Tequendama
  • 1927
  • Escultura en bronce
  • 14,5 x 9 x 8,5 cm
ANTERIOR SIGUIENTE

AP5202

Tequendama

Rómulo Rozo


Rómulo Rozo nació en Boyacá en el año de 1899. Llegó a Bogotá siendo muy joven para comenzar a trabajar como albañil en la estación del ferrocarril de la Sabana. Su habilidad artesanal le granjeó un ascenso en 1917, alcanzando el cargo de oficial de albañearía y gracias al manejo de la piedra deslumbró a los ingenieros constructores, quienes lo recomendaron para que obtuviera un lugar como estudiante en la Escuela Nacional de Bellas Artes. El interés central que dirigió el rumbo de la propuesta de Rozo hasta sus últimos días, estuvo fuertemente ligado a la búsqueda de sus ancestros indígenas. Rozo se entregó por completo a la indagación y exploración del mito y la leyenda aborigen Muisca, en miras de la creación de una estética propia, local. Sin referentes visuales sobre esta cultura, Rómulo se inspiró en las fuentes literarias que existían al respecto para esculpir las esculturas de Bachué, Tequendama y Bochica. A través de la escultura, Rozo forjó un lenguaje de resistencia y pensamiento latinoamericano que rescataba el tótem, lo atávico, el imaginario y lo edilicio de un sistema y conocimiento indígena, temas que siguen siendo pensados, digeridos y debatidos en la región.

Salir de zoom