Curaduría: Serpentine Gallery - Hans Ulrich Obrist, Julia Peyton-Jones y Sophie O’Brien

En los últimos veinte años, Tillmans ha redefinido la fotografía y las formas en las cuales esta se presenta. En esta exposición explora las complejidades de la creación de imágenes fotográficas y la instalación. La constelación de sus fotografías, así como cada obra individual reflejan su compromiso con lo que él describe como "una abstracción basada en el mundo real".

Tillmans saltó a la fama a finales de la década de los ochenta y principios de los noventa por sus fotografías aparentemente casuales y, sin embargo, elocuentes del mundo que habitaba. Reconfigurando con inteligencia algunas ideas acerca de la fotografía documental y reflejando los debates en torno a las políticas de identidad de ese momento, el trabajo de este periodo también capturó la fragilidad de la vida humana y la belleza profunda de los objetos cotidianos. Este trabajo inicial se expandió para comprometerse más plenamente con los géneros del retrato, el paisaje, la naturaleza muerta y la abstracción. Aunque se apropió y desafió estas categorías histórico-artísticas, Tillmans conservó la curiosidad y la inocencia sobre la creación de las imágenes, reinventando estos conocidos géneros con una nueva energía.

El experimento y lo desconocido siempre han desempeñado un papel crucial en la práctica de Tillmans. Ese enfoque experimental para hacer el trabajo le ha permitido moverse fluidamente, combinando temas y técnicas con estrategias de exhibición innovadoras que cambian la forma en que las imágenes fotográficas son creadas, presentadas y vistas. Sus imágenes abstractas continúan ampliando las fronteras y definiciones de la forma fotográfica. Como aproximación conceptual a la creación de la imagen fotográfica, la abstracción ha sido parte integral de la práctica de Tillmans desde que comenzó a producir imágenes, y fue un punto de referencia particular en la concepción de esta exposición.

Tillmans utiliza una amplia gama de métodos de instalación, a menudo fijando con alfileres o cinta su obra a las paredes de la galería, exhibiendo material encontrado en mesas de trabajo que evocan vitrinas museológicas, o creando cajas de acrílico empotradas en la pared para ciertas obras seleccionadas con base en los procesos. Cada exposición es una renegociación y un reordenamiento de materiales, ideas y temas, y una investigación acerca de las políticas de las exposiciones y la creación de imágenes; todo esto realizado con una cuidadosa atención a los detalles más pequeños, pero sin dejar de ser expansivo en su alcance. En cada nueva presentación de su trabajo (que puede fácilmente tener lugar en una revista, un periódico o una publicación de arte) el artista reconfigura esta vasta red de imágenes acumuladas, reflejando nuestro complejo mundo con una energía distintiva y capturando a la vez la esencia de un momento. Sus exquisitos pero desafiantes trabajos atrapan el delicado equilibrio entre la belleza y la subversión que Tillmans ha abrazado desde hace tiempo.

Wolfgang Tillmans es un proyecto iniciado y organizado por la Serpentine  Gallery de Londres