Te diré todo lo que no quieres escuchar

Tipo: 

N° revista: 

Boletín Cultural y Bibliográfico 97

Tema: 

Autor: 

Libro reseñado: 

Un vaso de agua bajo mi cama: inmigración, feminismo y bisexualidad

Datos libro: 

Daisy Hernández. Rey Naranjo, Bogotá, 2018, 241 pp.

Una imagen que aún nos resulta extraña: en el noticiero muestran un barrio latino de alguna ciudad de Estados Unidos. Las casas. Las calles. Los muchachos de rasgos mexicanos, peruanos, colombianos, que conversan en una esquina mientras fuman un cigarrillo. Hace frío. La cámara se acerca a los jóvenes. El periodista hace una pregunta en español y durante un segundo todo es silencio. Nadie responde. Insiste. Alguno sonríe y al fin contesta algo que suena como: “Yes, sí, eso aquí” . La voz del periodista ahora se escucha en inglés. Entonces todos los muchachos asienten con la cabeza y se apresuran a responder.

¿Por qué la imagen nos resulta extraña? ¿O “extraña” no es la palabra? ¿Más bien la imagen nos resulta chocante? ¿Sentimos quizás que esos jóvenes han perdido algo? ¿Sentimos —pensamos— que ya no son tan latinos? ¿Y, entonces, qué significa ser latino? ¿Sigue siendo latino quien no conoce su idioma (español, en el caso que nos atañe)? Y si no es latino, ¿qué (quién) es?

Daisy Hernández es, como otros millones de mujeres, una latina que nació en Estados Unidos. Su padre es cubano y su madre es colombiana. En casa aprendió español, pero cuando comenzó a ir a la escuela, a tener amigas, a hacer sus primeras compras, tuvo que hacerlo en inglés, y no fue fácil: sentía que no conocía las palabras, todo lo que quería decir se quedaba a medias, todo era amarrado, coartado.

Leer texto completo