La gente detrás de los objetos

¿Qué es el patrimonio cultural?

El patrimonio cultural es el hogar de la memoria colectiva, aquello que hace que la gente se sienta parte de un barrio, de una ciudad, región o nación, es decir, de una sociedad. Es un conjunto de elementos, materiales e inmateriales, que conectan a la gente con su pasado, la identifican en el presente y la proyectan hacia el futuro. A través del patrimonio cultural los grupos sociales transmiten su memoria y combaten el olvido.

El patrimonio arqueológico transmite el legado de las sociedades. Los artefactos que se han podido preservar hasta hoy, delicados, de sofisticadas formas y poderoso simbolismo, ofrecen la imagen de sociedades diversas, con especialistas de la labor artesanal y una elevada vocación de perfección. El Museo del Oro explora los saberes, habilidades, técnicas y procesos contenidos en el patrimonio arqueológico orfebre de la Nación colombiana.

Hecho a mano: la artesanía

La orfebrería, como toda labor artesanal, es una actividad que implica un profundo conocimiento individual y colectivo. Transformar elementos de la naturaleza en elementos de la cultura requiere de un largo proceso de acumulación y transmisión de saberes técnicos y simbólicos. Los artesanos de la orfebrería prehispánica aprendieron su oficio adquiriendo destrezas técnicas y habilidades cognitivas, corporales y afectivas, de gran complejidad.

Los saberes prácticos

Conocedores de las propiedades de los metales, dueños del oro, el cobre y el platino, los metalurgos eran sabios y diestros para trabajar muchos otros materiales: arcilla y cera de abejas para hacer moldes, fuego para controlar la temperatura, arenas, ácidos y resinas para el pulimento y terminado de los objetos. La autoridad del maestro, la autonomía del investigador y la persistencia del aprendiz eran valores esenciales de ceramistas, orfebres y otros artesanos.

 

Corona, Calima

Un orfebre escogió usar una aleación rica en oro para elaborar esta corona. Aplicó saberes técnicos, sociales y culturales para martillar, cortar y pulir cada lámina. Controló su fuerza, y con sensibilidad golpeó las láminas hasta convertirlas en delicadas aves. 

 

Corona, Cauca Medio

Para darle forma, brillo y prestancia a este casco que usaría un cacique, un artesano indígena lo concibió en una sólida pieza de aleación de oro y cobre. Con sus manos y ojos trabajando coordinadamente, martilló atento a los signos de la tumbaga que se resiste o se fractura al ser golpeada.  

 

Cubierta de alfiler, Calima-Malagana

En estos alfileres, la habilidad artesanal no sólo involucraba el trabajo con el oro, sino también la destreza para dar forma a los huesos de venado sobre los que se ajustan las láminas del metal. El patrimonio arqueológico es un legado significativo de las sociedades prehispánicas que habitaron y conocieron el actual territorio colombiano.  

El objeto redescubierto

Ofrendados hace siglos, colocados en una sepultura o simplemente abandonados, los objetos del pasado terminaron cubiertos por distintas capas de suelo con el paso del tiempo.

Los arqueólogos excavan meticulosamente los estratos de tierra para conocer sobre las sociedades del pasado, la gente detrás de los objetos. Como detectives, registran cada paso de la excavación para interpretar el uso y significado que tuvo cada objeto. Cuando los guaqueros o aficionados alteran los sitios arqueológicos, se pierde para siempre la información del contexto.

 

Patrimonio arqueológico colombiano >