Origami criollo. Sabor y belleza de la cocina en hoja

Tipo: 

N° revista: 

Boletín Cultural y Bibliográfico 98

Tema: 

Autor: 

El único animal que cocina es el hombre. En la historia de la humanidad, la cocina surge como el oficio universal por antonomasia; su presencia milenaria, en todas las civilizaciones y en los lugares más disímiles de la tierra, le otorga una impronta con características exclusivas. Todo comienza desde el instante en que nuestros parientes lejanos —los homínidos— aprovechan su ya ingeniosa inventiva, en cualquier momento y en cualquier lugar, para iniciar la llama... con ella nace la cocina. Don Tomás Carrasquilla, en su picaresca, lo expresaba así:

[...] se me antoja que, cuando apareció el hombre sobre el planeta, el fuego debía de estar tan prendido como ahora. Ni en suelo africano, ni bajo un firmamento luminoso día y noche, ni en la existencia más primitiva y rudimentaria, concibo al hombre sin candela. (Carrasquilla, 2019, p. 36).

Por su parte, el biólogo español Faustino Cordón, en su libro Cocinar hizo al hombre (1985), escribe: “[...] en resumen, el homínido, al realizar la primera actividad culinaria, aplicó el calor producido en una reacción química, esto es, la combustión de la leña, a activar otras reacciones químicas, a saber, las que determinan en la práctica culinaria la transformación de una forma de alimentoen otra” (p. 91). Y más adelante complementa: “Pero además la dificultad porque la cocina inicial tenía que realizarse en las condiciones más difíciles: a fuego directo sin aplicar más agua que la contenida en los alimentos, sin vasijas y con los útiles más rudimentarios [...]” (p. 92).

Leer texto completo

Perfil del autor: Antropólogo de la Universidad de Antioquia. Escritor, investigador, profesor universitario y periodista culinario. Autor de los libros Fogón antioqueño (Fondo de Cultura Económica, 2017), Doña Gula. Crónicas y comentarios culinarios (Cesac, 2016) y Mantel de cuadros. Crónicas acerca del comer y del beber (Ficción La Editorial, 2015). Ha colaborado de manera intermitente con artículos y columnas en diferentes revistas y periódicos nacionales, actualmente en El Espectador y en el periódico comunitario Vivir en El Poblado, pero también en Catering, Bebidas & Manjares, Mundo Cocina, Cambio, Revista Credencial, Semana Cocina, y en el Boletín Cultural y Bibliográfico. En 2010 recibió el reconocimiento a la vida y a la trayectoria por su aporte a la cocina colombiana, otorgado por el VIII Congreso Gastronómico de Popayán, y en 2019 el premio a la vida y obra en evento Bogotá Madrid Fusión.