I. TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN: IMPACTO EN LA COMPETITIVIDAD

 

1.1 INNOVACIÓN Y DESARROLLO TECNOLÓGICO COMO DETERMINANTES DE LA COMPETITIVIDAD EMPRESARIAL

 

1.1.1 Introducción: Importancia Económica del Cambio Tecnológico

 

El rápido cambio tecnológico por el que atraviesa el mundo contemporáneo, con los grandes avances en las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC), así como la biotecnología y los nuevos materiales, plantean una serie de oportunidades y desafíos a la sociedad y a la estructura productiva de los distintos países a nivel mundial. De esta forma, es común escuchar que aquellos países que no logren adaptar para sí las transformaciones impulsadas por las nuevas tecnologías en la industria, agricultura, salud, medio ambiente, energía, educación y otros sectores, corren el riesgo fatal de quedarse a la zaga en términos de desarrollo y bienestar; y más aún en el caso particular de los países en desarrollo, de profundizar la llamada brecha tecnológica que los separa del mundo industrializado

 

Visto en perspectiva amplia, lo que se ve hoy en día es la consolidación de un proceso que se inició con la revolución industrial en Inglaterra en la segunda mitad del siglo XVIII, y que se ha venido acelerando en los últimos cien años, gracias a los grandes avances en campos como el transporte, la generación de energía, las comunicaciones y la medicina. Este proceso de avance científico-tecnológico tiene como su manifestación más clara la elevación de los estándares de vida de la población, y la transformación de una serie de condiciones relacionadas con la forma de vida y trabajo de las personas.

 

Desde el punto de vista económico, la repercusión clave de este proceso es la mayor importancia adquirida por la tecnología como factor de producción, esto gracias a los cambios que ésta ha hecho posible en aspectos tales como la naturaleza de los bienes producidos, los mercados y la competencia internacional. Todo esto se ha visto acompañado (y en gran parte ha sido consecuencia) del incremento del contenido tecnológico de los bienes y servicios, derivado del conocimiento científico, conceptos avanzados de diseño, materiales inteligentes, automatización, software, conceptos avanzados de servicio y descubrimientos médicos y biológicos entre otros. En este capítulo se presentan una serie de elementos enfocados a lograr un mayor entendimiento de la naturaleza de la innovación y el desarrollo tecnológico como fuentes de crecimiento de la productividad y competitividad, a nivel empresarial y nacional.

 

Una de las principales tareas a la que se han dado los principales autores de la literatura económica ha sido la de establecer las causas de la expansión económica de las naciones. Para la teoría económica neoclásica, la explicación del crecimiento se centró en la acumulación de capital como la principal fuente endógena de expansión de la producción. En este orden de ideas, el progreso tecnológico era visto como un proceso exógeno, cuya dinámica no se explicaba al interior del sistema, sino que surgía como un parámetro determinado de forma ajena a la interacción de los factores de producción.

 

Desde la década de 1950, gracias al trabajo de un buen número de autores como Abramovitz [1956], Kendrick [1956] y Solow 1957], empieza a abrirse paso el reconocimiento del progreso tecnológico como la fuerza motriz del crecimiento económico, la productividad y por ende del mejoramiento de las condiciones de vida de la población, lo cual inevitablemente condujo a que se empezara a prestar una mayor atención a este factor dentro del análisis económico tradicional1.

 

Sólo hasta finales de la década de 1980 y comienzos de los años noventa, gracias a trabajos como los de Romer [1990] tiene lugar la incorporación formal del cambio tecnológico a los modelos económicos, en los que se sitúa a la innovación en el núcleo del crecimiento del producto. En este orden de ideas, la innovación deja de ser ya un factor exógeno, en la medida en que se reconoce que éste es el fruto de la inversión intencional de recursos por parte de firmas maximizadoras de beneficios (endógeno).

 

En particular, el análisis de Romer establece:

 

i) El cambio tecnológico -definido, como la mejora en la formulación de procesos para combinar las materias primas- es una fuerza esencial para el crecimiento económico que incentiva la continuidad en la acumulación de capital. En conjunto, la acumulación de capital y el cambio tecnológico son los responsables de gran parte del incremento en el producto obtenido por hora trabajada.

 

ij) Los incentivos de mercado juegan un papel esencial en el proceso por el cual el nuevo conocimiento es usado para la producción de bienes de valor práctico.

 

iii) El mercado de producción de nueva tecnología tiene características particulares que lo diferencian de las condiciones que rigen la oferta y demanda del común de los bienes. El cambio tecnológico presenta características de un bien público2.

 

Con todo, el cambio tecnológico está lejos de ser un proceso uniforme, exento de irregularidades. De hecho, en los mercados de productos es necesario cierto grado de competencia imperfecta para soportar las inversiones privadas en I&D en la medida en que éstas generan una reasignación de recursos entre sectores y entre empresas, las cuales deben ser capaces de vender sus productos a precios en exceso de los costos unitarios de producción si han de recuperar sus desembolsos en investigación y desarrollo (I&D). Así, tal como lo señaló Schumpeter [1942; 83], el cambio técnico a menudo toma la forma de destrucción creativa3:

 

"El impulso fundamental que configura y mantiene en movimiento la maquinaria capitalista proviene de los nuevos productos de consumo, los nuevos métodos de producción o transporte, los nuevos mercados.... [este proceso] incesantemente revoluciona la estructura económica desde adentro, destruyendo incesantemente la antigua estructura, creando incesantemente uno nueva. Este proceso de Destrucción Creativa es el hecho esencial que tiene lugar en el capitalismo".

 

Al interior de la economía del conocimiento, se considera que la innovación juega un papel central en los distintos procesos económicos. A nivel macro, existe evidencia de que la innovación es el factor dominante no sólo en el crecimiento económico nacional sino en cuestiones como la determinación de los patrones internacionales del comercio. A nivel micro (al interior de las firmas) la I&D (junto a otras formas de innovación) es considerada como factor que mejora la capacidad de una firma para absorber y aprovechar nuevos conocimientos de todo tipo, no sólo de tipo tecnológico; sino a la vez de mejoramiento y mantenimiento de la posición competitiva.

 

1.1.2 Desarrollo Tecnológico e Innovación

 

De acuerdo con Mokyr [1990;6], en términos generales, el progreso tecnológico se refiere a la introducción de cualquier cambio en la aplicación de información al proceso de producción que permite la obtención de un incremento en la eficiencia: todo esto resultante o bien en la fabricación de un producto dado con menores recursos (esto es, menores costos), o la elaboración de nuevos o mejores productos.

 

Se conoce como invención al incremento en el conjunto del total del conocimiento tecnológico de una sociedad dada, el cual es la unión de todos los conjuntos de conocimiento tecnológico individual. Empero, no todas las invenciones son susceptibles de tener un uso práctico e incorporarse y convertirse en tecnologías en el proceso de producción. La tecnología, tal como lo plantean autores como Burgelman, Kosnik y van den Poel [1988;32], se refiere al conocimiento práctico, know-how, habilidades y destrezas de las personas (skills), y mecanismos que pueden ser empleados en el desarrollo de un nuevo producto o servicio y/o nuevo sistema de producción. La tecnología puede estar implícita en personas, materiales, procesos físicos y cognoscitivos, planta, equipo y herramientas, y se reconoce la existencia de un tiempo de maduración antes de que una invención pueda convertirse en tecnología (por ej. ingeniería genética y el láser).

