abril de ese año registra la primera Música con pentagrama; realiza escrituras y la primera Carta a un general, con letras y palabras deformadas. Estas escrituras contienen un texto que por momentos puede descifrarse y por momentos es una maraña de líneas abstractas. Las denomina precisamente, “escrituras deformadas”, diferenciándolas así de aquellas otras obras a las que llama “dibujos escritos” en las que no hay ningún texto.8 En su cuaderno señala: “primer dibujo con palabras enredadas” y detalla: “queda bastante bien, las palabras tienen que mezclarse con el dibujo, ser un garabato más, confundirse y casi ser ilegibles”

En julio comienza Torre de Babel, una pieza de gran tamaño (220 cm de alto y 85 de diámetro), realizada con chapas y alambres. A partir de esta escultura, surge la idea de “babelismo”, como un proyecto colectivo junto a artistas como Líbero Badi, Antonio Berni, Dalila Puzzovio y Raúl Soldi. 

Este año, viaja a San Pablo por asuntos vinculados a su empresany visita la bienal de esa ciudad, de la que unos años más adelante formará parte de la curaduría. 

Expone en la galería Lirolay, Buenos Aires, en la muestra colectiva La escultura en pequeño

Se lee en su cuaderno de notas que registra el primer collage, con fotos y reproducciones de cristos, manos de vírgenes, madonnas del 1300 y cabezas de Botticelli. También, experimenta con grafismos, escrituras y acuarelas: Por primera vez cuando agarro el pincel creo saber qué puedo hacer con él.9

1964

Desarrolla collages de manos recortadas que trabaja sobre acuarelas, papel o con alambres. En abril presenta Escrituras, alambres y manos, en la Galería Lirolay. En julio comienza a trabajar con botellas.

Ayer estuve en el Museo [de] Arte Moderno en la muestra que va a N Y, Pepsi Cola. Algunas cosas muy buenas: [Miguel] Santantonín, Marta Minujín, Dalila Puzzovio, [Luis Alberto] Wells, [Emilio]

Más adelante participa de la exhibición colectiva Buenos Aires 64, en Estados Unidos. En una suerte de síntesis del año destaca: cajas con alambres y manos, cajas sin alambres, con manos y Venus. Escrituras confusas en su forma y en el significado. Escrituras con palabras raras, usadas por su sonido y sin cuidarse de su significado real. Escrituras con la Biblia y Cuadro escrito. A su criterio, los favoritos de 1964 son El árbol embarazador, Cuadro escrito y la caja La Venus rota, destacados por él como “los mejorcitos”.10


1965

Lo invitan a participar del Premio Instituto Torcuato Di Tella (ITDT). En su cuaderno desarrolla ideas y bocetos para presentar en el ITDT. Entre ellas, una jaula: sería bueno hacer una jaula que se llame Vietnam con una multitud de aviones arriba y abajo flores.11 El envío final son tres cajas y un montaje de dos metros de altura que reúnen la reproducción de un bombardero norteamericano y un Cristo de santería; se titula La civilización occidental y cristiana. Esta última pieza es rechazada, según explica Romero Brest al artista, porque heriría la sensibilidad religiosa del personal o de parte del personal. La exhibición se lleva a cabo sin esa obra. No obstante, las piezas que exhibe Ferrari generan polémica y un cruce de artículos con la prensa. Rafael Alberti y Julio Cortázar escriben a León Ferrari apoyando su causa. Interrumpe las producciones de arte abstracto y hasta 1975 se involucra en el movimiento cultural vinculado a la política argentina y latinoamericana. En ese período, envía obras a muestras colectivas afines y forma parte de encuentros que abogan por los Derechos Humanos.

1966

Participa en la organización de la exposición Homenaje al Viet Nam de los artistas Plásticos, que se lleva a cabo en la Galería Van Riel entre abril y junio. 

