Pütchipü’ü. El oficio de la palabra entre los wayuu

La exposición temporal del Museo del Oro del Banco de la República, abierta del 6 de junio al 26 de octubre de 2014, es un homenaje a un oficio tradicional en una comunidad indígena colombiana, con un alcance mundial por haber sido destacado por la UNESCO como un patrimonio inmaterial de la humanidad entera.

Entre el pueblo wayuu que habita tradicionalmente el desierto de la península de La Guajira tanto en la parte colombiana como venezolana, los pütchipü’ü o palabreros son el mecanismo legítimo de intermediación reconocido por todos para dirimir los conflictos y mantener la armonía social entre los clanes matrilineales. Los textos y gran parte de la investigación son el trabajo de Weildler Guerra Curvelo, antropólogo y miembro del clan Uliana de los wayuu, quien ha sido Secretario de Asuntos Indígenas de la Guajira y Director Ejecutivo del Observatorio del Caribe Colombiano, y es actualmente el Gerente de la Sucursal en Riohacha del Banco de la República.

Todas las sociedades humanas requieren, para subsistir, de mecanismos culturales que eviten el recurso a la violencia al dirimir sus hostilidades y disputas. Además de leyes y reglamentos, diseñan instancias como los tribunales y sanciones, los jueces de paz, los centros de conciliación, los árbitros, etc. En una sociedad indígena que no tiene un gobierno central, los palabreros wayuu son personas normales de la comunidad, es decir, pastores de cabras o de ganado vacuno, o bien comerciantes, quienes han adquirido prestigio por su don de la palabra y porque mediante una retórica eficaz han contribuido a dirimir uno o más casos que afectaban la convivencia. Los hay –incluso mujeres– que se especializan en problemas intramatrimoniales, en cuyo caso actúan casi como sicólogos; los hay de causas menores y los hay cuya fama hace que suelan ser llamados para guerras y casos de sangre.

Es siempre el grupo ofendido quien debe buscar un palabrero –necesariamente ajeno a su propia comunidad– para llevar un mensaje al otro grupo. Él les dirá “Aquellos que me envían consideran que fueron afectados por este comportamiento y por eso es notorio que desde hace un tiempo han evitado el contacto, incluso en la temporada de sequía cuando todos debemos residir cerca de las aguas del río Ranchería; pero les gustaría llegar a un arreglo que restablezca la convivencia, y sé que sus mujeres, al igual que las tuyas, desean que de nuevo la vida pueda tejerse sin problemas ni temores”. Si el mensaje es aceptado por la persona que es cabeza del otro grupo –el pütchipara: un padre de familia, un jefe de clan–, entonces el palabrero tendrá que ir y venir múltiples veces “llevando la palabra”. No se trata de un sistema de castigos o cárceles, no hay un juez sino un diálogo, y no hay un culpable individual sino todo un grupo agresor que mediante el “pago” al grupo ofendido de una compensación, logrará el perdón que renovará para todos la vida social. La compensación tiene elementos económicos, como ganado y cabras, pero principalmente simbólicos, que pueden ser una pareja de mulas (un animal muy apreciado) o collares de ciertas formas y colores. Una vez logra su objetivo, el pütchipü’ü que todos respetaron y admiraron cuando ejercía su delicado oficio regresa a su hogar y a sus funciones, al lado de su esposa y sus hermanas tejedoras de mochilas y chinchorros. Pero ahora su fama llega más allá de Manaure, de Uribia y de la Macuira, y sin duda será llamado de nuevo cuando la sociedad lo requiera.

 

En un país con gran diversidad cultural, la Constitución y las Cortes colombianas reconocen que la jurisdicción tradicional de los grupos indígenas es un mecanismo válido para dirimir los conflictos, como alternativa al sistema judicial nacional.

Esta exposición gráfica, con extraordinarias fotos y un fresco diseño, es para quienes la visitan una oportunidad de acercarse a la magia de la Guajira y sus gentes, y de reflexionar sobre las actitudes que cada uno de nosotros individualmente tiene alrededor del perdón y el conflicto. No se pierda esta exposición abierta hasta el 26 de octubre de 2014.

 

Noticia | Catálogo en PDF

 

Exposición temporal Pütchuipü'ü, el oficio de la palabra entre los wayuu
Exposición temporal Pütchuipü'ü, el oficio de la palabra entre los wayuu
Exposición temporal Pütchuipü'ü, el oficio de la palabra entre los wayuu
Exposición temporal Pütchuipü'ü, el oficio de la palabra entre los wayuu
Exposición temporal Pütchuipü'ü, el oficio de la palabra entre los wayuu
Exposición temporal Pütchuipü'ü, el oficio de la palabra entre los wayuu
Exposición temporal Pütchuipü'ü, el oficio de la palabra entre los wayuu
Exposición temporal Pütchuipü'ü, el oficio de la palabra entre los wayuu
Exposición temporal Pütchuipü'ü, el oficio de la palabra entre los wayuu
Exposición temporal Pütchuipü'ü, el oficio de la palabra entre los wayuu
Exposición temporal Pütchuipü'ü, el oficio de la palabra entre los wayuu
Exposición temporal Pütchuipü'ü, el oficio de la palabra entre los wayuu
Exposición temporal Pütchuipü'ü, el oficio de la palabra entre los wayuu
Exposición temporal Pütchuipü'ü, el oficio de la palabra entre los wayuu
Exposición temporal Pütchuipü'ü, el oficio de la palabra entre los wayuu