Patrimonio arqueológico colombiano

¿Qué es el patrimonio arqueológico?

En Colombia el patrimonio arqueológico son todos los vestigios de la gente que vivió en épocas pasadas. Además de los objetos prehispánicos son patrimonio arqueológico las antiguas áreas de habitación, terrazas de cultivo, caminos, cementerios, restos animales y vegetales, y arte rupestre. Los vestigios de las épocas colonial y republicana e incluso de épocas más recientes también son patrimonio arqueológico.

Los vestigios y contextos arqueológicos no requieren declaratoria para ser reconocidos como patrimonio de la Nación, a diferencia de las demás expresiones del patrimonio cultural.

“El patrimonio arqueológico comprende aquellos vestigios producto de la actividad humana y aquellos restos orgánicos e inorgánicos que, mediante los métodos y técnicas propios de la arqueología y otras ciencias afines, permiten reconstruir y dar a conocer los orígenes y las trayectorias socioculturales pasadas y garantizan su conservación y restauración”. Ley 1185 de 2008.

¿De quién es el patrimonio arqueológico?

El patrimonio arqueológico colombiano pertenece a la Nación: todos y cada uno de los colombianos tiene derechos y deberes frente a él. Ninguna persona o institución privada o pública puede reclamar ser dueña de los objetos del patrimonio arqueológico. Su propiedad es colectiva y por eso no solo incluye a todos los colombianos del presente, sino también a las generaciones futuras.

Alcarraza Calima

El patrimonio arqueológico ni se compra ni se vende

En Colombia está prohibida la compra y la venta del patrimonio arqueológico. Su valor no puede ser expresado en dinero pues ninguna cifra equivale a su significado histórico y cultural, ni a su poder excepcional para guardar la memoria colectiva del país.

Aún hay quienes erróneamente piensan que el patrimonio arqueológico colombiano puede ser comercializado.

Pero estos objetos no pueden participar en el mercado porque, como nuestra historia, no son propiedad privada de nadie: su naturaleza colectiva impide que una persona se apropie de lo que le pertenece a todos los colombianos.

La arqueología preventiva

El ICANH vigila la investigación arqueológica en el país y es responsable del inventario arqueológico de la Nación. Supervisa que los grandes proyectos de infraestructura tengan un Plan de manejo arqueológico antes de iniciar sus trabajos.

Cuando en el desarrollo de una obra se encuentra un contexto arqueológico, éste se debe excavar de acuerdo al plan establecido. Esta metodología de trabajo ha permitido aumentar el conocimiento sobre nuestro patrimonio arqueológico.

Pectoral Tolima

El patrimonio arqueológico en sus manos

Si el patrimonio arqueológico pertenece a la Nación, ¿qué ocurre con las personas e instituciones que han conservado durante años objetos arqueológicos? La ley colombiana los nombra tenedores de bienes arqueológicos.

Ser tenedor no equivale a ser dueño de los objetos, sino su salvaguarda. Cualquier persona que tenga objetos del patrimonio arqueológico es un tenedor de esos bienes y tiene la obligación de cuidarlos y cumplir la ley que los protege.

--------------------------------------------------------------------------------

Instituto Colombiano de Antropología e Historia- ICANH

Observatorio del Patrimonio Cultural y Arqueológico- OPCA

Fundación Erigaie

--------------------------------------------------------------------------------

Registre el patrimonio

Para legalizar esta tenencia debe hacerse un registro de los bienes ante el Instituto Colombiano de Antropología e HistoriaICANH– quien evalúa si la persona o institución puede cumplir con las obligaciones de tenedor.

La ausencia de este registro autoriza al ICANH a decomisar y entregar el patrimonio arqueológico a un tenedor que sí cumpla con las obligaciones establecidas.

El registro contribuye a que el patrimonio arqueológico cumpla su misión: conocer y preservar la memoria colectiva del país.

 

El patrimonio en la historia >