 

La innovación se refiere a la asimilación y explotación exitosa de una invención para la mejora de procesos o introducción de nuevos productos o servicios en el mercado4. Por su parte, el desarrollo tecnológico se refiere a las actividades involucradas en conducir la invención a un uso práctico5. El Libro Verde de la Innovación [Comisión Europea, 1995;4] señala: " la innovación se considera como sinónimo de producir, asimilar y explotar con éxito una novedad [invención], en las esferas económica y social, de forma que aporte soluciones inéditas a los problemas y permita así responder a las necesidades de las personas y de la sociedad".

 

En la medida en que ha avanzado la evolución de las diferentes industrias se hizo evidente que la obtención de nuevos conocimientos tecnológicos ha requerido ir más allá de la simple experiencia del personal involucrado en la producción. Surgen entonces los departamentos de investigación y desarrollo (I&D), cuya operación al interior de las empresas se ha consolidado como factor fundamental en la generación de innovación para la organización.

 

Para avanzar en la revisión de los conceptos asociados con el desarrollo tecnológico es necesario recurrir a las referencias aceptadas internacionalmente para la tipificación de conceptos y medición de los insumos y resultados económicos y tecnológicos de la l&D y la innovación, como lo son el Manual de Frascati, el Manual de Oslo y el Manual de Camberra. Según el manual de Frascati [OCDE, 1993], la investigación y desarrollo (I&D) incluye el desarrollo creativo llevado a cabo de forma sistemática para incrementar el volumen de los conocimientos humanos, culturales y sociales y el uso de estos conocimientos para derivar nuevas aplicaciones. Según esto, es claro que la invención-innovación se alimenta del conocimiento resultante de la experiencia acumulativa de las actividades de I&D.

 

La invención y la innovación son complementos, si bien en el corto plazo, esta complementariedad no es perfecta. De hecho es posible que se dé una sin la otra. Pero en el largo plazo, las sociedades tecnológicamente creativas han de ser tanto innovadoras como inventivas. Como lo señala Mokyr [1990; 10], sin invención, la innovación eventualmente habrá de desfallecer y desacelerar su marcha hasta detenerse para obtener un estado estacionario. Sin innovación, los inventores carecerán de un enfoque adecuado y tendrán escaso incentivo para ir tras nuevas ideas.

 

Según en el Manual de Oslo [OCDE, 1997;10], las actividades de innovación de producto-proceso (TPP), se definen como todos aquellos pasos científicos, organizacionales, financieros y comerciales orientados a la implementación de productos o procesos nuevos o tecnológicamente mejorados. Algunos pueden ser propiamente innovativos en sí mismos, mientras que otros pueden no ser novedosos, pero si necesarios para la implementación. El cuadro1 presenta las dos clases de innovación TPP (producto y proceso)

 

Tipos de innovación
Innovación
de producto
Producto
tecnológicamente
nuevo
Un producto tecnológicamente nuevo, es un producto cuyas características principales o usos especificados difieren significativamente en relación con productos previamente elaborados.Tales innovaciones pueden involucrar tecnologías radicalmente nuevas, pueden basarse en la combinación de tecnologías existentes para nuevos usos, o pueden derivarse del uso de nuevos conocimientos.
Producto
tecnológicamente
mejorado
Un producto tecnológicamente mejorado es un producto existente cuyo desempeño ha sido significativamente mejorado o al cual le ha sido incorporado un nuevo avance. Un simple producto puede mejorarse (en términos de mejor desempeño o menor costo) a través del uso de componentes o materiales de alto desempeño; o un producto complejo que consiste de cierto número de subsistemas técnicos integrados puede ser mejorado a través de cambios parciales a uno de los subsistemas.
Innovación tecnológica de proceso
Es la adopción de métodos de producción nuevos o significativamente mejorados, incluyendo métodos de entrega de productos. Estos métodos pueden requerir cambios en el equipamiento, u organización de la producción, o una combinación de éstos cambios, y puede derivarse del uso de nuevo conocimiento. Los métodos pueden estar enfocados a colocar en el mercado productos nuevos o tecnológicamente mejorados, los cuales no pueden ser producidos o puestos en manos de los consumidores usando métodos de producción convencionales, o esencialmente para incrementar la eficiencia de producción o
entrega de productos existentes.
Fuente: Elaborado con base en OCDE [1977; Cap.3]

 

Cabe mencionar que la innovación TPP se distingue de innovaciones organizacionales, la cuales incluyen:

a) la introducción de estructuras organizacionales significativamente diferentes;           

b) la implementación de técnicas administrativas avanzadas y

c) la implementación de directrices estratégicas corporativas nuevas o sustancialmente diferentes.

 

El Cuadro 2 presenta de forma desagregada las alternativas según el tipo de innovación de que se trate.

 

Cuadro 2
Tipos de innovación clasificados de acuerdo con productos,
procesos u organización empresarial
 
Productos existentes
- Nuevas materias primas (por ej. Una chaqueta hecha de una fibra sintética)
Mejoras en la composición de materias primas (por ej. el parabrisas de un vehículo hecho de vidrio de seguridad)
Adaptación a los nuevos requerimientos de un cliente (por ej. Nivel de ruido en una máquina lavadora) - Adaptación a los nuevos productos de los competidores (por ej. empaques reciclables)
Nuevos productos (los productos de unos pueden convertirse en los procesos de otros)
Para nuevos usos: (por ej. Miniaturización de la grabadora de audio condujo al Walkman)
- Para usos tradicionales (por ej. Secado industrial por atta frecuencia)
Nuevos Procesos
Nuevas máquinas (por ej. el robot soldador)
Nuevas tecnologías (por ej, manufactura electrolítica de metales)
Nuevas calificaciones de los operarios (por ej. Mayores muttidestrezas de los operarios como base para una mayor flexibilidad de producción)
Organizacional
- Nuevas estructuras de mercadeo y distribución
Nuevas formas de administrar control de inventarios, producción o logística (por ej. los puntos de ventas de Benetton son abastecidos en tiempo real, debido a la producción just-in-time)
Fuente: Tomado de Bellon y Whittington [1996;14]

 

Cuadro 3
Diferentes tipos de innovación según su grado de incertidumbre
 
Incertidumbre total
- Revoluciones tecnológicas
Alto grado de incertidumbre
- Innovaciones radicales (de productos, procesos
- Complejos procesos de I&D
Grado medio de incertidumbre
- Nueva generación de productos existentes Baja incertidumbre
- Innovación por licenciamiento
Imitación de innovación de producto
Modificación de proceso o producto
- Adopción rápida de procesos conocidos Virtualmente cero incertidumbre - Nuevos modelos
Diferenciación de producto
Adopción lenta de procesos conocidos Mejoras técnicas mínimas
Fuente: Tomado de Bellon y Whittington [1996;13]

 

A esta altura no hay que perder de vista que cualquier esfuerzo innovador tiene implícito un cierto nivel de incertidumbre que da origen a que se dé una situación de riesgo, el cual está implícito en varios aspectos (comercial, intrínseco, personal). Con todo, de la observación del Cuadro 3, en el que se presentan los diferentes tipos de innovación según su grado de incertidumbre, es claro que la innovación no requiere necesariamente un salto tecnológico que cause un cambio radical en la forma de operación del negocio (asociado con alto riesgo) y que sólo pueda ser juzgado en términos de total éxito o fracaso [Bellon y Whittington, 1996]. Dentro del espectro de posibilidades de las actividades de la innovación existen alternativas cuyo riesgo es una función incremental del cambio potencial sobre el estado actual del que se parte en términos de producto o proceso.

