Capítulo IV

LA ETAPA FORMATIVA

Aproximadamente 7.000 años antes de Cristo se inició en Colombia un período caracterizado por un clima más templado; este cambio afectó todos los, aspectos ecológicos y, junto con ellos, las formas particulares de adaptación humana a un mundo en lenta transformación. Las grandes especies de la megafauna fueron desapareciendo, en parte porque su forraje comenzó a escasear debido a las sequías prolongadas, en parte porque mejores técnicas de cacería especializada y el aumento delapoblación contribuían a la extinción de muchas especies que hasta entonces habían constituido parte de la base del sustento de los indígenas. Aunque es muy posible que algunos ejemplares de la fauna del Pleistoceno Tardío hubieran sobrevivido en Colombia, en nichos ecológicos aislados, prolongando su supervivencia por más tiempo que la de sus semejantes en Norteamérica, donde la desecación progresó más rápidamente, la extinción general de la fauna de los grandes mamíferos fue más bien abrupta y probablemente aceleró los procesos que llevaron a nuevas formas de adaptación de las bandas nómadas de cazadores. No se sabe prácticamente nada acerca de la naturaleza y cronología de estos eventos en Colombia, excepto en las tierras altas cundiboyacenses, pero es probable que los tres o cuatro mil años del comienzo del Holoceno fueron un período crucial durante el cual la gente tuvo que desarrollar nuevos recursos para su supervivencia, los cuales eventualmente llegaron a formar los fundamentos para una vida sedentaria y para el proceso de la producción de alimentos, en lugar de su mera recolección.

Hacia 4000 antes de Cristo, ya aparecen en la Costa Caribe de Colombia varias pautas bien definidas de asentamientos humanos. Dichos asentamientos se distinguen por estar ubicados en situaciones que permitían el acceso a una variedad de recursos alimenticios, es decir, se encuentran cerca del litoral, en la vecindad de lagunas, de pequeños ríos y de bosques interrumpidos por sabanas. Designamos el conjunto de estas culturas como Etapa Formativa.

Esta etapa de desarrollo cultural, como cualquier otra, no está restringida estrictamente en tiempo y espacio, sino forma un largo proceso desde fines de la Etapa Arcaica, que pertenece a un ambiente pleistocénico tardío, hasta el período de cazadores de presas menores, de pescadores, de recolectores, que en muchas ocasiones combinaban estas actividades con la agricultura y la vida sedentaria, ya en condiciones climáticas parecidas a las actuales. La duración total de esta etapa puede haber sido tal vez de unos 6.000 años, desde 7.000 hasta el primer milenio antes de Cristo.

Para comienzos de la Etapa Formativa nosotros descubrimos en la Costa Caribe de Colombia formas culturales muy diversificadas. Probablemente ya antes de 4000 antes de Cristo existían en la región del Canal del Dique asentamientos comunales del tipo maloca, es decir de grandes casas habitadas por varias familias nucleares. Este tipo de habitación indica una vida semisedentaria y la utilización de un foco concentrado de recursos naturales, muy probablemente se practicaba ya una forma eficaz de horticultura itinerante y de agricultura. Quizás al mismo tiempo con estas malocas existía también una pauta de campamentos semipermanentes o de temporada, donde vivían grupos humanos más o menos numerosos en cobertizos, y se dedicaban allí a la recolección de moluscos o de variedad de los recursos locales. Algunos de estos grupos vivian encima de los montículos de basura y de detritus que se iban acumulando con el tiempo y estos en ocasiones parecen haber formado verdaderas aldeas de chozas y enramadas. En zonas donde se concentraban importantes fuentes alimenticias, tales acumulaciones de basuras se formaron a través de siglos y aun de milenios. La gran diversidad de estrategias adaptativas es muy marcada ya en los comienzos de la Etapa Formativa...y constituye un aspecto dinámico que merece toda nuestra atención.

