Ángela Posada-Swafford

Ahora mismo, dentro de millones de galaxias, hay millones de estrellas embarazadas, acunando celosamente millones de munditos bebés en placentas protectoras de polvo y gas... Ante semejante concepto, ¿cómo no amar la astronomía?

Suscribirse a Ángela Posada-Swafford