 

1.1.3 La Empresa como Agente Generador y Dinamizador de la Innovación

 

Peter Drucker define la innovación como "el cambio que crea una nueva dimensión de desempeño" y en su obra Innovation and Entrepreneurship [1985], este autor pone de relieve el hecho de que innovación y actividad empresarial van de la mano. El Libro Verde de la Innovación [Comisión Europea, CE;1995], considera la innovación como la fuerza motriz que impulsa a las empresas hacia objetivos ambiciosos a largo plazo y la que conduce a la renovación de las estructuras industriales y a la aparición de nuevos sectores de la actividad económica. En este sentido, la empresa innovadora presenta un cierto número de características particulares que pueden reunirse en dos grandes categorías de competencias:

 

• Las competencias estratégicas: visión a largo plazo, aptitud para determinar o incluso anticipar las tendencias del mercado; voluntad y capacidad de recopilar, tratar e integrar la información económica y tecnológica.

 

• Las competencias organizativas: gusto y control del riesgo, cooperación interna entre los diferentes departamentos funcionales y externa con la investigación pública, consultoría, los clientes y los proveedores; implicación de la empresa en el proceso de cambio e inversiones en recursos humanos.

 

La evidencia empírica sugiere que la innovación se encuentra estrechamente vinculada con el desempeño empresarial. Sobre la forma en que la innovación se asocia con un desempeño superior, Geroski [1994; 130]6 sugiere que existen dos visiones alternativas. La primera sostiene que la introducción de nuevos productos o procesos fortalece la posición competitiva en relación con sus rivales. Con todo, la rentabilidad y el crecimiento serán transitorios, y solo duran hasta el punto en que la firma pueda defender su posición sobre sus rivales. La segunda argumenta que el proceso de innovación transforma la firma fundamentalmente mediante el fortalecimiento de sus capacidades internas, haciéndola más flexible y adaptable a las presiones del mercado en relación con las firmas no innovadoras.

 

Dentro de los trabajos que han enfatizado el concepto del posicionamiento competitivo se destaca el trabajo de Porter [1985, 1990], quien divide las actividades de una firma en un conjunto de áreas funcionales cuya razón de ser es la creación de valor, las cuales corresponden a:

 

• logística interna,

• operaciones,

• logística externa,

• mercadotecnia y

• ventas y servicios.

 

En este esquema, cada actividad requiere la adquisición de insumos, recursos humanos, combinación de tecnología, y tiene como soporte una infraestructura de la firma (por ej. en la forma de administración general y financiamiento). En este contexto, como una conjunción de actividades, la empresa igualmente es una conjunción de tecnologías. La tecnología se encuentra involucrada en cada actividad de la cadena de valor, luego el cambio tecnológico puede afectar la competencia a través de su impacto sobre virtualmente cualquier actividad [Porter, 1985;167].

 

La Figura 1 permite apreciar el papel fundamental de la tecnología en las áreas y actividades de la cadena de valor como fuente representativa de diferenciación dentro de las empresas.

 

 

En este orden de ideas, la ventaja competitiva es una función de la eficiencia lograda por las firmas para administrar su sistema de valor y conducirlo precisamente hacia una mayor incorporación de valor en el producto final ofrecido, en lo que es determinante la diferenciación [Porter,1990;40]:

 

Para obtener una ventaja competitiva sobre sus rivales, uno firma ha de ser capaz de proveer un valor al cliente comparable al de sus competidores, pero a la vez ha de realizar sus actividades de una manera más eficiente que éstos (menor costo), o desarrollar actividades de una manera única en la que se cree un mayor valor al cliente que permita percibir una recompensa adicional en términos de precio (premium price) para la firma (diferenciación).

 

El papel clave de la innovación se entiende en la medida en que tal como lo afirma este autor [p. 44] "Una razón prominente por la que las firmas obtienen ventaja competitiva es que éstas adoptan una perspectiva diferente de los competidores, centrándose en un segmento diferente, alterando la cobertura geográfica, o combinando los productos de industrias relacionadas" es decir, innovando.

 

En suma, la innovación busca entonces responder a las necesidades del mercado (clientes), a la vez que apunta a ir por delante del competidor y permanecer allí. Vista de esta forma, más que una opción, en este enfoque la innovación es el componente central de la ventaja competitiva, por lo que una actitud pasiva en este campo tiene todos los ingredientes de una auténtica amenaza la supervivencia misma de las organizaciones. Bellon y Whittington [1996] identifican tres riesgos fundamentales de la no-innovación:

 

• En el primer caso, el mercado puede cambiar rápidamente, por lo que la innovación es esencial para la capacidad de estar listo en el momento justo con el producto que es (con el precio adecuado).

 

• En el segundo caso, tras no innovar, la empresa es condenada a una gradual reducción de su alcance tecnológico, lo que a su vez traerá consigo una reducción de su participación en el mercado (y su participación en el valor agregado).

 

• Tercero, nada garantiza que el nicho ocupado por la empresa no será satisfecho eventualmente por otros productores, listos para imitar o copiar sus productos (especialmente si su ventaja se basa en un producto relativamente simple resultante de una tecnología más bien común).

 

Así, concluyen estos autores que la inactividad es una táctica suicida en un mundo abierto a la competencia. Si bien el comportamiento de los competidores y los clientes es la principal fuente de vulnerabilidad, la empresa en sí puede ser un factor contribuyente en la medida en que "de forma pasiva, ésta observa complacientemente y sin darse cuenta lo que está sucediendo: un deterioro en términos absolutos y relativos de su posición productiva y competitiva" [p.34].

 

1.1.4 Gestión Estratégica de Tecnología para la Competitividad Empresarial

 

Como se ha dicho hasta el momento, a nivel global, el binomio tecnología - competitividad viene reconfigurando las reglas de juego del sector productivo en las economías de los países. En este contexto, el nuevo paradigma tecnológico está trasformando el escenario empresarial [Marcovitch, 1990]. Por un lado, esas nuevas condiciones pueden amenazar la supervivencia de las empresas, pero a la vez promueve la búsqueda de nuevos mercados, vuelve obsoletas las competencias acumuladas, promueve la globalización y estimula la creación de las llamadas empresas de conocimiento [Pineda, 1993].

 

La obtención de rentabilidad de la l&D por parte de la empresa dependerá de la elaboración de una acertada planeación, así como una clara definición de objetivos y estrategias de largo plazo, en los que la inversión en tecnología sea una decisión que responda a la necesidad de hacer frente adecuadamente a la competencia global en sectores productivos competitivos.

 

La definición de objetivos y estrategias deberá formularse de tal manera que la organización domine la variable tecnológica. Esto se alcanza cuando la empresa se compromete a adelantar procesos de asimilación y desarrollo de capacidades tecnológicas, para lo cual se requiere una gestión estratégica de la función de investigación y desarrollo, junto con la promoción interna y externa de un espíritu emprendedor e innovativo.

 

Es así como la gestión tecnológica ha ganado un espacio clave como parte integrante de la estrategia de corto, mediano y largo plazo como elemento clave para mantener competitiva a la empresa moderna. La gestión tecnológica comprende el conjunto de decisiones en la empresa sobre la creación, adquisición, perfeccionamiento, asimilación y comercialización de las tecnologías requeridas por ella. Se ocupa por lo tanto de la estrategia tecnológica de la empresa; de los procesos de investigación y desarrollo, innovación y transferencia de tecnología; de los cambios técnicos menores y de la normalización y control de calidad [Cordua, 1994]. Conceptualmente, la gestión tecnológica puede dividirse en tres grandes áreas (ver Cuadro 4) y dentro de los temas que son de su competencia están:

 

• Cómo integrar la tecnología en los objetivos globales estratégicos de la empresa.

• Cómo entrar y salir de la tecnología de una manera rápida y eficiente.

• Cómo evaluar las tecnologías.

• Cómo gestionar la transferencia de tecnología entre firmas y las organizaciones.

• Cómo reducir el tiempo para el desarrollo de nuevos productos.