Las amplias y calurosas tierras bajas de la Costa Caribe, con sus lentos y tortuosos ríos, sus intrincados mosaicos de canales y madreviejas, sirvió durante milenios de escenario a la evolución de formas culturales que, paso a paso, crecieron hasta formar unidades coherentes. Para aquellos cazadores, pescadores, recolectores y agricultores, las tierras costeñas del Caribe ofrecieron grandes ventajas; allí estaba el mar con sus abundantes recursos de peces, moluscos y algas comestibles; estaban los ríos, esteros y lagunas, con sus riberas cubiertas de selva o de juncales, habitados por toda clase de animales, desde aves acuáticas y tortugas, hasta venados y jabalies. Había caimanes y cocodrilos, iguanas y otros lagartos grandes; roedores, monos, cangrejos y almejas, muchísimas frutas silvestres; en fin, una tierra de abundancia.

Alrededor de 3000 antes de Cristo, el clima de la Costa Caribe era probablamente algo más seco de lo que es hoy en día, pero de ahí en adelante se fue volviendo más húmedo y así Continuó hasta bien avanzada nuestra era, de manera que lo que hoy son sabanas interfluviales, entonces muy probablemente eran selvas húmedas. De todos modos, aquí el registro arqueológico demuestra secuencias bien definidas y se aprecia una profundidad cronológica muy considerable. Debe de haber sido una zona Privilegiada y muy atractiva para sociedades de tecnología aún rudimentaria, acostumbradas a una vida errante, mucho antes de que una existencia más sedentaria hubiera sido posible.

Los montículos, basureros, conchales, establecidos en el cuarto y tercer milenio antes de Cristo, en diferentes partes de la Costa Caribe de Colombia, constituyen los primeros vestigios de culturas cerámicas, y nuestras excavaciones efectuadas en estos sitios han descubierto muchos detalles sobre la vida diaria, en aquellos milenios antes de la Era Cristiana.

El principal yacimiento arqueológico, que hasta ahora ha producido - las datacíones más antiguas, es el montículo de Monsú, situado cerca de la desembocadura del Canal del Dique, en las cercanías de Cartagena (1) . Este canal, probablemente un antiguo brazo del río Magdalena, corre por 115 kilómetros aproximadamente hacia el oeste, desde el curso inferior del gran río y desemboca luego en la Bahía de Cartagena (2) . En sus riberas encontramos muchos sitios arqueológicos y el de Monsú es el más occidental de ellos (3) . Consiste en una lometa baja formada por una acumulación de tierra, arena y basura; esta última constituida por fragmentos de cerámicas, huesos, piedras y conchas marinas.. Los Reichel-Dolmatoff excavamos este montículo, que mide hasta 100 metros de diámetro y hallamos una serie de pisos de vivienda, es decir, de superficies consolidadas cubiertas de fragmentos cerámicos pisoteados, junto con restos de fogones y acumulaciones dispersas de barreduras.

La gente que vivió en Monsú, ,y lentamente acumuló el montículo, practicaba una economía mixta, tal como lo comprueban los diversos vestigios que examinamos. Muy posiblemente los habitantes del estrato más antiguo ya practicaban una forma rudimentaria de agricultura, probablemente de yuca y otras raices. Ellos también eran pescadores de mar y río; por. otro lado se dedicaban a la caza de presas que encontraban en los más variados medioaiflbientes vecinos. Así mismo ellos eran recolectores de pepas y frutos de palmas, recogían tortugas, cangrejos y moluscos, en fin, aprovechaban al máximo los recursos del mar, de los nos, las lagunas y esteros, de los bosques ribereños y las sabanas.

En el fondo del montículo, en su estrato más bajo y más antiguo, hallamos los vestigios de grandes postes de madera, hasta de 28 centímetros de diámetro, que indican parte de una construcción con planta ovalada. La cerámica asociada con esta vivienda es gris o rojiza y está cubierta con una decoración profundamente excisao incisa, formando volutas, círculos, semicírculos, líneas onduladas e hileras de puntos impresos. Superpuestos siguen luego varios pisos de vivienda bien definidos, que dividen el montículo en una secuencia cultural de cinco grandes períodos, que denominamos de abajo hacia arriba: Turbana, Monsú, Pangola, Macaví y Barlovento (4) . Obtuvimos una fecha de radiocarbono para el Período Monsú, subsiguiente al de Turbana y es de 3350 antes de Cristo (5) , lo que actualmente constituye la fecha más antigua conocida para cerámica en el Nuevo Mundo. Ya que el Período Turbana es anterior a esta fecha, los comienzos de la acumulación de vestigios culturales deben remontarse hasta el quinto milenio antes de Cristo. El montículo de Monsú es pues de extraordinaria importancia para la arquelogía colombiana (por no decir americana), pues su edad y su secuencia constituyen un patrón, una escala, con la cual hay la posibilidad de comparar otros sitos arqueológicos, cercanos y alejados.

