Museo del Oro Calima


PERIODO YOTOCO

A principios de la era cristiana aparecen muchos elementos nuevos en Calima. Se inicia el auge de la orfebrería, cuando hábiles maestros elaboraron grandes y llamativos adornos para caciques y chamanes. Esta compleja sociedad es conocida con el nombre de Yotoco

La cultura Yotoco sobrepasó los límites territoriales de la sociedad Ilama, cubriendo buena parte del valle medio del río Cauca. Su cerámica característica, que presenta contrastes y continuidades respecto de la del período anterior, se encuentra con ligeras variaciones hasta el departamento del Quindío. La gente Yotoco continuó utilizando alcarrazas como las del período anterior, pero sus representaciones de personas, de aves y felinos tienden a ser más estilizadas. Finos cuencos decorados con diseños curvilíneos en pintura negativa, muy ligeros, se utilizaron para servir alimentos en la vida cotidiana.y son característicos del período Yotoco,

En la cerámica y el oro Yotoco los rostros son con frecuencia inexpresivos. No retratan personajes de la vida real sino que se convierten en modelos ideales.

DOMINIO DEL MEDIO

Una población numerosa transformó el paisaje en Calima. Los bosques cedieron el espacio a extensos cultivos que ocuparon las colinas y los valles anegadizos; las casas se construían en lo alto de las lomas o sobre plataformas artificiales excavadas en la ladera. En este período se desarrolló una avanzada tecnología agrícola. Largas zanjas verticales, aún visibles hoy en las laderas, facilitaron el desagüe evitando la erosión y los derrumbes frecuentes en suelos de ceniza volcánica, en tanto que aprovecharon el fértil limo en el fondo de los valles mediante camellones o eras levantadas que a la vez protegieron las raíces de la humedad excesiva.

CACIQUES Y CHAMANES

Museo del Oro Calima

Por su abundancia y su tamaño, los adornos en oro de este período testimonian el poderío de sus señores y el lujo de sus ceremonias. Los caciques utilizaban el oro para algunos enseres domésticos como pinzas, cuencos y cucharas, o para revestir propulsores y trompetas de caracol.

Han llegado hasta nosotros cucharas con felinos estilizados en el mango y también poporos de oro o de calabazo recubiertos con láminas de oro, donde se guardaba la cal molida que, mezclada con hojas tostadas de coca, mantenía a los indígenas en vigilia durante los prolongados cantos, discursos y bailes de los rituales.

Museo del Oro CalimaMuseo del Oro CalimaMuseo del Oro Calima

 

En remates de alfiler en oro se ven figuras de hombres enmascarados para el ritual. Uno lleva la máscara del murciélago y otro, la piel como la de una serpiente.

LA FAUNA

Las especies animales representadas en el período Yotoco son menos numerosas y con énfasis en las que se encuentran cerca de los cultivos.

Reptiles y simios aparecen repujados en diademas, orejeras, brazaletes y otros adornos. Una chucha o zarigüeya, marsupial pequeño que se alimenta de frutas y habita cerca a los cultivos, parece revolcarse perezosamente sobre su costado, mientras en alfileres de oro y tumbaga se encuentran búhos que ayudaban a reducir la población de roedores.

Es posible que los micos hayan sido tenidos como animales domésticos. En sus obras los artistas Yotoco destacaron su similitud con los seres humanos.

AFINIDADES CULTURALES

Durante el primer milenio de nuestra era, sociedades complejas, con clases sociales claramente diferenciadas –caciques, chamanes, artesanos, comerciantes y agricultores– poblaron el suroccidente. Aunque conservaron su independencia y un estilo artístico propio, mantuvieron estrechos contactos entre sí. Los caminos arqueológicos que se observan en la región Calima son parte de una red que integraba al suroccidente prehispánico.