• Cómo gestionar y administrar proyectos o sistemas complejos e interdisciplinarios.

• Cómo incrementar la eficiencia de los profesionales técnicos de la empresa.

• Cómo gestionar y administrar el uso de nuevas tecnologías por parte de la empresa.

 

Cuadro 4
 
 
Areas conceptuales de la Gestión Tecnológica
Gestión tecnológica del desarrollo y transferencia de tecnología.
Se refiere a entender el proceso de innovación y la forma en la cual nuevos productos, servicios y procesos de producción pueden ser desarrollados y difundidos. El concepto de innovación tecnológica deberá considerarse como un proceso que consiste en conjugar oportunidades técnicas con necesidades, integrando un paquete tecnológico que tiene por objetivo introducir o modificar servicios, productos o procesos en el sector productivo con su consecuente comercialización.
Gestión tecnológica de la tecnología misma
Se refiere al uso de las habilidades asociadas con el uso eficiente y efectivo de herramientas tecnológicas avanzadas en la manufactura y servicios, haciendo una combinación de estas herramientas dentro del esquema estratégico organizacional y su base de recursos humanos.
Gestión tecnológica con tecnología
Esto es, hacer uso de la tecnología como un recurso estratégico, para así alcanzar formas nuevas y mejores de operar y mantener la competitividad nacional e internacional de la empresa.
Fuente: Elaborado con base en Pineda [1993;164]

 

La definición de gestión tecnológica implica que ésta es una actividad productiva, y un campo emergente de educación e investigación que involucra el proceso de administrar el desarrollo de la tecnología, su implementación y difusión dentro del aparato productivo público y privado. Además implica el manejo del proceso de innovación a través de I&D, lo cual incluye la introducción y uso de tecnología en productos, en procesos manufactureros, y en las otras áreas estructurales y funcionales de la empresa. La gestión tecnológica, por tanto, conecta la ingeniería, la ciencia y la gestión empresarial7.

 

1.1.5 Difusión de la Innovación y Transferencia de Tecnología

 

Junto a los conceptos de invención e innovación, el concepto de difusión de la tecnología ocupa un lugar clave en la caracterización del desarrollo tecnológico, así como en la gestión estratégica de tecnología. Para resaltar la importancia de este aspecto valga mencionar el hecho de que el país origen de la primera invención no es necesariamente el mismo que logra las ganancias de productividad más grandes, las cuales se encuentran más asociadas con su difusión generalizada.8 Así por ejemplo, en el caso de los países en desarrollo, la difusión o la imitación de tecnologías foráneas puede ser de mayor significancia económica que la innovación vía invención propia9.

 

Para decirlo de otra manera, en un momento dado existe una gran brecha entre las tecnologías promedio de un país, y la mejor práctica mundial: la reducción de esta brecha mediante la diseminación de técnicas usadas por productores en la frontera del conocimiento es progreso técnico sin invención. Desde un punto de vista económico, esto quiere decir que puede ser más importante para una nación explotar exitosamente una tecnología que ser el primero en desarrollarla, ello sin perder de vista que en largo plazo innovación e invención son complementos.

 

La difusión de la tecnología es el proceso por el cual las innovaciones son transmitidas de un agente dador a un agente receptor o adaptador de la tecnología. Entendida en su generalidad, una característica de la difusión, es que el dador no necesariamente es consciente de quien está en el lado receptor, mientras que la transferencia de tecnología (TT) -como modalidad de difusión- implica comunicación entre un dador específico y un receptor o grupo de receptores.

 

Los principales elementos del proceso de difusión son la innovación en sí misma, la población de potenciales adoptadores, su proceso de toma de decisión y el flujo de información relacionado con la innovación entre productores y adoptadores. El parámetro clave de discusión del proceso en mención es la tasa de difusión, la proporción de usuarios que adoptan la innovación en el tiempo [Neely y Hii, 1998]. El proceso de difusión se caracteriza por incrementos en el tiempo tanto en el número de empresas que usan o poseen una tecnología (difusión inter empresa) como en el uso más intensivo del uso de la tecnología por parte de la empresa (difusión intra empresa).

 

Por su parte, la TT implica básicamente un flujo de conocimiento, infraestructura, equipos y/o capacidades; es decir, el "paso" de una tecnología de una entidad a otra. Vista de esta forma, la TT requiere: un recurso tecnológico (tecnología, equipo o know-how), un usuario (Pymes, gran industria, entidad pública, etc.) una interfase o intermediario, (laboratorio, centro de I&D, etc.) cuya función es la de vincular a los dos primeros. Además de la interacción entre sus elementos, la TT lleva implícitas consideraciones en relación con patentes, Copyrights, derechos de autor, y registro de marcas.

 

La tecnología puede ser transferida a través de cuatro mecanismos de mercado ampliamente definidos [Bonomo et al.;9]:

 

• Ventas de productos con contenido tecnológico implícito

• Arreglos contractuales, incluyendo el licenciamiento

• Cooperación y acuerdos para compartir información como parte de alianzas estratégicas

• Adquisición y aplicación de destrezas, capacidades y know how a través de inversión extranjera directa

 

A su vez, la tecnología puede ser transferida en forma de información pura, en lo que se conoce como transferencia de tecnología no-incorporada (disembodied). Esto cubre patentes, invenciones no patentadas, licencias, divulgación de know-how, marcas registradas, diseños, patrones de diseño y otros servicios computacionales, científicos y técnicos relacionados con la implementación de tecnologías de producto-proceso [OCDE;40]. También, la tecnología puede encontrarse ya incorporada (embodied) en la medida en que está implícita en la forma de un producto, máquina, proceso o persona; lista para ser transferida. Incluye la adquisición de maquinaria y equipo de superior desempeño tecnológico (incluyendo software integrado) relacionados con innovaciones de producto o proceso adelantadas por la empresa.

 

En general, las empresas pueden recurrir al uso de factores que facilitan la TT, vía productos, procesos o personal a través de fronteras organizacionales e internacionales. Estos factores se clasifican ampliamente en factores vinculantes intra-empresa e inter-empresa [Keller y Chinta, 1990]. Los factores vinculantes intra-empresa (en el caso de TT entre dos o más establecimientos de una misma empresa, como en el caso de una multinacional) pueden ser obtenidos a través de estrategias de crecimiento tales como la expansión internacional de productos o servicios existentes. Así, una corporación multinacional puede transferir inicialmente un producto a otro país, y entonces transferir el proceso de manufactura y luego cierto personal de apoyo10.

 

Los factores vinculantes inter-empresa pueden tomar diferentes formas. Una de las formas más evidentes es un joint venture en donde dos o más firmas se unen en una empresa de riesgo para transferir un producto o proceso de manufactura entre fronteras. El licenciamiento de una firma en el país anfitrión es otra manera popular de transferencia11. En adición, vale la pena tener en cuenta que en muchos casos la misma compatibilidad cultural entre organizaciones contribuye a mejorar de hecho la recepción de TT12 [Keller y Chinta, 1990;40].

 

Algunas veces, la tecnología puede difundirse de forma tal que el flujo de información no necesariamente es conocido, o incluso deseado por el dador, en lo que se conoce como escapes de tecnología (technology leakages) a través de canales en los que algunos, o todos los elementos esenciales de una tecnología son transmitidos de una entidad o persona a otra [Mansfield, 1985]. Existen cuatro categorías consideradas en la literatura [Bonomo et al., 1998; 10]:

 

• Ingeniería reversa13 de productos que llevan implícita cierta tecnología

• Movimientos de capital humano, principalmente a través de ingenieros y científicos y personal técnico que rotan entre empresas.

• Difusión de la información a través de publicaciones profesionales e interacciones personales en conferencias, encuentros y reuniones de personal técnico, científicos e ingenieros en los que se intercambia información.