Figura 20. Localización de los principales sitios de la Etapa Formativa en la Costa.
Figura 21. Fragmentos cerámicos; Monsú.
Figura 22. Fragmentos cerámicos; Monsú.
Figura 23. Cara antropomorfa; Puerto Hormiga.
Figura 24. Fragmentos cerámicos; Puerto Hormiga.
Figura 25. Fragmentos cerámicos; Puerto Hormiga. (ver figuras 20,21,22,23,24 y 25)

En Monsú, el desarrollo tecnológico y estético de la cerámica es notable. La forma predominante es la de la tradición llamada tecomate, o sea recipientes aproximadamente globulares, sin pie y sin cuello, con un borde volteado hacia adentro y formando una amplia abertura. Son esencialmente ollas de cocina, y en muchos casos la parte superior, entre la abertura y la periferia máxima del recipiente, está decorada con incisiones. Estos dibujos muestran una exuberancia de motivos trazados con maestría y gran desenvoltura. Dicha expresión de arte, que se remonta en parte al quinto milenio antes de Cristo, es la primera manifestación estética, expresada aquí en objetos de uso diario, como lo son las ollas tecomate. En la excavación no hallamos ni una vasija entera sino miles de pequeños fragmentos, los cuales permiten apreciar las líneas firmes y características de diversos estilos artísticos.

Los complejos líticos consisten en piedras planas para moler o triturar, manos, martillos y una variedad de astillas cuarzosas en forma de raspadores. El énfasis está en puntas agudas y en filos cortantes; no hay puntas de proyectil.

Ahora bien: el período más reciente. del montículo de Monsú lo hemos denominado Barlovento, nombre de un sitio arqueológico (también excavado por los Reichel-D.) ubicado al nordeste de Cartagena, pues resulta que se trata de un mismo complejo cerámico. La edad del sitio tipo (el del nordeste) está entre 1.500 y 1.000 años antes de Cristo, como lo veremos más adelante, mientras que las fechas para el Período Barlovento (ubicado más allá de de la Boquilla) en el montículo de Monsú, Son de 1300 antes de Cristo; se trata pues de desarrollos coetáneos. Eso lleva a una observación interesante: mientras que en el sitio tipo de Barlovento la base alimenticia eran moluscos marinos, en el Período Barlovento del montículo de Monsú se hallaron grandes azadas hechas de una concha grande (Strombus gigas). Algunos de estos utensilios probablemente fueron encabados en un mango acodado, mientras que otros parecen haber sido usados en la prolongación de una gruesa vara verticalmente manejada, como para aflojar la tierra. De todos modos, estos instrumentos son testimonios de agricultura y demuestran además que grupos vecinos, contemporáneos y pertenecientes a una misma cultura, bien pueden haber tenido bases económicas muy diferentes. A propósito, según el decir de los pescadores actuales del litoral de Monsú, las conchas de Strombus se encuentran sólo a bastante profundidad, en las cercanías de las Islas de San Bernardo y del Rosario, de manera que su recolección implicó no sólo un conocimiento adecuado de navegación marítima, sino también pericia de expertos buzos. Un indicio adicional de que la gente de Barlovento y, quizás también las de los períodos anteriores, hubieran sido buenos navegantes, consiste en los restos óseos de peces de especies pelágicas y en la existencia de azuelas de filo muy cortante, hechas de grandes conchas, que parecen haber sido usadas en la manufactura de canoas.

