Arte

Cali, ciudad abierta invita a imaginar cómo queremos y cómo podemos contar la historia de las ciudades, de los artistas, de las iniciativas culturales y de los movimientos sociales y políticos en coyunturas determinadas y en conexión con proyectos que trascienden lo nacional.

Tal vez sea cierto que una de las decisiones más difíciles de tomar a la hora de trazar cualquier relato, incluido el del arte, sea precisamente aquella a propósito de lo que se incluirá y a lo que se excluirá en la narración, en especial, porque todo criterio puede cuestionarse, plantear dudas, revisarse y hasta ser recusado con el paso de los años y con los cambios de paradigmas y perspectivas.

En 2014, finalizó la exposición ¡Mandinga Sea!, que tuvo lugar en el Museo de Antioquia, en Medellín. Su propósito fue reivindicar los lazos y la definición de la raza negra en la región mediante la presentación de más de 300 obras de fotografía, escultura, pintura y grabado, mapas y documentos.

Ya se ha dicho: cada tema es infinito. El más mínimo punto aguanta todas las miradas. Dos personas pueden estudiar la misma obra, el mismo momento, el mismo discurso y no decir nada semejante; lanzarse por caminos distintos, completamente válidos, que jamás se encuentran.

Páginas

Suscribirse a Arte