Carlos Andrés Almeyda Gómez

Como parte la colección Poesía Ilustrada de La Jaula Publicaciones, premiada por el Instituto Distrital de las Artes (Idartes) con la Beca para Proyectos Editoriales y Emergentes en Literatura, de su Programa de Estímulos en 2016, aparecen tres mínimas plaquettes en las que escritores e ilustradores colombianos comparten su obra desde el libro como propuesta experimental.

Aunque María Cano, la Virgen Roja parezca, en un sentido estricto, una bio­grafía, no lo es tanto al reconocer su propósito ulterior, esto es, el de servir como homenaje y retrato humano de uno de los personajes clave en la defen­sa de los derechos de los trabajadores en una Colombia que fuera escena­rio de masacres como la ocurrida en Ciénaga, Magdalena, en diciembre de 1928, la llamada masacre de las Bana­neras.

Me sobra la luz entre las manos  

  Dormido, casi frente al vacío sumergido blandamente en las aguas del Leteo y recordando desde su respiración semiausente aquella dádiva enfermiza de roedores que mueren a la luz de una peste repentina un alguien me previene de otras suertes. Su respiración es un pozo profundo del que brotan peces muertos Que corren por el cauce como una enorme serpiente.   Más allá de las inmediaciones del vértigo, caminando sin vacilar entre las tumbas

A mediados de 1999, Microsoft lanzaba al mercado Messenger. El ícono de dos fichitas azules, de este programa, tintineaba en la barra inferior del escritorio en modo “en línea”, “ausente”, “no disponible” o “desconectado”.

Suscribirse a Carlos Andrés Almeyda Gómez