Otro sitio arqueológico de la Etapa Formativa, que ha producido cerámicas muy antiguas,  es el de Puerto Hormiga, también sobre el Canal del Dique y a muy poca distancia de Monsú (6) . Puerto Hormiga es un conchal situado en terrenos bajos, a pocos metros  sobre el nivel del mar y consiste en una acumulación circular de conchas de moluscos marinos. El sitio mide aproximadamente 80 metros de diámetro. El montículo está formado por una serie de depósitos que consisten en conchas mezcladas con fragmentos cerámicos, artefactos de piedra, y huesos de animales de presa. Tal como ocurrió en el caso de Monsú, durante varias épocas los indígenas vivieron sobre el montículo, lo que observamos claramente debido a los fogones y a las superficies pisoteadas. La estructura del montículo indica que sus habitantes, desde los primeros comienzos, vivieron en un gran círculo donde cada unidad familiar llegó a acumular un pequeño montículo de desperdicios que, en su base, comenzó a traslapar con los montículos vecinos, formándose de ese modo un amplio anillo elevado.

Nuevamente, un rasgo muy característico es la cerámica. En los diferentes estratos de conchas encontramos grandes cantidades de fragmentos cerámicos y comprobamos claramente que éstos estaban presentes, ya desde los primeros comienzos de la ocupación del sitio. Hallamos varios tipos de cerámica; el uno contiene un desgrasante de fibras vegetales en forma de largos y delgados tallos parecido a musgo. Durante el proceso de la cocción este material vegetal se carbonizó y desapareció dejando innumerables canales tubulares en la greda cocida y dándole una consistencia esponjosa (7) . Los fragmentos son livianos, porosos y se desmoronan fácilmente si se les aplica alguna presión. Otro tipo de cerámica con desgrasante de fibras contiene abundantes fragmentos de hojas secas, aparentemente una especie de gramínea que fue triturada y mezclada con la greda que dejó espacios vacíos durante el proceso de la cocción. Los recipientes en general son globulares y de paredes gruesas; están manufacturados de un modo bastante rudimentario, habiendo sido quçmados a una temperatura baja. Las supefficies de estas cerámicas son toscas, rojizas o carmelitas, carecen de toda decoración y dan la impreSión de una fase inicial y experimental del arte alfarero. Esta impresión sin embargo es enganosa, pues, asociados con esta cerámica tan primitiva, existen otros tipos que contienen un desgrasante de arena y están manufacturados en una técnica más avanzada. Aunque prevalecen los recipientes en forma de tecomate o semiglobulares, algunos de ellos están decorados con acanaladuras pandas, que a veces contienen un relleno de ocre con el cual han sido impregnadas o pintadas las zonas hundidas. El borde dentado de un bivalvo marino fue usado como sello, que produjo marcas espaciadas repetidas, y algunos recipientes están decorados con adornos zoomorfos toscamente modelados. El borde ancho de una gran bandeja tiene la representación de una cara humana, en parte modelada, en parte incisa; los enormes ojos están formados por varios círculos concéntricos. Esta cara, por cierto muy expresiva, es la representación artística más antigua, de una cara humana, conocida en la prehistoria del país. Aparte de esta pieza extraordinaria, Puerto Honniga demuestra un desarrollo artístico muy notable y un estilo bien definido.

Un considerable número de artefactos no cerámicos refleja, en parte, la economía básica de la gente de Puerto Hormiga. La recolección de moluscos estuvo combinada con la pesca y la caza de presas menores, pero parece que esas actividades se limitaron a aves, reptiles, algunos roedores pequeños y a peces de los riachuelos y esteros vecinos; no encontramos huesos de mamíferos grandes, tales como venados o saínos.

Hallamos muchos pequeños yunques, piedras con una depresión ovalada, acompañados de pesadas piedras golpeadoras, usados para romper las semillas duras de palmas; yunques parecidos observamos también en Monsú. En cambio, la presencia de piedras planas acompañadas de manos para triturar indica el uso de otros alimentos vegetales. En efecto, hay numerosas lajas planas y delgadas, así como manos, que quizás fueron usadas para molero machacar pepas o semillas. La gente de Puerto Hormiga parece haber sido auténticos recolectores, pero sus costumbres alimenticias claramente incluyeron cierta cantidad de recursos vegetales y es posible que practicasen alguna forma de agricultura. Piedras toscamente astilladas, así como lascas con talla mdimentania, fueron usadas como instrumentos para cercenar o raspar. Existió el arte de la cestería, pues encontramos impresiones de tejido de esteras en trozos de barro quemado.

