Encuentro con maestros

La oficina de Servicios Educativos es el contacto de las maestras y los maestros escolares con el Museo del Oro del Banco de la República. Durante más de una década el equipo educativo se ha dedicado a pensar y diseñar la mejor forma de atender a los grupos escolares (con una Animación interactiva, no con una visita guiada), a concebir materiales educativos que se quedan grabados como un patrimonio en la memoria (las Maletas didácticas, los juegos de mesa) y a acoger y conversar directamente con los docentes en los Encuentros con maestros.

Para conocer directamente el Museo y su metodología y objetivos didácticos, y para trabajar en conjunto, los maestros y maestras están invitados a asistir en forma gratuita a los Encuentros que se programan los viernes cada quince días. En estos recorrerán el Museo (totalmente renovado en 2008) en una Animación pedagógica e interactuarán con una Maleta didáctica.

La participación en un Encuentro es indispensable si usted desea traer un grupo escolar al Museo. Inscríbase consultando la programación de este mes en nuestro Calendario cultural, o llámenos al teléfono 3432222 opción 5 (los Encuentros que dan cita son los viernes, cada 15 días). Al final del encuentro podrá inscribir a sus grupos en nuestra agenda de Animaciones del mes calendario siguiente. Un maestro puede hacer reserva hasta para 150 escolares. Dos semanas antes de la visita con su grupo escolar debe llamar a reconfirmar o cancelar.

De acuerdo con su misión educativa, el Museo del Oro desea colaborar en la formación de jóvenes colombianos:

• Que se cuestionen sobre el mundo que los rodea y se interesen por conocerlo y entenderlo mejor desde la razón y la ciencia. En particular, que puedan vincular el presente con el pasado, y su actuar presente con el futuro.

• Que disfruten el mundo de la cultura y el humanismo (y especialmente los museos), que sean felices, expresivos, orgullosos de su patrimonio y que puedan convivir y trabajar en grupo con sus semejantes valorando las diferencias.

Talleres para maestros

Cada quince días (los otros viernes) los docentes están invitados a un Taller para maestros donde podrán explorar una Maleta didáctica y a pasar un rato agradable descubriendo las posibilidades de estos materiales que el Museo pone a su alcance.

A diferencia de los Encuentros, los Talleres no dan citas para visitas escolares (pero si trae una carta institucional puede llevar prestada una Maleta didáctica).

Como tienen una agenda más "fresca", los talleres para maestros son una forma de ser creativos, compartir ideas, consentirse un rato, apropiar el patrimonio que preserva el Museo. Y sin duda hacen más fácil usar una Maleta didáctica cuando se está en clase. Inscríbase consultando la programación de este mes en nuestro Calendario cultural, o llámenos al teléfono 3432222 opción 5.

La labor cultural del Banco de la República

Por cierto, entre los temas que quisiéramos compartir, hay tres que nos parecen muy importantes.

Deseamos que sepan, por ejemplo, que el Museo del Oro es parte de una gran labor cultural que el Banco de la República brinda a los colombianos adicionalmente a su importante función de banca central. Además del Museo del Oro, el Banco de la República ofrece en Bogotá los innumerables servicios de la Biblioteca Luis Ángel Arango: las salas de lectura más visitadas del país, préstamo domiciliario, una extensa Biblioteca Virtual en Internet, una prestigiosa (extraordinaria y económica) sala de música, exhibiciones temporales y permanentes de arte y una exhibición permanente de numismática que narra toda la historia de Colombia, en fin, una programación de interés todos los días. El área cultural del Banco de la República está presente además en 28 ciudades de Colombia a través de la Red de Bibliotecas y de los Museos del Oro Regionales ubicados en Santa Marta, Cartagena, Armenia, Cali, Pasto y Leticia. La importancia de esta labor cultural quedó reconocida en la Constitución Colombiana de 1991.

Por cierto, los escolares y todos los colombianos tenemos en nuestras manos una forma de colaborar con el Banco: cuidar los billetes, no rayarlos, no mancharlos, no escribir sobre ellos ni arrugarlos. De esta forma se evita tener que reponerlos antes de tiempo, lo que nos sale caro a todos. Y conociendo los billetes y monedas y sus elementos de seguridad, evitaremos ser víctimas de los falsificadores y acabaremos con este delito.

¿Y qué es un museo?

La pregunta no sobra, porque si usted la hace a sus alumnos o a las personas de su entorno, encontrará que aún subsiste una triste opinión sobre los museos: “Es donde se guardan las cosas viejas”, “Es donde toca ir para hacer tareas”, “Es algo aburrido y empolvado”.

Al contrario, los museos están cambiando para contradecir en la práctica esa opinión. Y los maestros son una parte esencial del cambio hacia el concepto de nuevo museo.

La UNESCO define un museo como: "una institución permanente, sin fines lucrativos, al servicio de la sociedad y de su desarrollo, abierta al público, que adquiere, conserva, investiga, comunica y exhibe el patrimonio tangible e intangible de la humanidad y su medio ambiente, para fines de educación, estudio y deleite".

Los museos son lugares especiales y mágicos donde los objetos se convierten en memoria cultural: nos ayudan a pensar no solamente sobre nuestro pasado, sino sobre quiénes somos en el presente y cómo deseamos construir nuestro futuro como personas y como miembros de una sociedad.

El Museo del Oro, en particular, preserva una magnífica colección de objetos de este metal, pero también de cobre, cerámica, concha, hueso, maderas, textiles y en general de los vestigios que permitan acercar al visitante a lo que es el verdadero objetivo de sus exhibiciones: conocer sobre la vida de las sociedades que poblaron el territorio colombiano en tiempos prehispánicos. Al descubrir a esos otros que fueron tan diversos, tan creativos, tan conocedores y respetuosos del medio ambiente en que vivían; al reconocernos en tantas tradiciones que aún mantenemos de ellos; al pensar cómo es una sociedad y sobre todo cómo estas cambian y pueden cambiar con el tiempo, estaremos partiendo del patrimonio para construir —cada día— nuestra identidad.

No a las tareas

Para que los museos sirvan como espacio de reflexión sobre el patrimonio y la identidad, se requiere que el público los visite con frecuencia y los apropie, los sienta suyos. Esto sólo es posible si se los disfruta. El Museo del Oro es impactante, espectacular, lleno de maravillas, pero si el escolar tiene que cumplir por obligación con una tarea larga o imposible, no querrá regresar jamás al “Museo del Ogro”.

Con frecuencia el maestro envía a los alumnos a responder un cuestionario, pero éstos llegan sin saber nada de metodología y se limitan a copiar los textos de las vitrinas, creyendo que pueden dejar para después “lo de pensar”. En ocasiones, las preguntas sólo indican que el profesor no visitó previamente el Museo, como cuando pregunta sobre los grupos de lengua Arawak, sobre los “Caribes” o sobre los nombres de los funcionarios.

Los niños y niñas de hasta 12 años entran gratis al Museo, pero si vienen en domingo, día gratuito para todos, hallarán tal congestión que no podrán ocuparse de entender lo que ven.

Para evitar que las tareas dañen el disfrute que debe sentir el estudiante al recorrer un museo, en este sitio web se colocó una amplia información, de distintos grados de complejidad, que el maestro puede aprovechar (vea el menú de la izquierda). Por favor no ponga a sus estudiantes como tarea "llevar la boleta".

Tal vez la mejor tarea es que los jóvenes visiten el Museo y graben en su memoria lo que más les gustó, para luego comentar en clase con sus compañeros y el maestro.

 


Si desea comunicarse con nosotros puede escribirnos a la dirección [email protected].