Mery Yolanda Sánchez

Celebraciones Continúas devoto con una marca violeta en el rostro y cientos de argumentos en regocijo. Las lavanderas tienden secretos en la hierba, imploran que no revuelvan otra vez los arroyos. Y tú te llenas con el olor del silencio. Un día llegaron los danzantes envueltos en lluvias de granizo a cerrar la casa. Eres la súplica de una araña en la última rotación antes que le rompan el vestido. Leer texto completo

Partitura quinta En la música de los bosques se escucha una, dos y tres veces  el vacío de tu pantalón. A dos tabacos y medio encuentras las lavanderas, enjuagan las manchas. Ellas cantan que la tierra se cura de la enfermedad y se sostiene en asientos de cinco patas para recibir el eco de la selva. Los sobrevivientes te traen una migaja de ternura que alguien equivocó en sus alforjas, y tú la tomas y la amarras a tu cuello para

Suscribirse a Mery Yolanda Sánchez