Figura 26. Fragmentos cerámicos; Puerto Hormiga.
Figura 27. Adorno zoomorfo; Puerto Hormiga.
Figura 28. Fragmentos cerámicos; Puerto Hormiga.
Figura 29. Estratificación del conchero; Barlovento.
Figura 30. Fragmentos cerámicos; Barlovento.
Figura 31. Vista parcial del corte II; Momil. (ver figura 26,27,28,29,30 y 31)

Las fechas de radiocarbono, para Puerto Hormiga, van desde aproximadamente 3100 antes de Cristo, hasta 2500 antes de Cristo (8) . Marcan un espacio de tiempo durante el cual el vecino montículo de Monsú no estaba habitado, razón por la cual la cerámica de Puerto Hormiga no aparece representada en la secuencia de ese sitio vecino. Se trata aquí del período extremadamente seco, del Hipsitermal, el cual está representado en la secuencia de Monsú, por el estrato de caliche.

Los modos de vida descritos para los agricultores de Monsú los cazadores, pescadores, recolectores y quizás incipientes horticultores de Puerto Hormiga, sobre sus grandes basureros, continúan luego en buena parte de las tierras bajas de la Costa Caribe y se desarrollan durante más de veinte siglos, sin cambios verdaderamente fundamentales. Los sitios que atestiguan esta etapa cultural los localizamos dispersos sobre una amplia zona del litoral, de las lagunas y de los cursos bajos de los ríos que desembocan en el Caribe. En Canapote (9) , un barrio de Cartagena, una serie de conchales, fechados en aproximadamente 2000 antes de Cristo, contenían un complejo cerámico relacionado tanto con Puerto Hormiga como con Monsú, aunque entonces la cerámica con desgrasante de fibra ya estaba reemplazada por cerámica con un desgrasante de arena, y decorada con lineas incisas, anchas y pandas.

Otro grupo de grandes conchales, algunos de ellos hasta con 6 metros de altura, los encontramos en Barlovento, una zona cienagosa al nordeste de Cartagena, como ya lo mencionamos (10)

La excavación de estos montículos, fechados entre aproximadamente. 1500 y 1000 antes de Cristo, produjo gran cantidad de cerámica que, en sus formas y técnicas decorativas, continuaban las tradiciones incisas anteriores. No hallamos vasijas enteras pero, estudiando los fragmentos, se deduce que las formas predominantes eran vasijas del tipo tecomate, semiglobulares o levemente ovaladas yen ocasiones provistas de pequeñas agarraderas que salen del borde del recipiente. La parte superior de estas vasijas está decorada con motivos geométricos sencillos, tales como lineas paralelas rectas o curvas, elementos espirales, elementos sigmoideos, hileras de puntos, anillos impresos con el extremo de un instrumento tubular, y otros más. Ocasionalmente las incisiones están rellenas con un pigmento ocre rojizo. Entre los artefactos líticos hay piedras burdas, con escotaduras en la superficie, como para agarrarlos con dos palitos manejados a manera de pinzas; ya que muestran marcas de fuego directo, parece que se trate de piedras para cocinar, es decir, de piedras que se calentaban y luego se echaban al recipiente de cerámica, práctica que parece haber sido común. En efecto, la ausencia de fragmentos basales, cubiertos con una costra requemada, sugiere que las vasijas no fueron usadas directamente sobre el fuego abierto, aunque se encontraron varios fogones en medio de acumulaciones de fragmentos.

No menos interesantes son varios otros yacimientos del mismo complejo de Barlovento, que se encuentran en la Costa al nordeste de Cartagena, hacia Barranquilla, y en algunas islas cerca del litoral. Por cierto, como a mencionamos, el montículo de Monsú fue ocupado durante su último período, por gentes de Barlovento, en una fecha aproximadamente 1300 antes Cristo. Otros vestigios de Barlovento los encontramos en las islas de Barú y Tierra Bomba, al sur de Cartagena, así como en el Golfo de Morrosquillo, entre Cartagena y el Golfo de Urabá.