Publica en Buenos Aires Palabras Ajenas, un libro en el que Ferrari crea un diálogo imaginario entre Dios y distintos hombres –como el Papa Pablo VI, Hitler y el ex presidente Lyndon Baines Johnson–. El texto es representado posteriormente como una pieza de teatro en el Institute of Contemporary Art de Londres (1968), con puesta en escena de Leopoldo Maler.

1968-1973

Se reúne con los artistas que organizan el grupo Tucumán Arde y participa de las dos muestras que realizan en 1968. Al año siguiente, envía una obra a la muestra colectiva Malvenido Rockefeller. En 1972 presenta en el Contra-Salón, en la Sociedad Central de Arquitectos de Buenos Aires, una obra alusiva a la masacre de Trelew. En 1973 forma parte del Congreso de Artistas Plásticos de La Habana, Cuba.

1976-1977

El 24 de marzo, una junta militar toma el poder en Argentina. Bajo el nombre de Proceso de Reorganización Nacional, la dictadura se caracteriza por cometer violaciones sistemáticas a los derechos humanos. Entre graves consecuencias, una importante oleada de intelectuales y artistas debe exiliarse. León Ferrari y su familia tienen que viajar a San Pablo. León interrumpe las actividades en la fábrica familiar, arma sus valijas y cierra su casa de Castelar, a la que no volvería hasta 1992. 

La familia Ferrari debe acomodarse a la situación. A costa de grandes esfuerzos, logran hacerlo. En enero de 1977, León relataba: A pesar de todo lo que significa esta múltiple mudanza, cambios, trabajos interrumpidos, casas desalojadas y tantas cosas y gente que quedó del otro lado del río Iguazú, a pesar de todo eso estamos bastante bien. Por ahora no busco trabajo técnico pero me paso el día dibujando o soldando alambrecitos. Tengo cierta esperanza en que este cambio me permita volver a hacer lo que me gusta…
(Carta de L.F. a su hermana Susana, Santos, 13-1-77)

Poco a poco empieza a leerse en sus cartas, la creación de sus obras. Primero, fueron los “alambrecitos” y luego, al paso que fueron pasando los años, en su taller aparecieron diferentes técnicas –Xerox, grabado, Letraset– y nuevos temas –la Biblia, el sexo y nuevamente la política. Fue en esta ciudad [San Pablo] donde retomé inquietudes artísticas. Son gente dulce, libre de cabeza, sin prejuicios. Esto me motivó finalmente para decidirme a dedicarme al arte como profesión.
L.F., entrevista con Romero Keith, El gallo Ilustrado, México, 13-6-1982.

En 1977 se radica en San Pablo.

1979

Realiza series en collages y dibujos que llama Códigos, AjedrezBaños y Plantas y sus primeras heliografías, en las que aplica la técnica de Letraset. 

Escribe uno de los denominados Flasharte, textos que duplica por doscientos y envía por correo. El primero –sin numerar– es Flasharte: Nacimiento; luego le sigue Flasharte I: Berimbau: artefacto para dibujar sonidos y en 1980, el último, Flasharte II: A repetiçao. Participa de la Exposición Arte Lúdica en el Museo de Arte de San Pablo, con una escultura de 4 metros de alto compuesta por cien barras de diversos diámetros: Berimbau.

1980

Tras la experiencia que generó Berimbau en Arte Lúdica, en diciembre presenta en la Pinacoteca de San Pablo, un grupo de esculturas sonoras a las que llama Percanta. “…Sucede que encontré la voz de las esculturas y desde hace un mes me la paso grabando sus vagidos y haciendo nuevas esculturas- instrumentos. Es posible que de algunos conciertos”.
(Carta de León Ferrari a su hermana Susana, 2/12/1980)

1982

En abril, expone heliografías y fotocopias en el Museo Carrillo Gil en México. Participa en la exposición Artemicro, en el Musei da Imagen e do Sonido de San Pablo. 

En junio desarrolla performaces junto a sus esculturas sonoras, en el SESC Fábrica Pompeia de San Pablo.

En octubre, inaugura Prismas y rectángulos, una muestra en el Museo de Arte Moderno de Río de Janeiro, en la que presenta heliografías y xerografías.

