¿Quiénes eran los mindalaes?

La organización política de los pastos incluyó a un grupo de personas sujetas al cacique, dedicadas al intercambio de bienes suntuarios. Su calidad de especialistas les permitió gozar de ciertos privilegios como la no participación en las labores agrícolas y artesanales.

Estos mercaderes especializados, llamados mindalaes, se concentraron en la obtención de bienes de lujo requeridos por los caciques, como caracoles marinos, cuentas de conchas Spondylus, oro en polvo, palma de chonta y otros. También fueron los encargados de abastecer a los chamanes y sacerdotes de plantas medicinales y de sustancias psicoactivas, necesarias en la curación de enfermedades y en la realización de rituales y ceremonias.

Los mindalaes, hombres y mujeres, practicaron su oficio a través de redes o circuitos de intercambio con pueblos vecinos, mediante el comercio de productos en sitios de mercado llamados “tiangües”, donde acudían con frecuencia para intercambiar objetos exóticos traídos de tierras lejanas.

Para su desplazamiento utilizaron rutas naturales de acceso que con el tiempo se convirtieron en importantes caminos. Una de ellas fue el camino hacía el Pacífico, vía Mallama-Piedraancha-Altaquer, bordeando las faldas del volcán Cumbal, para tomar el cauce del río Nulpe. Otra ruta hacia el Pacífico se hizo bordeando el volcán Chiles, vía Maldonado, hasta el cauce del río San Juan. Para llegar al valle del Chota, en el Ecuador, se navegó por los afluentes superiores del río San Miguel en el Putumayo. Hacia el occidente tomaron dos rutas, una vía Puerres o la Victoria-Monopamba para salir a San Antonio del Guamés en territorio kofán y otra, quizás la más transitada, a través del valle del Chota, vía Pimampiro, para tomar el cauce del río Azuela y salir a las cabeceras del río Aguarico en territorio kofán.

En la actualidad, comunidades de indígenas pastos utilizan el término mindala para identificar a hombres y mujeres que se sientan con sus canastos, hechos de bejucos selváticos, en las esquinas de los mercados en Cumbal y Guachucal, para intercambiar o vender los productos agrícolas que traen de las tierras bajas de oriente y occidente.