Parece que entre 3000 y 2000 antes de Cristo se operó una considerable expansión humana hacia el sur, subiendo el curso bajo del río Mngdalena, casi hasta las primeras estribaciones de las cordilleras. En Bucarelia, cerca de Zambrano, encontramos fragmentos de cerámica con desgrasante de fibras, con elementos decorativos reminiscentes de Puerto Hormiga. Un complejo cerámico parecido a Barlovento, en cambio, lo hallamos en la llamada Isla de los Indios, en la Laguna de Zapatosa, en la confluencia de los ríos Magdalena y Cesar, a 150 kilómetros del litoral (11) . Parece pues que algunos grupos se estaban extendiendo sobre la gran cuenca cienagosa del Bajo Magdalena, y seguramente más allá de ella.

Hasta la fecha no se conocen aún suficientes vestigios de la Etapa Formativa de otras zonas del país. Con toda seguridad, existen pero aún no se han descubierto (o publicado) y sólo podemos juzgar su extensión y naturaleza, de acuerdo con los resultados de las investigaciones efectuadas en la Costa Caribe. Allí, en cambio, el Formativo Temprano constituye un hecho histórico de extraordinario interés. Antes de seguir adelante es importante recalcar la posición cronológica de los hallazgos de Monsú Puerto hormiga, Canapote y Barlovento. No cabe duda de que estas rimeras cerámicas colombianas, que son principalmente de la tradición tecomate preceden por más de un milenio a las primeras cerámicas de Mesoamérica y de los Andes Centrales. Según los resultados de nuestras investigaciones, a partir del descubrimiento de Puerto Hormiga, la Costa Caribe de Colombia es el lugar de origen, o de dispersión masiva del arte alfarero en todo el Continente Americano.

Las únicas culturas cerámicas fuera del país que, por su posición cronológica muy temprana, se han comparado con el Formativo Temprano de la Costa Caribe de Colombia, son algunos complejos de la hoya del río Guayas, en la Costa Pacífica del Ecuador. En Valdivia los arqueólogos norteamericanos Clifford Evans y Betty Meggers, en compañía del ecuatoriano Emilio Estrada Icaza, obtuvieron fechas de 2600 a 2500 antes de Cristo, para las fases iniciales de ese complejo y, lo que es más, postularon para Valdivia un origen japonés (12) . En efecto, trataron de correlacionar una serie de formas y modos decorativos de Valdivia, con manifestaciones del Período Jomon, del Neolítico japonés. Esta última hipótesis no ha tenido aceptación general por parte de los arqueólogos americanistas pero en nuestra opinión, no se puede descartar del todo, pues una antigua influencia transpacífica, por débil y esporádica que haya sido, cae dentro de las posibilidades de la navegación asiática de aquel entonces o puede haberse producido a través de tripulaciones de barcos que se encontrasen a la deriva.

En nuestro caso, el problema se plantea sobre un nivel cronológico y comparativo. No se puede negar que haya ciertas semejanzas entre algunos tipos cerámicos de Valdivia y ciertos otros de la secuencia de Monsú, pero la cerámica más antigua de Monsú, indudablemente precede a la de los niveles más bajos de Valdivia. Aún los recientes hallazgos de complejos cerámicos ecuatorianos subyacentes a Valdivia, como lo son San Pedro, Loma Alta y Real Alto, no alcanzan la antigüedad de los comienzos del montículo de Monsú, pues tienen fechas de apenas 2750, 3000 y 3200 antes de Cristo, respectivamente (13) .