1983

Retoma la temática política-religiosa. Realiza numerosos collages que compone con imágenes tomadas de la iconografía católica, del erotismo oriental y otras contemporáneas. 

En el marco de los actos por el Día de los Derechos Humanos (10 de diciembre), se inaugura la escultura Uma catedral aó vento dos dereitos humanos, realizada por Ferrari a partir de un encargo del entonces secretario de Cultura, Fábio Magalhães, para homenajear a Alceu Amoroso Lima, en la plaza homónima en San Pablo. 

Participa de la primera edición de la Bienal de la Habana con tres heliografías: Rua, Cruzamento y Pasarela. Recibe una mención en la categoría Grabado.

1985

Forma parte de la muestra Panorama de Arte Actual Brasileño en el Museo de Arte Moderno de San Pablo. Expone allí una jaula con pájaros que defecan sobre una reproducción del Juicio Final de Miguel Ángel. A lo largo de la exhibición, la obra de Buonarroti es reemplazada por los Juicios Finales de otros artistas, como Giotto y Tintoretto. Las láminas con el material residual de las palomas constituyen nuevas obras que Ferrari titula Contra el infierno.

1987

En octubre participa en la muestra colectiva Palavra Imágica, realizada en el Museo de Arte Contemporáneo de la Universidad de San Pablo. Entre otros artistas, también expone Mira Schendel, con quien realizará una exhibición en 2009 en el Museum of Modern Art (MoMA) en Nueva York. 

A partir de esta muestra lo invitan a participar de una colectiva en la Galería Hayward, de Londres que viajaría luego al Museo de Arte Moderno de Estocolmo y, más tarde, al Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, de Madrid. Sin embargo, la exposición no llega a concretarse, ya que los organizadores argumentan que las obras estarían “indebidamente montadas”. León Ferrari explica entonces que se trata de un acto de censura. “Es un caso especialmente grave, porque es censura y se trata de esconder bajo una falsa explicación”
(L.F., en Góes, 1989)

1989

Continúa trabajando con collages y en su investigación sobre la Biblia. En una carta dirigida a sus nietas, Julieta, Paloma y Maitén, expresa: 

Nosotros [Alicia y León, estamos] bien. Yo estoy trabajando mucho en mi Biblia donde se producen inesperados encuentros entre Dios y el diablo (mucho más bueno y simpático este último) entre las parejas chinas o japonesas. Me gusta mucho este trabajo por así llamarlo: me divierte encontrar nuevos encuentros de personajes y de todas ideas que ellos arrastran. (San Pablo, 23-3-89) 

Publica Biblia, una serie de collages en blanco y negro que ilustran versículos de la Biblia. (Edicões Exu).

1991

Viaja a Buenos Aires y se instala definitivamente en Argentina.

Comienza la serie Errores. En junio presenta en el Centro Cultural Recoleta V Centenario de la Inquisición, una obra en la que vincula la Conquista de América y la Inquisición; ambas campañas encabezadas por la corona española. La muestra incluye …

una jaula con palomas que defecaban sobre una pila de leños (en representación de aquellos que Fernando V llevó para alimentar el fuego en el que ardían herejes albigenses). Durante la exposición, alguien abrió la jaula y soltó a las palomas. […] “Ni la guerra del Golfo ni ciertas batallas locales quedan afuera de ese suspenso, de esa grieta en el tiempo donde todo está preparado para encender el fósforo que encenderá la mecha que hará explotar el fuego que borrará la paloma, las ideas, el mundo”, escribió Miguel Briante en su reseña de la exposición (Briante, 16-6-91).12

1992

Retoma el trabajo con botellas. Se realiza en Hamburgo la muestra One World Art en el Museum für Völkerkunde. León Ferrari participa con la obra V Centenario de la Conquista, compuesta por dos estanterías en las que aloja unas ciento cuarenta botellas llenas con objetos alusivos a la conquista, la presencia española y su relación con las habitantes americanos.

