Virgen de Chiquinquirá
  • Siglo XVII
  • Óleo sobre tela
  • 103 x 125 cm
ANTERIOR SIGUIENTE

AP0332

Virgen de Chiquinquirá

Baltasar de Vargas Figueroa


En 1560, el encomendero Antonio de Santana encargó una imagen de Nuestra Señora del Rosario que fue ubicada en 1562, en la capilla de Suta. Debido al deterioro de los materiales, esta fue trasladada a un oratorio en la aldea de Chiquinquirá en 1578, donde la cuñada de Antonio de Santana, junto a una criada, se encargó de repararla. La leyenda cuenta que a causa de sus súplicas, el 26 de diciembre de 1586, la obra se renovó desprendiendo una intensa luz. A partir de entonces, la imagen se reprodujo a lo largo y ancho del reino. La pintura original es una de las más antiguas y una de las pocas que subsisten del siglo XVI. La pintura es atribuida a Baltasar Vargas de Figueroa (1629-1667), descendiente del pintor neogranadino Gaspar de Figueroa, formado en el taller de su padre.

Salir de zoom