Un problema comparativo que merece toda nuestra atención, se refiere a la    posibilidad de relaciones culturales prehistóricas, entre la Costa Caribe de Colombia, las Antillas y el surdeste de los Estados Unidos. Varios complejos cerámicos, tanto de Florida, como del bajo río Misisippí, parecen relacionarse con la cerámica de Puerto Hormiga y la de sectores de Monsú. Sobre todo en la hoya del río Yazoo, los complejos de Marksville, Issaquena y otros, muestran notables semejanzas con estos materiales colombianos. Ya que las fechas radiocarbónicas norteamericanas son consistentemente más tardías que las colombianas, se debe pensar en una difusión de Surnmérica a Norteamérica, probablemente por vía marítima y pasando por las Antillas (14) . Esta hipótesis abre una nueva perspectiva a las investigaciones arqueológicas colombianas y ciertamente debería ser tema de discusión con nuestros colegas de países circuncaribes.

Mientras que en la Costa Caribe de Colombia las manifestaciones del Formativo Temprano llegaron a su fase final, aproximadamente alrededor del año l000s antes de Cristo, en otras zonas de la misma Costa surgieron nuevos desarrollos. Parece que en aquella época el cultivo de raíces se volvió de una importancia primordial en el plan alimenticio, llevando a una vida mucho más sedentaria que antes, lo que desde luego tuvo repercusiones sociales.

__________

1.   Reichel-Dolmatoff, G., Monsú: Un sitio arqueológico de La Etapta Formativa Temprana, Biblioteca Banco Popular, Bogotá, 1985. En 1977, cuando escribí el capítulo para el Manual de Historia de Colombia (1978, pp. 31-115) aún no había recibido las fechas radiocarbónicas para el montículo de Monsú y coloqué toda la secuencia después de Puerto Hormiga. Sólo al contar con las fechas, resultó que la primera parte, es decir los períodos Turbana y Monsú, era más antigua que Puerto Hormiga. Además, posteriormente opté por cambiar la nomenclatura de la secuencia de Monsú, dividiéndola en cinco períodos, en lugar de tres. (regresar a 1)

2. Ybot, León Antonio, La arteria histórica del Nuevo Reino de Granada. Los trabajadores del río Magdalena y el Canal del Dique, según documentos del Archivo General de Indias, Editorial ABC, Bogotá, 1952. (regresar a 2)

3.  El nombre de Monsú aparece ocasionalmente en documentos del siglo XVIII. En 1776, el español don Agustín Martínez de León era dueño de la Hacienda de San Cayetano de Monsú (véase Bossa Herazo, Donaldo, Nomenclator cartagenero, Banco de la República, Bogotá, 1952). (regresar a 3)

4.  Los nombres de los períodos fueron arbitrariamente tomados de la toponimia local. (regresar a 4)

5.  La referencia exacta es UCLA-2149C. 5300±80 años antes de presente (antes de 1950), es decir, 3.350 años antes de Cristo. Para otras fechas, véase Reichel-Dolmatoff, supra, Nota 1. (regresar a 5)

6.  Reichel-Dolmatoff, G., "Excavaciones arqueológicas en Puerto Hormiga (departamento de Bolívar)", Antropología 2, Universidad de los Andes, Bogotá, 1965. En años recientes las autoridades locales cambiaron el nombre de Puerto Hormiga por Puerto Badel. Fue excavado por G. y A. Reichel-Dolmatoff. (regresar a 6)

7.  Crusoe, Daniel L. Fiber-Tempered Ceramic Fabrics and Late Archaic Culture Historical Problema. Ponencia presentada en la Southeastern Archaeological Conference, Macon, Georgia, 1971. (regresar a 7)

8.  Reichel-Dolmatoff,G., supra, Nota 6. La fecha más antigua para el conchal de Puerto Hormiga es 5040 ± 70 antes de presente, es decir 3090 años antes de Cristo, y no 4875 ± 170,2925 antes de Cristo, como aparece erróneamente en Angulo (véase Angulo Valdés, Carlos,Arqueología de la Ciénaga Grande de Santa Marta, Fondo de Investigaciones Arqueológicas Nacionales, Banco de la República, Bogotá, 1978, p. 164). Rojas de Perdomo comete otro error aún más grande al decir que la fecha más antigua de Puerto Hormiga es 3500 años antes de Cristo (véase Rojas de Perdomo, Lucía, Manual de Arqueología colombiana, Bogotá, 1979, p. 21). (regresar a 8)