• Inteligencia, e incluso espionaje industrial, que resulta a menudo en la sustracción de ideas, estrategias o información técnica.

 

Otra consideración adicional es que la adopción de tecnología ha de apoyarse en un cuidadoso análisis de su impacto en la organización. Así por ejemplo, para Stoneman y Diederen [1994], una tasa de difusión demasiado rápida puede llevar a que las empresas que adopten una tecnología antes de que su adopción sea rentable, o que adopten una tecnología que actualmente no está lo suficientemente bien desarrollada (o cuyo precio es muy elevado hoy), lo hagan a expensas de adoptar una tecnología más desarrollada o más barata en el futuro. Por tanto, si las tecnologías son adoptadas antes de que se hayan vuelto rentables, entonces muy posiblemente no contribuirán a mejorar la competitividad; asimismo, según los autores, si la adopción de hoy retarda la adopción de tecnología mañana, la competitvidad actual se consigue a expensas de la competitividad futura.

 

Algunos autores como Keller [1996] resaltan el papel de la "capacidad de absorción" tecnológica de una economía. Para este autor, La forma más importante para que los países en desarrollo logren acceder a la tecnología es a través del estrechamiento de vínculos globales. Los vehículos relacionados con el comercio, principalmente importación de productos manufacturados y especificaciones de diseño y asistencia técnica de compradores foráneos son importantes para la transferencia de tecnología. Pero las ganancias del crecimiento sostenido solo siguen si en adición a la llegada de nuevas tecnologías también es acumulado conocimiento (capital humano) en el país receptor a una mayor velocidad que antes del cambio del régimen comercial. Así por ejemplo, tras el estudio del exitoso desarrollo tecnológico en varios países del este de Asia se concluye que es necesario invertir una buena cantidad de tiempo y esfuerzo para adquirir nueva tecnología, aún cuando esta no sea inventada sino únicamente copiada, imitada o resultante de ingeniería reversa, por que siempre habrá de ser necesario obtener cierto entendimiento de la tecnología [Keller, 1996;202].

 

1.1.6 Factores que Facilitan la Innovación

 

Las sociedades tecnológicamente creativas, tanto en el pasado como en el presente pueden definirse como aquellas generadoras de innovaciones cuyos beneficios sobrepasan los costos de investigación y desarrollo. Para que se dé la existencia de sociedades tecnológicamente creativas, se requiere que se satisfagan simultáneamente diversas condiciones; así, la invención depende de factores que determinan el comportamiento individual, en la medida en que el inventor enfrenta en gran parte solo el intento de hacer funcionar algo. Pero también, la innovación requiere la interacción con otros individuos, depende de instituciones y mercados, es por tanto de naturaleza ampliamente social y económica [Mokyr, 1990;Cap. I]14.

 

En su estudio de los determinantes de la capacidad de innovación de los países, Stern, Porter y Furman [2000] distinguen tres vertientes en la literatura para este tipo de análisis (Ver Cuadro 5): los modelos de crecimiento basados en el conocimiento y las ideas, el enfoque de clusters y la literatura de sistemas nacionales de innovación.

 

Cuadro 5
 
Vertientes de Análisis de los determinantes de la Innovación Nacional
Crecimiento basado en el Conocimiento [Romer, 1990]
La tasa de producción de nuevos conocimientos e ideas es una función del número de trabajadores del sector productor de conocimiento (en contraposición al sector productor de bienes finales), y el acervo de conocimiento disponible a estos investigadores. La participación relativa del sector productor de conocimiento en la economía es una función del mercado laboral del sector l&D; la asignación de recursos al sector de ideas depende de la productividad de la I&D y el retomo económico privado de las nuevas ideas. La productividad de la generación de nuevo conocimiento es sensible al acervo de ideas descubierto en el pasado.
Enfoque de Clusters [Porter, 1990]
Porter enfatiza los fundamentos microeconómicos de la innovación al interior de clusters industriales nacionales; esta relación depende de interacciones sutiles entre el abastecimiento de insumos y las condiciones locales de demanda, la presencia y orientación de industrias relacionadas y de apoyo así como de la naturaleza de la rivalidad competitiva local. Al centrarse en el análisis de clusters industriales (por ejemplo. tecnología de la información) más que en segmentos industriales individuales (por ejemplo, imprentas), esta perspectiva resalta cómo la tasa de innovación depende críticamente tanto de la propagación de desbordes de conocimiento (spillovers) y la naturaleza de las interdependencias tecnológicas entre sectores relacionados.
Sistemas Nacionales de Innovación [Lundvall, 1992]
La literatura de sistemas nacionales de innovación se basan en una serie de elaboradas descripciones de la organización de la innovación en países específicos, tiende a enfatizar el papel del entorno nacional general de política (por ejemplo, la propiedad intelectual o la política comercial), el sector educativo, así como las instituciones idiosincráticas que afectan la innovación pero para las cuales la comparación internacional no es fácil (por ejemplo, la normatividad de agencias especializadas de financiamiento en países individuales).
Fuente: Construido con base en Stern, Porter y Furman [2000]

 

Estos autores introducen el concepto de capacidad nacional de innovación definido como el potencial de la economía -como entidad económica y política- para producir una corriente de innovaciones relevantes en el campo comercial. La capacidad innovadora depende en parte de la sofisticación tecnológica de una economía y su fuerza de trabajo, pero también de un arreglo de inversiones y cursos de acción acometidos por parte del sector privado.

 

En este enfoque, la capacidad de innovación se encuentra relacionada con (si bien es distinta de) los avances científicos y técnicos no comerciales, que no necesariamente involucran la aplicación de nueva tecnología. Las diferencias en la capacidad nacional de innovación reflejan la variación en geografía económica {por ejemplo, el nivel de spillovers entre firmas) y la política de innovación (por ejemplo, el nivel de apoyo público a la investigación básica o la protección legal a la propiedad  intelectual) [Stern, Porter y Furman, 2000;10]

 

A nivel de firma, y siguiendo a la OCDE [1997; Cap. 3], la capacidad tecnológica de una firma se encuentra parcialmente implícita en su fuerza laboral. Los empleados altamente calificados son un activo clave para la firma innovadora. En esto, un aspecto particularmente importante en la acumulación de conocimiento es la adquisición de destrezas y habilidades como el resultado combinado de procesos de entrenamiento formales y aprendizaje mediante la práctica, el uso y la interacción (learning by doing, using and interacting). A su vez, la innovación también depende de las características de la firma: la estructura de su fuerza laboral e infraestructura (destrezas, distribución por departamentos), su estructura financiera, su estrategia de mercados, competidores, alianzas con otras firmas o con universidades, y sobre todo su organización interna. Muchos de estos aspectos son complementarios. Una estructura particular de calificación del personal irá mano a mano con un tipo de estrategia particular, estructura financiera, etc. [Freeman, 1994;473].

 

Para Neely y Hii [1998], la capacidad innovativa de una firma se refiere al potencial de esta firma para generar resultados de innovación. Este potencial depende de las inter-relaciones de sinergia entre la cultura de la firma, los procesos internos y el ambiente externo (Cuadro 6).

