Ánima del purgatorio
  • S. F.
  • Madera tallada y policromada
ANTERIOR SIGUIENTE

Ánima del purgatorio

Anónimo


En el siglo XI se creó el Purgatorio por políticas de la Iglesia católica, este es concebido como un sitio para expiar las penas, ya que se cree que las ánimas del purgatorio tienen el poder de interceder por los fieles para el perdón de sus pecados. Hasta ese momento solo existían dos esferas posibles después de la muerte: el Cielo y el Infierno, esta tercera surge entonces como un lugar de esperanza para los creyentes. No se trataba ya de ir directamente al cielo o al infierno, sino de tener la posibilidad de salvarse, pasando previamente por una temporada de castigos. La idea de que ciertas acciones humanas pueden compensar otras, está unida a la emergencia de la clase burguesa en la que los nuevos valores económicos de intercambio monetario le dieron auge al tema de las indulgencias, a la idea de empezar a pagar por la salvación del alma. La representación de un ánima del purgatorio pertenece a un conjunto más amplio de figuras talladas en madera, adquiridas por el Banco de la República en el año 2012, de un habitante de Corozal, Sucre. La historia de estas tallas tiene que ver con la llegada y establecimiento de grupos evangélicos al Caribe, quienes cuestionan la representación de los santos en el catolicismo. Estas iglesias exigen la destrucción de las imágenes religiosas para evitar la idolatría, por eso algunas están quemadas. Las ánimas del purgatorio son una devoción muy fuerte en la Costa Atlántica colombiana y gracias a la intervención del habitante de Corozal, estas imágenes fueron recuperadas. Las representaciones de las ánimas del purgatorio nos remiten a un mundo en que las imágenes estaban fuertemente vinculadas a las prácticas. Ya en el siglo XX, las ánimas del purgatorio se convierten en unas de las imágenes de mayor circulación dentro de la cultura popular latinoamericana.

Salir de zoom