9.  El sitio de Canapote fue descubierto por G. y A. Rcichel-Dolmatoff, pero fue luego excavado por Henning Bischof; véase: "Canapote: An Early Ceramic Site ni Northern Colombia Preliminary Report", Actas y Memorias del XXXVI Congreso Internacional de Americanistas, España, 1964, Vol. 1, pp. 483-491, Sevilla, 1966. (regresar a 9)

10.   Reichel-Dolmatoff, G. "Excavaciones en los conchales de la Costa de Barlovento", Revista Colombiana de Antropología, Vol. IV, pp. 247-272, Bogotá, 1955. (regresar a 10)

11.  Reichel-Dolmatoff, Gerardo y Alicia, "Investigaciones arqueológicas en el departamento del Magdalena: 1946-1950. Parte III. Arqueología del Bajo Magdalena", Divulgaciones Etnológicas, Vol. m, N° 4, pp. 1-98, Universidad del Atlántico, Barranquilla. 1953. (regresar a 11)

12.  Estrada, Emilio, "Valdivia, un sitio arqueológico formativo de la Costa de la Provincia del Guayas". Publicación del Museo Víctor Emilio Estrada, N° 1, Guayaquil, 1956; Meggers. Betty J., Clifford Evans & Emilio Estrada, Early Formative Period of Coastal Ecuador: The Valdivia and Machalilla Phases, Smithsonian Contributions to Anthropology, Vol. 1, Smithsonian Institution. Washington, 1965; Ford, James A. A Comparison of Formative Cultures in the Americas; Difussion or the Psychic Unity of Man, Smithsoman Contributions, to Anthropology. Vol. 11, Smithsonian Institution, Washington, 1969; Hill, Betsy D. "A New Chronology of the Valdivia Ceramic Complex from the Coastal Zane of Guayas Province, Ecuador", Ñawpa Pacha, Nos. 10-12, pp. 1-32, Institute of Andean Studies, University of California, Berkeley, 1972-1974; Lyon, Patricia J.. "Early Formative Period of Coastal Ecuador: Where is the Evidence?" Ñawpa Pacha, Nos. 10-12, pp. 33-48, Institute of Andean Studies, University of California, Berkeley, 1972-1974. (regresar a 12)

13.  Bischof, Henning, "The origins of pottery in South America: Recent radiocarbon dates from southwest Ecuador", Atti, Congreso Internazionale degli Americanisti, Roma-Génova, 1972, Vol. 1, pp. 269-281, Génova, 1973; id., "San Pedro und Valdivia: Frühe KeramikKomplexe att der Küste Südwest-Ekuadors", Beiträge zur Allgemeinen und Vergleichenden Archäologie, Band 1, Deutsches Archäologisches Institut, s.f.; Lathrap, Donald W., Donald Collier & Helen Chandra, Ancient Ecuador: Culture, Clay and Creativity 3000-300 B.C. Field Museum of Natural History, Chicago, 1975; Lathrap, Donald W., Jorge Marcos y J. Zeidler, "Real Alto - An Ancient Ceremonial Center", Archaeology. Vol. 30, N" 1, pp. 2-13, New York, 1977. (regresar a 13)

14.   Bullen, Ripley P. & James Stoltman (editores), "Fiber-Tempered Pottety in South-Eastern United States and Northern Colombia: Its Origins, Contexts and Significance", The Florida Anthropologist, Vol. 25. N 2, Pan. 2, 1972; Ford, James A. & George I. Quimhy, "The Tschefuncte Culture, an Early Occupation of the Lower Mississippi Valley", Memoirs of the Society for American Archaeology, N° 2. Menasha, 1945; Philips. Philip, "Archaeological Survey of the Lower Yazoo Basin, Mississippi, 1949-1955", Papers of the Peabody Museum of Archaeology and Ethnology, Vol. 60,2 Vol., Harvard University, Mass., 1970; Reichel Dolmatoff, G., supra, Nota. 6. (regresar a 14)

CONTINUAR

REGRESAR AL

INDICE

Comentarios (0) | Comente | Comparta c