Historia

Se trata de un libro de formato medio, muy bien ilustrado, y por medio del cual se busca difundir el valioso conjunto de aerofotografías que conserva hoy el Archivo Histórico del Atlántico. Es posible comprender la importancia de estas imágenes, tomadas desde los aviones de la Sociedad Aérea Colombo-Alemana de Transportes Aéreos (Scadta) en 1939, y con ello realizar análisis inéditos en la historia urbana de Barranquilla.

El núcleo teórico y analítico de este libro se encuentra en la categoría de consumo sobre la cual el autor hace precisiones pertinentes en la introducción (pp. 13-31), donde también se sintetizan los presupuestos analíticos en los que se sustenta la investigación.

El título del libro evoca inmediatamente la frase acuñada por el líder de la guerrilla M-19, Jaime Bateman Cayón, en 1980, para expresar la diversidad del país y al mismo tiempo la necesidad de establecer un diálogo en el que participaran todas las corrientes ideológicas.

El título del libro parece fiel al contenido. Herbert Braun les ha dado mucha importancia a las palabras que usaban los colombianos en los días cercanos al asesinato de Jorge Eliécer Gaitán; el propósito del autor de Mataron a Gaitán es mostrarnos las palabras, las formas de hablar y de sentir de las gentes colombianas, más o menos entre 1946 y 1953, con el énfasis puesto en 1949, el año posterior al asesinato del político liberal.

El libro de Aliza Moreno-Goldschmidt es un interesante y novedoso relato que se inscribe en la historiografía colombiana, no muy numerosa, por cierto, sobre el transcurrir vital de los judíos que han poblado y construido nuestro país.

Suscribirse a Historia