1994

Comienza a utilizar como soporte para sus obras la superficie o el interior de maniquíes de cuerpos femeninos. Trabaja sobre ellos con imágenes religiosas, escritos de la Biblia, poemas, palomas y lentejuelas con las que cubre los torsos plásticos y esculturales. Peces de colores y bichos del Comfer, consiste en un maniquí transparente lleno con agua; en su interior nadan axolotes y peces. Todos, forman la serie Maniquíes que exhibe en septiembre en la muestra Cristos y maniquíes de la Galería Filo.

1995

Presenta un plan de trabajo sobre Sexo y violencia en la iconografía cristiana a la Fundación Guggenheim, por el que recibe una de las becas otorgadas ese año. 

Se incluye en los programas escolares de ciudades y provincias de la Argentina la lectura del Nunca Más, informe que realizó la CONADEP (Comisión Nacional sobre Desaparición de Personas) respecto de la represión argentina iniciada en 1976. En esa ocasión el periódico argentino Página/12 y la editorial Eudeba relanzan la publicación en treinta fascículos ilustrados con collages de Ferrari, los cuales dan origen a la serie Nunca Más.

1996

En una suerte de continuidad con su obra Cuadro escrito, de 1964, León Ferrari crea cuatro trabajos a los que llama Arte visual escrito. Entre ellos, Principio y fin de la ecología.

1997

Ferrari toma reproducciones fotográficas de Man Ray, Tatiana Maiore y Ferdinando Sciana; desnudos de Madonna, y otros tomados por su padre Augusto; láminas de Utamaro, Miguel Ángel, Giotto y Fra Angélico. Las perfora para escribir en braille pasajes de la Biblia o poemas. En abril los expone en la muestra Tormentosamores, en la galería porteña Arcimboldo.

En mayo forma parte de Re-Aligning Vision. Alternative Currents in South American Drawing. La muestra, curada por Edith Gibson y Mari Carmen Ramírez, realza la producción del dibujo latinoamericano y ubica a los artistas de esa región en el escenario internacional. Itinerante, la exhibición visita Nueva York, Arkansas, Austin y Caracas.

2000

El ICI, Instituto de Cooperación Iberoamericana, Centro cultural de España en Buenos Aires, presenta Infiernos e idolatrías. En esta muestra Ferrari expone infiernos en los que las víctimas no son personas, sino que, según explica el artista, son los propios santos que abonaron la idea del infierno. Dos días antes del cierre monjas y creyentes cometen atentados contra la muestra, arrojan basura y gases lacrimógenos hacia el interior del edificio.

2001

Crea L’Osservatore Romano, una serie de collages que realiza a partir de la versión en español del periódico del Vaticano. En ésta resalta las contradicciones del mensaje clerical, a través de un diálogo que establece entre los titulares y las imágenes que resignifica.

2002 

Comienza Electronicartes, serie de collages que satiriza las conductas del ex presidente de Estados Unidos George Bush, y refieren al terrorismo, el hambre y la corrupción en la Argentina. Estas imágenes se envían una sola vez y por correo electrónico.

2004

En junio, se presentan algunas de sus obras en la muestra Inverted Utopias: Avant-Garde Art in Latin America realizada por The Museum of Fine Arts, Houston y curada por Mari Carmen Ramírez y Héctor Olea. En septiembre, el Drawing Center de Nueva York presenta, León Ferrari: Politiscripts, una muestra de dibujos, curada por Luis Camnitzer. 

Se realiza en el Centro Cultural Recoleta una exhibición retrospectiva del artista con la curaduría de Andrea Giunta. Las obras que refieren a la religión cristiana generan un histórico debate que se instala en la sociedad. Diferentes sectores se movilizan para manifestar su repudio o apoyo a la continuidad de la exhibición. La justicia ordena la clausura y luego la reapertura de la muestra, sentando jurisprudencia en la libertad de expresión del país e internacional. La polémica generada causa una repercusión sin precedentes en la en la historia del arte Argentina y del mundo. León Ferrari decide cerrar la muestra antes que lo previsto debido a los disturbios causados.

