Germán R. Mejía Pavony

Michel de Certeau propuso la noción de operación historiográfica hacia finales del decenio de 1970.

Quién puede dudarlo, las ciudades tienen su historia.

Con cierta frecuencia, es posible encontrar vacíos historiográficos, podríamos decir olvidos, que resultan incomprensibles. La historia de Cúcuta, de la ciudad y sus habitantes, es uno de estos casos. Esta omisión puede extenderse a todo el departamento, tal vez con la única excepción de Pamplona y en algo Ocaña: para tiempos coloniales, la primera, y decimonónicos, la segunda.

La pregunta por los orígenes nunca dejará de ser importante para los historiadores. Sin embargo, lo que en realidad interesa es lo que entendemos por ello. Provenimos de una historiografía que aceptó como suficiente para explicar nuestro origen la narración de las grandes gestas conquistadoras y el posterior ordenamiento administrativo, conservado desde mediados del siglo XVI hasta la instauración del virreinato y las reformas borbónicas.

Suscribirse a Germán R. Mejía Pavony