Museo del Oro Calima

Seres míticos muy semejantes se representaron en medios distintos según la cultura: en oro en Calima y Tolima y en estatuas de piedra en la región de San Agustín. La cerámica fina polícroma y la forma de alcarraza fueron comunes en el suroccidente en esta época. Las alcarrazas, con su característico par de vertederas, se hicieron y usaron en Tierradentro, San Agustín y el área Quimbaya, y elementos de adorno como los del oro Calima aparecen en algunas estatuas de San Agustín.

Museo del Oro Calima

El tocado escalonado que lleva esta estatua Calima se usó en todo el suroccidente y puede verse también en este hombre jaguar con tocado escalonado, procedente de La Argentina, Huila.

EL METAL SAGRADO

Sin duda la región Calima -y el Museo del Oro Calima- deben su fama a la orfebrería Yotoco. Fabulosos atuendos, compuestos por diademas, narigueras, orejeras y pectorales, fueron utilizados en ocasiones ceremoniales por caciques y chamanes, mientras la gente común usaba narigueras sencillas.

Museo del Oro Calima>

Los orfebres del periodo Yotoco prefirieron las técnicas de martillado y repujado además de ser maestros de la fundición. Prefirieron martillar oro de gran pureza, pero también emplearon el cobre y la aleación de los dos metales, denominada tumbaga.

Martillado

El oro extraído de los ríos se fundía obteniendo tejuelos de metal. En el delicado proceso de martillar un tejuelo sobre el yunque hasta convertirlo en lámina o alambre, el metal se volvía quebradizo y era necesario calentarlo al rojo naciente para hacerlo nuevamente maleable.

Repujado

Una vez formada la pieza, se dibujaba un motivo sobre su superficie que luego era realzado desde la cara posterior con un instrumento de punta roma.

Debido a su alta temperatura de fusión, el platino fue trabajado por los europeos solamente a partir del siglo XVII. Sin embargo, desde principios de nuestra era, los orfebres indígenas aprovecharon su dureza y color: mezclando pepitas de platino con oro fundido los metales se compenetraban obteniendo una mezcla fácil de martillar.

Ensamblaje

Piezas con volumen eran obtenidas ensamblando varias láminas mediante pequeños clavos o dobleces en las uniones. Con láminas de oro recubrieron bastones de madera o caracoles.

Granulación

Soldando gránulos, alambres y láminas, fabricaron delicados adornos. Una gota de acetato –obtenido al disolver cobre en vinagre–, el calor de una llama y la habilidad del orfebre produjeron una resistente unión entre elementos de oro puro.

Para producir gránulos, el orfebre llenaba con oro en polvo las concavidades de una matriz de arcilla refractaria. Calentando hasta la temperatura de fusión del oro, éste tomaba la forma de pequeñas esferas.

Fundición a la cera perdida

La pieza, modelada en cera, se cubría con arcilla. Al calentar el molde la cera se derretía y salía, dejando un espacio libre en el interior para recibir el metal fundido.

La radiografía de un molde nunca utilizado muestra la pieza que se iba a fundir: una nariguera torzal.

Bicolor

Fundiendo en varias etapas y usando diversas aleaciones elaboraron piezas de diferentes colores. Las figuras humanas tienen la piel de un tono cobrizo y los adornos amarillos.
Adornos de oro eran colocados sobre la figura de cera antes de vaciarla en tumbaga. Como esta aleación funde a una temperatura más baja, el oro no alcanzaba a deformarse.

Miniaturas

La habilidad para la fundición se evidencia también en la elaboración de miniaturas. Un jorobado con un cántaro bajo el brazo y estas aves e insectos posiblemente se usaron como dijes.

 

LA VIDA YOTOCO

Museo del Oro CalimaMuseo del Oro Calima


Museo del Oro CalimaMuseo del Oro Calima

 

Museo del Oro Calima - Periodo Ilama

Periodo Yotoco (esta página)

Periodo Sonso

Reseña histórica del Museo