“Aprendí a trabajar con la incertidumbre y la duda, sabiendo que al final lo que resulta revela lo que eres y no es siempre estúpido o carente de significado.” William Kentridge.

la sombra de una sombra

Cargueros y procesiones

Las procesiones y las personas que llevan cargas aparecen reiteradamente en mi obra. Supongo que es una respuesta al hecho de que el trabajo físico sigue siendo una parte importante de lo que somos. Se trata también de procesiones que no tienen punto de llegada. En otras palabras, empiezan en la pantalla y la travesía consiste en llegar de un lado al otro. Creo que lo importante para mí es este desenlace incierto. No caminan necesariamente hacia una utopía al otro lado de la pantalla ni tampoco hay campos de batalla al otro extremo. Pero hay una sensación de travesía, de no saber qué habrá al otro lado, algo que parece ser parte importante del momento que vivimos en el mundo —ya sea un éxodo, refugiados o migraciones voluntarias—, esta sensación de desplazarse hacia un desenlace incierto donde podría haber esperanza. No quiero decir que no hay esperanza (como categoría política la esperanza todavía existe y es muy importante). Pero tener certeza en cuanto al desenlace ciertamente parece imposible.

[W. K. en Susan Sollins, et al. Art21-Art in the 21st Century, Season 5. Nueva York: Art 21, 2009, p. 28].