2005

En la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires se exponen heliografías, dibujos, láminas y la serie Nunca Más

En septiembre, la Asociación Argentina de Críticos de Arte le otorga el premio “Aldo Pellegrini” al artista del año, en el contexto de Premios AACA/AICA a las Artes Visuales, en su edición 2004. Se realiza la exhibición León Ferrari. Retrospectiva. Obras 1965. Gana el Premio Roger Pla a la Exposición Individual de Arte Nacional, curada por Andrea Giunta.

2006

En octubre, la Universidad Essex, en Inglaterra, exhibe la muestra León Ferrari, A Relentless Critique of Power. Ferrari dona todas las obras exhibidas en esa ocasión, a la colección de arte latinoamericano de la Universidad.

2007

Participa en la Bienal de Venecia y en Dokumenta 12, Kassel, Alemania. El jurado internacional de la Bienal de Venecia premia al artista con el León de Oro.

2009

En abril, el Museo de arte moderno –MoMA– de Nueva York inaugura al público Tangled Alphabets: León Ferrari and Mira Shendel. La exhibición es organizada por Luis Pérez Oramas, curador de arte latinoamericano del MoMA. Con más de dos años de desarrollo, pone de relieve los gestos de la “voz escrita”, abordando el aspecto discursivo desde lo visual. 

La muestra Tangled Alphabets se presenta en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid (noviembre de 2009 - marzo de 2010), bajo el título Alfabeto enfurecido.

2010

La muestra Tangled Alphabets se exhibe en la Fundación Museo Iberê Camargo, Porto Alegre (abril - junio). 

En Buenos Aires, el Fondo Nacional de las Artes le otorga el Gran Premio Homenaje 2009. 

En junio se realiza, en honor a la distinción, la muestra Luces de León. Allí se exponen exclusivamente las obras que el artista produce ese año; se destacan las brillantinas y la pintura relieve sobre tela. 

Participa en la muestra colectiva Principio Potosí, en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid, la cual se presenta luego en el Haus der Kulturen der Welt, Berlín (octubre, 2010 - enero, 2011) y en el Museo Nacional de Arte y Museo Nacional de Etnografía y Folclore, Bolivia, (febrero - mayo de 2011). 

Una selección de sus obras se presenta en la Iglesia Santa Ana, en Arles, Francia, en el marco del festival de fotografías Les Rencontres d’Arles 2010, en el que también se presentan fotografías de Augusto Ferrari. 

Su familia inaugura la Fundación Augusto y León Ferrari Arte y Acervo, que bajo la pujante y afectuosa dirección de sus nietas genera muestras –entre ellas Colombia 2011–, proyectos e intercambios multidisciplinarios.

 

1 Giunta, Andrea, León Ferrari, cat. exp. “León Ferrari. Restrospectiva. Obras 1954-2004”, Buenos Aires, Centro Cultural Recoleta y Malba-Colección Costantini, 2004, p. 74.
2 La Razón, 12-11-60.
3 La Nación, 20-10-1961.
4 Clarín, 18-10-1961.
5 Blum, 1962. Archivo L.F. 13.
6 A - 230: referencia alfanumérica que usa Ferrari para registrar una de sus obras.
7 Cuaderno de notas 1, página 32 a. Se trata de un cuaderno de dibujo Meridiano n°3, con 40 hojas. Contiene notas desde el 6-12-1962 hasta el 30-6-1963.
8 Giunta, Andrea, op. cit, p. 105.
9 Cuaderno 2, página 29 (20-6-1964). Cuaderno de dibujo Meridiano, con notas que
van desde el 15-7-1963 al 30-7-1964.
10 Cuaderno 4, página 1 (1-12-1964).
11 Cuaderno 4, página 9b.
12 Giunta, Andrea, op. cit., p. 202.

 

© Fundación Augusto y León Ferrari - Arte y Acervo