 

Cuadro 6
 
Elementos facilitadores de la Capacidad de Innovación de las Firmas
1. CULTURA
Un claro sentido de la misión y los objetivos es una característica común entre las empresas innovadoras. Su estrategia es el resultado de una cuidadosa reflexión y clara articulación. La innovación es una parte coherente de la estrategia. La filosofía empresarial es de mejoramiento continuo guiado por la satisfacción total del cliente y por gerencia de la calidad total (TQM).
Las compañías innovadoras adoptan un enfoque basado en el trabajo en equipo, abierto, multifuncional y multinivel, enfocado a proyectos y a la solución de problemas. Desde los niveles más bajos, son fortalecidas las capacidades de los empleados (empowered). En términos de liderazgo, el gerente demuestra un compromiso personal con la innovación, se caracteriza por su visión y entusiasmo y estimula el cambio y la sunción de riesgos. Una constante comunicación con los clientes, abastecedores, inversionistas y empleados es la norma. La estructura organizacional de las compañías innovadoras en general tiende a ser más plana. El entorno se caracteriza por su apertura y constantemente se solicita la retroalimentación de los accionistas.
2. PROCESOS INTERNOS
Generación y captura de ideas
Las compañías innovadoras generan y capturan nuevas ideas. Los mecanismos de sugerencias por parte de los empleados son instituidos como mecanismos para la captura interna de ideas. Las ideas exitosas son recompensadas y los fracasos son vistos como parte del proceso de aprendizaje. Externamente, las compañías innovadoras ven en consumidores y abastecedores una fuente potencial de ideas. Se estimulan los contactos entre l&D, diseño y producción, ventas y mercadeo y clientes.
Revisión e implementación
Se desarrollan sistemas de selección con el fin de identificar prioridades entre los diferentes proyectos para asegurar que son canalizados los suficientes recursos para llevar las mejores ideas hacia su explotación. Este proceso de selección generalmente requiere de funciones relevantes como las de l&D, producción, ventas y mercadeo, así como los clientes. Se identifican los proyectos con potencial de desarrollo posterior. La revisión sirve como un foro para debatir los desarrollos existentes y los asuntos que puedan impactar a la firma en algún punto del tiempo. En términos de implementación, las compañías innovadoras designan proyectos campeones y a la vez equipos multi-area y multi-funcionales para conducir los proyectos.
Medidas de desempeño
Las compañías innovadoras verifican constantemente su progreso. mediante la medición con arreglo a referentes seleccionados. Se establecen objetivos claros, y respecto a los competidores se establecen parámetros de benchmarking en las áreas de satisfacción del cliente, tendencias de ventas y participación en el mercado, oportunidad para el desarrollo de productos, número de nuevos productos introducidos e l&D.
Aprendizaje
El conjunto de habilidades y destrezas (skills) del personal a todos los niveles es crucial para la habilidad de innovar. El entrenamiento continuo y el desarrollo de personal a todos los niveles son prácticas comunes en las compañías innovadoras.
3. AMBIENTE EXTERNO
Clientes, competidores. abastecedores
Las compañías innovadoras son proactivas en el enfoque adoptado en relación con los consumidores. La satisfacción del consumidor es el factor conductor clave. Asimismo, estas compañías conocen sus mercados y referencian (benchmark) su desempeño versus el de la competencia y la mejor práctica en el mundo, sin Importar las función de que se trate. Estas compañías innovadoras desarrollan un fuerte relacionamiento con los abastecedores y se involucran activamente en partnership sourcing*.
Socios estratégicos
Las compañías innovadoras buscan establecer una activa colaboración con otras compañías y el sector académico para maximizar el conocimiento y minimizar el riesgo.
Inversionistas
Los inversionistas juegan un papel crucial en el proceso de innovación. Las compañías innovadoras sostienen un diálogo regular con los inversionistas, informándolos sobre sus actividades de innovación, asegurando así niveles de confianza y relaciones de largo plazo con los inversionistas.
Gobierno
Las compañías innovadoras tienden a considerar a la regulación (que no sobre-regulación) de una forma positiva. Son conscientes de los propósitos de la legislación que podría afectarlos y participan en la fijación de estándares y en la regulación de procedimientos. Tienden a trabajar en grupo con el gobierno.
• Partnership sourcíng.Trabajo cercano con un conjunto de abastecedores seleccionado.
Fuente: Tomado de Neely y Hii [1998;24]

 

A nivel nacional, una revisión de la literatura plantea que entre los factores que estimulan la innovación se encuentran [Dodgson y Bessant, 1996]:

 

• Políticas gubernamentales efectivas hacia joint-ventures de base tecnológica y "offsets"

• Protección legal de derechos de propiedad intelectual

• Existencia de un régimen regulatorio que estimule objetivos, en vez de estándares de fado

• Gestión tecnológica fuertemente competente dentro de las empresas

• Receptividad hacia know-how externo dentro de las firmas

• Intermediarios entre oferentes y demandantes, que suministran un conjunto de instituciones puentes

• Disponibilidad de capital semilla, y de riesgo

• Empresas experimentadas en articulaciones con otras empresas: clientes, oferentes, competidores en el largo plazo, relaciones basadas en la confianza mutua

• Número de empresas líderes y progresivas en sectores claves preparadas a generar efectos demostración al resto de la industria

• Movilidad de los trabajadores entre la empresa y dentro de ellas, y entre las empresas y la base de ciencia

• Existencia de redes de apoyo en ambientes locales y regionales

• Buena infraestructura de tecnologías de información y comunicación.

 

1.1.7 Sistemas Nacionales de Innovación

 

El primer uso del término Sistema Nacional de Innovación (SNI)- se atribuye a Bengt-Ake Lundvall [1992]. Sin embargo, tal como lo señala el mismo Lundvall, el origen de este planeamiento se remonta a los escritos de Friedrich List [1841] y sus conceptos alrededor de lo que llamó 'Sistema Nacional de Política Económica', el cual podría identificarse con el SNI.

 

El enfoque de los SNIs es muy útil a la hora de analizar los caso históricos de algunos países en el desarrollo de capacidades tecnológicas; a la luz de ésta teoría, las firmas innovadoras son analizadas en el contexto de las instituciones externas, políticas del gobierno, competidores, abastecedores, clientes, y prácticas sociales y culturales que afectan su operación15.

 

En un detallado análisis sobre el papel del SNI, definido como "una red de instituciones, en el sector publico y privado, cuyas actividades e interacciones inician, importan, modifican y difunden nuevas tecnologías", Dodgson y Bessant [1996] enfatizan la necesidad de adoptar un concepto de política de innovación que incluya las siguientes características:

 

• Políticas de innovación ambiciosas.

• Las políticas de innovación que tengan como objetivo mejorar la capacidad {endógena y exógena} de innovación de firmas, redes de instituciones, industrias y toda la economía

• La política de innovación es un proceso, el cual incluye flujos de tecnología e información entre los múltiples actores, empresas de todos los tamaños e institutos de investigación públicos y privados facilitando su interacción.

 

En este contexto, los SNIs tienen la principal función de actuar como ente facilitador de la difusión de tecnología y estimulador de "la transferencia de ciencias" así como de nuevas tecnologías.

 

El Cuadro 7 presenta, con base en la síntesis de la literatura que hacen Archibugi y Michie [1997]16 los componentes clave que definen la estructura de los Sistemas Nacionales de Innovación.

