Vanguardias artísticas del siglo XX

Descargue la actividad para maestros: Naturaleza cubista 

Descargue la actividad para maestros: Los paisajes y el arte abstracto

Introducción 

La palabra “vanguardia” procede de la unión de las palabras francesas avant (adelante) y garde (guardia). En el léxico militar el término designa al pelotón o unidad mínima de combate de la primera fila, que avanza hacia lo desconocido de manera temeraria y enfrenta primero al enemigo, realiza acciones de extrema dificultad y abandona la seguridad que garantiza quedarse en medio del grueso del ejército. Las artes acuñaron el término vanguardia para nombrar las nuevas tendencias que se opusieron desde finales del siglo XIX al academicismo tradicional.
Armándose poco a poco con una nueva estética revolucionaria, un puñado de artistas enfilaron en contra de lo establecido, de las instituciones, la tradición, sus lenguajes y formatos, del pasado y sus grandes maestros. El arte encontró en lo opuesto de lo bello un camino rico e inexplorado y se lanzó a recorrerlo.

En 1909 Filipo Tomaso Marinetti lideró uno de los primeros movimientos artísticos del siglo, el Futurismo, y escribió el primer manifiesto para consignar el espíritu y los ideales de su movimiento. En adelante cada nueva vanguardia que se iba gestando vino con frecuencia respaldada en un manifiesto; los postulados de cada una pueden haberse cumplido o no históricamente, pues eran ideales, pero lo cierto es que permitieron esparcir como semillas las nuevas ideas estéticas.

Entre las primeras vanguardias estaban el fauvismo, el expresionismo, el cubismo, el neoplasticismo, el constructivismo, el dadaísmo, la escuela metafísica y el surrealismo. Hay que aclarar que estos movimientos no son secuenciales, no vinieron uno detrás del otro; antes bien, se superpusieron y atravesaron entre sí; de ahí que encontremos artistas que pertenecen a más de una corriente y que produjeron una obra cambiante y rica, trabajando de maneras muy diversas. Así es como este periodo de fines del siglo XIX e inicios del XX nos entrega una amplia variedad de propuestas en el ámbito artístico o el literario, que involucraron no solo una transformación en lo visual, sino una gran reflexión teórica en torno a las formas inéditas que iba tomando el arte occidental.