Artículos

  • Por: Fernando Sarmiento Parra
    INTRODUCCIÓN   La historia del Herbario de La Salle necesariamente está ligada al Museo de Ciencias Naturales porque era una de sus colecciones y su crecimiento hacía parte de informes integrales de la institución. El museo es una antigua institución que se...
  • Por: Enrique Forero González; Esperanza Guerra González
    LOS INICIOS: SIGLOS XVIII Y XIX   Al igual que con todos los aspectos de la ciencia, la historia del Herbario Nacional Colombiano comenzó hace muchos años. Uno puede trasladarse a la época de la Real Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada, dirigida...
  • Por: Felipe Alfonso Cardona Naranjo
    INTRODUCCIÓN  Colombia es uno de los países con mayor diversidad biológica en el mundo. Se calcula que hay en el país, entre otros muchos grupos para los que no se tiene un estimativo, unas 35.000 especies de plantas; 4.059 de mariposas y polillas (lepidópteros);...
  • Por: Enrique Forero González; Fernando Sarmiento Parra
      Un herbario moderno es una empresa de grandes proporciones. El herbario permite a los investigadores percibir los patrones de variación morfológica, así como la amplitud geográfica y ecológica de especies o grupos de estas, y analizar un gran número de...
  • Por: Fernando Sarmiento Parra; Eduino Carbonó De la Hoz
    INTRODUCCIÓN   Los relatos sobre colecciones vegetales se han orientado frecuentemente a reflexiones sobre la conformación de la colección misma y a textos científicos que explican sus procesos. Pero lograr un enfoque divulgativo del rol que tiene el herbario...

Reseñas

Por:Carlos Sánchez Lozano

Crece el número de libros dedicados a los maestros y ello es indicativo de que constituyen una referencia benigna en...

Más información»
Por:Tania Ganitsky

Teoría de cuerdas es el primer poemario de Katyhuska Robinson (1983), poeta, música y artista performer...

Más información»
Por:Tania Ganitsky

Este es el primer poemario de Sara Harb (1955), una cineasta barranquillera de ascendencia libanesa.

Más información»
Por:Luis Germán Sierra J.

William Ospina (Padua, Tolima, 1954) es un escritor que goza de gran reconocimiento, en general, por parte de los...

Más información»
Por:Luis Germán Sierra J.

Naufragar en la orilla, de Beatriz Vanegas Athías (Majagual, Sucre), es una antología personal que reúne algunos...

Más información»
Por:Jorge Francisco Mestre

Museo del cuerpo recoge 90 poemas breves, en verso libre corto, en torno a múltiples visiones del cuerpo.

Más información»
Por:Fredy Yezzed

¿Quién es Álvaro Miranda en el maremágnum de poetas que es la lírica colombiana de los siglos XX y XXI?

Más información»
Por:Mario Cárdenas

Emilia Pardo Umaña fue una de las primeras periodistas colombianas.

Más información»
Por:Cristian Soler

En una celda de una prisión de máxima seguridad, dos presos son obligados a pasar juntos una noche.

Más información»
Por:Óscar Godoy Barbosa

“Mi papá se llamaba Víctor como yo, Víctor Zapata. Yugo era, es, mi mamá.

Más información»
Por:Octavio Escobar Giraldo

Me gustan los libros que me recuerdan otros libros, sobre todo aquellos que lo hacen sin abusar de epígrafes,...

Más información»
Por:Sergio Colina Martín

Después de Nada importa —finalista del Premio Herralde de Novela en 1998, que en esa ocasión ganó ni más ni menos...

Más información»
Por:Nicolás Rocha Cortés

En la mañana en la que escribo esta reseña me encontró, de la mano de un gran amigo, un texto de Juan Forn publicado...

Más información»
Por:José M. Lleras

Esta es una historia sobre el lugar que dos hombres desean y buscan en el mundo, y lo que sucede cuando esos deseos...

Más información»

El título de la novela de Sara Jaramillo es tan seco y violento como todo aquello que se lee en las páginas interiores del libro. Entrar a su lectura es renunciar al tiempo dispuesto para otras actividades, la obra se traga a los lectores, arrastrados sutilmente por unos capítulos cortos que bien podrían ser cuentos, miniaturas escenográficas.

Un reto crucial para el éxito de una novela histórica es conseguir que el lector tenga plena confianza en la voz narrativa; cuando el autor opta además por emplear un narrador protagonista, que habla en primera persona, el desafío es, si se quiere, mayor.

Ya sabemos que el título de este comentario es un verso de Joe Arroyo, pero aplica también para la labor, la colosal labor, de Manuel Zapara Olivella, sobre la que leemos a lo largo de Entre ekobios, una publicación dedicada a explorar aspectos del trabajo intelectual —como se describe en el prólogo— del gran ekobio de la literatura colombiana, un escritor angular y fundacional de varias narrativas nacionales y raciales.

Se trata de un libro de formato medio, muy bien ilustrado, y por medio del cual se busca difundir el valioso conjunto de aerofotografías que conserva hoy el Archivo Histórico del Atlántico. Es posible comprender la importancia de estas imágenes, tomadas desde los aviones de la Sociedad Aérea Colombo-Alemana de Transportes Aéreos (Scadta) en 1939, y con ello realizar análisis inéditos en la historia urbana de Barranquilla.

El núcleo teórico y analítico de este libro se encuentra en la categoría de consumo sobre la cual el autor hace precisiones pertinentes en la introducción (pp. 13-31), donde también se sintetizan los presupuestos analíticos en los que se sustenta la investigación.

El título del libro evoca inmediatamente la frase acuñada por el líder de la guerrilla M-19, Jaime Bateman Cayón, en 1980, para expresar la diversidad del país y al mismo tiempo la necesidad de establecer un diálogo en el que participaran todas las corrientes ideológicas.

El título del libro parece fiel al contenido. Herbert Braun les ha dado mucha importancia a las palabras que usaban los colombianos en los días cercanos al asesinato de Jorge Eliécer Gaitán; el propósito del autor de Mataron a Gaitán es mostrarnos las palabras, las formas de hablar y de sentir de las gentes colombianas, más o menos entre 1946 y 1953, con el énfasis puesto en 1949, el año posterior al asesinato del político liberal.

El libro de Aliza Moreno-Goldschmidt es un interesante y novedoso relato que se inscribe en la historiografía colombiana, no muy numerosa, por cierto, sobre el transcurrir vital de los judíos que han poblado y construido nuestro país.

Filosofía y psicología. De Platón al presente es un texto ambicioso. Su autor demuestra erudición en temas filosóficos de interés para la psicología y el soporte bibliográfico que presenta es copioso, dejando poco que desear.

Quienes estamos acostumbrados a la mordacidad y sostenida reflexión de un pensador del calibre de Fernando González (1895-1964) puede que no encontremos en este volumen de cartas a su hijo Simón González Restrepo más que un anecdotario íntimo que denota la necesidad de instrucción paternal, caracterizada por el tono conciliador de un guía espiritual y padre de familia en conversación epistolar.

Páginas

Suscribirse a Boletín Cultural y Bibliográfico RSS