 

Cuadro 7
Aspectos clavé en el funcionamiento de los Sistemas Nacionales de Innovación
 
Educación y aprendizaje
La educación y el aprendizaje son componentes vitales del desarrollo económico.A pesar de la difusión internacional de la educación y del creciente número de estudiantes en universidades del extranjero, la educación generalmente no deja de ser un asunto nacional.
Capacidades científicas y tecnológicas
El nivel de recursos dedicados por cada nación a las I&D formal y otras actividades relacionadas con la Innovación (tales como el diseño, ingeniería, aprovisionamiento, etc.) representa las características básicas de los SNIs.
Estructura Industrial
Las firmas son los agentes principales de la innovación tecnológica. La estructura industrial de una nación condiciona ostensiblemente la naturaleza de sus actividades innovadoras.
Fortalezas y debilidades en ciencia y tecnología
Cada país tiene sus fortalezas propias y debilidades en diferentes campos de la ciencia y la tecnología... Existen vares determinantes de la especialización nacional en ciencia y tecnología, incluyendo el tamaño del país, la intensidad en l&D, la estructura de mercado y la división internacional del trabajo. La especialización resultante en ciencia y tecnología puede influenciar el desempeño económico nacional.
Interacciones al interior del sistema de innovación
La propensión de las diferentes instituciones para coordinar sus actividades e interactuar con otros actores difiere ampliamente entre países. Los gobiernos interactúan considerablemente con las grandes firmas domésticas. En otros países, las firmas de menor tamaño se han destacado por compartir su experiencia y cooperar en tomo al desarrollo de una estrategia competitiva común.., tales interacciones a menudo permiten multiplicar los efectos de la innovación emprendidos a nivel nacional e incrementar su difusión; su ausencia puede obstruir la efectividad de los recursos dedicados a ciencia y tecnología.
Absorción del exterior
Algunos países, en especial en el tercer mundo, se han beneficiado por la transferencia de tecnología bilateral. Con todo, una lección general extraída de la investigación reciente confima..."No hay transferencia de tecnología que pueda ser efectiva sin un esfuerzo endógeno de adquirir tal tecnología".
Fuente: Elaborado con base en Neely y Hii [1998]

 

Una observación de las tendencias recientes de los Sistemas Nacionales de Innovación en sus aspectos funcionales, permite apreciar que su enfoque se halla dirigido hacia:

 

• Aproximación sistémica a la innovación

• Formación de redes

• Desarrollo de intermediarios

• Regionalización y descentralización

• Formación en las empresas de "capacidades" y de "recursos" de innovación

 

Hoy en día es posible explicar la supremacía tecnológica de los Estados Unidos en gran medida por el desempeño de su SNI. De acuerdo con Sachs y Wamer [2000;20], los principales factores que subyacen detrás de la fortaleza tecnológica norteamericana contemporánea son:

 

• En primer lugar, el gobierno de los Estados Unidos, junto con instituciones privadas y filantrópicas proporciona una amplia financiación a la investigación científica básica en los Estados Unidos. Actualmente, los fondos federales destinados a la investigación y desarrollo han llegado a cerca de US $85 mil millones, o un punto porcentual del PIB. Estos gastos han provisto recursos semilla para ciencias básicas en muchas áreas cruciales -incluyendo tecnología de la información (Internet, por ejemplo, empezó como un proyecto del Departamento de Defensa), biotecnología y ciencias de los materiales. Estos desembolsos apoyan un vasto campo de actividades de investigación en laboratorios del gobierno, así como en instituciones académicas, las cuales se encuentran estrechamente vinculadas al proceso de mejoramiento de la tecnología de las firmas existentes17.

 

• En segundo lugar, los Estados Unidos han desarrollado una serie de métodos innovadores para vincular el emprendimiento de negocios intensivos en I&D con las universidades que desarrollan investigación científica básica. Quizás más importante, el sistema educativo de los Estados Unidos ha creado las condiciones para la participación de docentes en empresas de I&D del sector privado, y ha permitido que las universidades posean patentes para productos desarrollados por sus profesores. Los derechos sobre las patentes poseídas por las principales universidades proporcionan un flujo significativo de fondos a estas instituciones.

 

• En tercer lugar, los Estados Unidos cuentan con un sistema de capital de riesgo notablemente vigoroso, el cual moviliza millardos de dólares de capital financiero para el desarrollo y comercialización de nuevos productos. Más aún, desde la desregulación

de sectores claves de infraestructura en los Estados Unidos (transporte, energía y comunicaciones) y el quiebre de los monopolios tales como AT&T en los 1980, nuevas empresas con nuevas tecnologías han sido capaces de desafiar a los viejos gigantes, liderando el proceso de "destrucción creativa" en el que las nuevas tecnologías suplantan a las antiguamente establecidas.

 

En el viejo continente, la Comisión Europea ha diseñado el Primer Plan de Acción paro lo Innovación en Europa: Innovación para el crecimiento y el empleo [1997], y en el se señala la existencia de un amplio acuerdo sobre:

 

• El hecho de que "actuar por la innovación es ante todo un acto que es en primer lugar responsabilidad de los ciudadanos, la industria y de las autoridades, nacionales, regionales y locales".

 

• "La necesidad de una aproximación global al problema, incorporando los aspectos tecnológicos, capacitación, desarrollo de capital de riesgo y un ambiente legal y administrativo propicio".

 

En este sentido, el Plan identifica tres áreas prioritarias:

 

• Fortalecer la cultura de la innovación

• Establecer un marco que conduzca a la innovación, y

• Una mejor articulación entre la investigación y la innovación

 

Es claro que un SNI es mucho más que una red de instituciones de apoyo ala I&D. Un SNI involucra relaciones de red entre firmas, y especialmente vínculos entre usuarios-productores de todos los tipos, así como de incentivos y sistemas de apropiabilidad, relaciones laborales y un amplio rango de instituciones que jueguen un papel creador y fortalecedor de vínculos entre éstas, tal como los Fraunhofer Institutes en Alemania, el MITI en Japón, o las Cooperative Research and Development Associations en los Estados Unidos [Stern, Porter y Furman, 2000].

 

De todo el análisis resalta el papel clave de la difusión de la innovación para el desarrollo de la competitividad de un país. Valga decir que en términos de un SNI, los procesos de difusión e implementación se ven ampliamente fortalecidos si se da una retroalimentación de los usuarios de tecnología hacia los generadores de conocimiento. En el caso de los países en desarrollo, las instituciones que realizan la investigación, incluyendo las universidades, carecen de o han tendido a ignorar la Información acerca de las necesidades de las empresas públicas y privadas, usuarios finales de su producción. En este sentido, Mansfield [1991] enfatiza la importancia crucial de incentivos para que los investigadores tengan en cuenta las necesidades de los usuarios.

 

Por otra parte, estudios empíricos sobre la adopción de nuevas tecnologías en los países en desarrollo a menudo han identificado la carencia de acceso al crédito como barrera crítica a la innovación. Dado que en algunos casos el costo del crédito puede sobrepasar ostensiblemente los beneficios obtenidos (de cualquier tipo), parte de la solución para sobreponer los obstáculos financieros pasa por el mejoramiento de la intermediación financiera, la cual, en los países en desarrollo a menudo no cuenta con suficientes condiciones para operar de forma eficiente [Fry, 1988]18,

 

CONCLUSIÓN

 

Es un hecho que hoy en día los sistemas económicos han venido adoptando la característica de "intensivos en conocimiento" mucho más que en el pasado. Esto ha hecho que la producción y uso de conocimiento se encuentren en el núcleo de las actividades intensivas en valor agregado, y que la innovación se encuentre en la base de las estrategias de las firmas y las naciones para el crecimiento y la competitividad. En este contexto, el conocimiento es un insumo, que se combina con capital, trabajo y otros insumos para producir bienes y servicios siendo así una fuente de productividad total de los factores. Pero el conocimiento es también un producto del conocimiento existente y de inversiones en actividad innovativa.

 

Una tipología funcional para el análisis del cambio técnico es la provista por la trilogía schumpeteriana: invención (la generación de nuevas ideas), innovación (el desarrollo de estas ideas a través del uso o explotación en el mercado de una tecnología) y la difusión (la dispersión de la nueva tecnología a lo largo de su mercado potencial). Valga mencionar que la innovación no se encuentra asociada únicamente con grandes cambios tecnológicos y por tanto no puede ser reducida a los avances más espectaculares,tales como naves espaciales, desarrollo de nuevos materiales o desarrollo de multimedia de última generación. Al contrario, en la actualidad se ha convertido en una actividad en la cual todo negocio ha de estar involucrado, explícita o implícitamente.

