Retrato de Jaime
  • 1929
  • Óleo sobre tela
  • 46,8 x 36,6 cm
ANTERIOR SIGUIENTE

AP2951

Retrato de Jaime

Andrés de Santa María


Jaime sostiene en sus manos una manzana. Lleva puesta una camiseta amarilla y unos pantalones azules con tirantas. El pelo rubio le llega hasta la mitad de la frente; sus ojos azules, piel blanca y labios rojos contrastan con los colores de su ropa y con el de la fruta. Del mismo modo, el fondo gris resalta la figura del niño, cuya mirada al frente involucra al espectador, a quien parece ofrecerle el fruto con su mano. Retrato de Jaime es una obra del pintor bogotano Andrés de Santa María. En este óleo el artista despliega su audacia pictórica y muestra su cercanía con el lenguaje vanguardista europeo. Se destaca, en primer lugar, el uso de colores primarios y luminosos en la mayor parte del cuadro. La masa pictórica revela cambios en la manera como Santa María asume la pintura, se aleja de pinceladas suaves y balanceadas de sus obras previas y, por el contrario, hace uso de la espátula para crear un empastado denso en color, con un evidente gusto por los contrastes entre la luz y los pigmentos. En esta obra también se destaca su manera de abordar los detalles. Mientras la fruta está fielmente definida, el fondo parece inacabado. Andrés de Santa María es considerado el primer postimpresionista firme y decidido que tuvo América Latina. Viajó a Europa con su familia cuando era un niño de tres años de edad y volvió al país cuando tenía 33, con el título de pintor formado en París. Debido a que su trabajo planteaba algunos problemas propios del arte moderno, la recepción de su obra en el ámbito local fue un proceso lento y lleno de resistencias. Durante la última década del siglo XIX el panorama de las Bellas Artes en Colombia, particularmente el de la pintura, mostraba una especial preocupación de los artistas por exaltar el espíritu patriótico, recurriendo a los héroes y batallas plasmados en cuadros, monumentos y estatuas. El carácter marcadamente ideológico del arte del momento se evidencia en el compromiso de los artistas en la construcción del naciente Estado-nación. Al no entrar en estas mismas lógicas, la propuesta de Santa María resultaba novedosa para la época.

Salir de zoom