Sin título (Juan Pablo) 2010 — Juana Anzellini

Imagen regional 7 / Girardot

Juana Anzellini (Bogotá, 1985)

Artista de la Universidad de los Andes, graduada en 2009. A partir de un intercambio académico en la Akademie für Bildene Künste de Mainz, Alemania, en el año 2006, su trabajo artístico se ha concentrado principalmente en la pintura y el dibujo. Ha trabajado en la editorial Laguna Libros y durante más de dos años fue asistente docente y de investigación en el Departamento de Arquitectura de la Universidad de los Andes. Ha participado en exposiciones colectivas en la galería El Museo de Bogotá; Primera Bienal de Arte Colombiano en Bruselas en el Principado de Asturias, 2010; Miradas, exposición 2.000 cm3 / VI Premio Uniandino a la Artes en la Galería Espacio Alterno Uniandinos, 2010. Ha sido seleccionada para participar en el 13.º Salón Regional de artistas, zona Centro, en la curaduría de La oreja roja, 2010, y en el salón Imagen Regional 7, zona Centro, Girardot, 2011. En febrero de 2011 tuvo lugar su primera exposición individual de pinturas y dibujos en la Sala de Proyectos de la Universidad de los Andes. A fi nales de ese mismo año participó en el salón universitario IKAS-ART en Bilbao, España. Vive y trabaja entre Chía, Suba y Bogotá.

Sin título (Camilo)
2010
Óleo sobre papel

Las series de pinturas y dibujos de Juana Anzellini son ejercicios con los que se pretende explorar una y otra vez las maneras posibles de representar un gesto. Los retratos no buscan ninguna clase de objetividad científi ca o de representación fi dedigna y reconocible del sujeto retratado, aspecto que se aprecia en la soltura y vigor de los trazos de la artista. Si bien son rostros de personas, ellas son una excusa, un objeto utilizado para explorar las posibilidades pictóricas de la carne cuando se arruga, de la boca cuando se abre, de los ojos cuando se apagan. La artista no busca llegar al “espíritu” del retratado ni a captar su “esencia”, como suele ser exigencia en los retratistas. A ella le interesa más bien la pintura como pura exterioridad y gestualidad, la manera en que las cosas se comportan visualmente, no necesariamente anulando la identidad a la persona, sino centrándose en su superficie.