Según diversos análisis adelantados en firmas innovadoras, la innovación mejora el desempeño de las firmas dado que el resultado de las actividades de innovación hace a una firma más competitiva, a la vez que el proceso de innovación transforma las capacidades internas de una firma. La gran velocidad del cambio tecnológico y la rápida acumulación de nuevos conocimientos significan que las firmas que no sean capaces de incorporar nuevos conocimientos tienen un rezago fundamental en términos

 

de productividad y competitividad. Investigaciones académicas, estudios directos y evidencia indirecta de estudios de productividad han coincidido en el reconocimiento de que si bien la gran mayoría de firmas no hacen innovaciones radicales, ciertamente todas pueden y deben hacer por lo menos, innovaciones incrementales o esforzarse por adoptar nuevos productos y procesos ideados por otros en ausencia de invención propia; ello obviamente sin perder de vista que en el largo plazo innovación e invención son complementos.

 

Dada la complejidad y el alcance de la innovación como proceso desarrollado al interior de las organizaciones y con el concurso de las más diversas funciones, en el campo gerencial se ha abierto paso el concepto de gestión de la innovación, cuya aplicación, una vez es reconocido el papel de la innovación en la administración de la empresa es hoy una necesidad; esto en la medida en que permite al negocio internalizar el proceso de innovación y la forma en la cual nuevos productos, servicios y procesos de producción pueden ser desarrollados y difundidos.

Es claro que la innovación es una actividad compleja y diversificada, con muchos componentes que interactúan entre sí al nivel nacional y organizacional. La innovación, entendida como la aplicación exitosa de conocimientos o técnicas de nuevas formas o para nuevos propósitos, tiene que ver con la organización de un negocio para explotar nuevas oportunidades rentablemente. La innovación es clave para todos los negocios, bien sea que estos usen o no alta tecnología.

 

La innovación requiere una actitud mental que siempre busca mejorar, responder a las necesidades del cliente, que apunta a ir por delante del competidor y permanecer allí; en este sentido más que una opción, la innovación es hoy una necesidad imperiosa para garantizar la supervivencia en mercados globales turbulentos y con dinámicas cambiantes.

 

1.
En este orden de ideas, habría también que resaltar el modelo de Leontieff [1966], quien trató de explicar los cambios en las relaciones de producción intersectorial con los llamados coeficientes técnicos, resultantes de la matriz inversa de las tablas insumo-producto de los países.
2.
En su trabajo, Romer [Op. cit] incluye una completa reflexión sobre este aspecto. En términos de política pública, esta característica implica por parte de los gobiernos la necesidad de acometer políticas de ciencia y tecnología, concebidas como respuesta a la disminución en los incentivos y otras fallas de mercado como el riesgo y los costos de transacción que afectan la innovación.
3.
En este sentido, el trabajo de la vertiente económica "neo-schumpeteriana" o "evolucionaria" se basa en los postulados fundamentales de Schumpeter (y Marx) según los cuales el capitalismo es un sistema económico caracterizado sobre todo por la conmoción causada con las innovaciones técnicas y organizacionales.
4.
Así, para Schumpeter, la invención no implica innovación, siendo la innovación la que confiere al capitalismo sus elementos dinámicos.
5.
Por ejemplo, tres inventos principales en la industria de los semiconductores (el transistor [1947], el circuito integrado [1959] y el microprocesador [1971]) dieron lugar a un gran número de nuevas generaciones sucesivas de tecnología en áreas como el procesamiento de datos, unidades de memoria, etc.
6.
Citado por Neely y Hii [1998:29]
7.
"Para planear, desarrollar e implementar capacidades tecnológicas y configurar y conseguir los objetivos estratégicos y operacionales de una organización".Ver TFMT, [1987].
8.
Baumol [19901 provee ejemplos descriptivos de economías en las que se hicieron grandes invenciones, a lo que no siguió un crecimiento sostenido. Aunque hubo una producción directa de conocimiento en esas economías, hubo muy poco esfuerzo dedicado a imitar e implementar estas ideas ya que a menudo, los sistemas sociales de esas economías desestimulaban la  implementación de éstas. Quizás el caso más persuasivo es el caso de la -- antigua China, que a pesar de ser la cuna de muchos inventos (como la pólvora o el papel), las remuneraciones más sustanciales en riqueza y prestigio eran conferidas a la burocracia de letrados (en materias como el confucionismo caligrafía, etc.), mientras que las empresas de negocios eran vistas con cierta desaprobación social.
9.
En la metodología seguida por el Foro Económico Mundial en la última edición del Reporte Global de Competitividad para la obtención del índice de tecnología de los 59 países estudiados, un país está en mejor posición en la medida en que "la economía se distinga por ser innovadora en sí misma o por la activa atracción de Transferencia de Tecnología a su interior". Países como Singapur, Irlanda. Luxemburgo, México y Brasil son ejemplos de economías que si bien no se destacan por un desarrollo de capacidades inventivas propias de clase mundial, si han logrado atraer para si con éxito flujos considerables de TT, lo que les permite estar en primeras posiciones en el ranking tecnológico.
10.
Por ejemplo, Honda exportaba inicialmente sus vehículos a los Estados Unidos. Luego transfirió plantas de manufactura, y finalmente exportó automóviles hechos en los Estados Unidos para ser vendidos en Japón.
11.
Así por ejemplo, en diversos procesos de manufactura, algunas partes subensambladas son elaboradas en el país origen para ser ensambladas en productos finales en el país anfitrión. Esta modalidad generalmente incluye el suministro de personal para contribuir con el proceso de IT.
12.
Un ejemplo es el caso de Japón, Corea del Sur y Taiwan en las industrias electrónica, de fabricación de vehículos y acero, por ejemplo.
13.
El término ingeniería reversa se refiere a las actividades emprendidas para determinar cómo funciona un producto, o para aprender las ideas y absorber la tecnología empleada originalmente en el desarrollo de un producto. La ingeniería reversa es un enfoque sistemático para el análisis del diseño de artefactos o sistemas existentes y puede usarse para el estudio del diseño de un proceso o como el paso inicial para su rediseño.
14.
Los factores considerados por este autor incluyen: esperanza de vida, nutrición, disposición a asumir riesgos, entorno geográfico, desempeño pasado, costos laborales, ciencia y tecnología, religión, valores sociales, instituciones y derechos de propiedad, resistencia a la innovación, política y estado, guerra, apertura a nueva información, factores demográficos.
15.
Para una revisión de las condiciones que explican la eficiencia de los SNI en los casos de países como Alemania, Estados Unidos, Japón y Corea, ver Freeman [1995] y Nelson y Wright [1992].
16.
Citado por Neely y Hi [1998; 19]
17.
Ya desde el periodo entre la 1 y II Guerra Mundial , esa coordinación estaba bien avanzada a un alto grado de refinamiento, en cuanto los currículos de las instituciones educativas llegaron a estar estrechamente adaptados a los requerimientos de las "posiciones" que los graduados asumirían y viceversa. Al respecto, Nelson y Wright [1992] citan como ejemplo, al MIT, que desde 1919 lanzó su programa cooperativo en ingeniería eléctrica, un programa que dividía el tiempo de los estudiantes entre cursos en el Instituto y tiempo en General Electric, quien contrataba la mitad de los estudiantes luego de su graduación. A este programa se unieron AT&T, Bell [abs, Western Electric y otras firmas.
18.
Citado por Blackman [1999]
Comentarios (0) | Comente | Comparta c