Reseñas

En las décadas de 1960 y 1970 se implantaron dictaduras militares en América Latina, bajo la doctrina estadounidense y anticomunista de la Seguridad Nacional. Esas dictaduras procedieron a torturar, desaparecer, asesinar a miles de personas y obligaron a exiliarse a otras miles.

Investigar la historia de la edición en Colombia es una tarea pendiente, como nos lo reitera Paula Andrea Marín en su libro. Pese al creciente interés en los últimos años, persisten más preguntas que respuestas, y es todavía un tema cubierto por la bruma de lo desconocido.

Roberto Pineda Camacho, profesor de antropología de la Universidad Nacional de Colombia, tiene en su haber una larga y fructífera trayectoria académica que ha construido alrededor de tres temas: las comunidades indígenas de la Amazonía colombiana, la antropología histórica y la historia de la antropología.

La producción intelectual de Germán Colmenares (1938-1990) está marcada por su permanencia como estudiante, docente e investigador en un centro académico, lo que permite establecer por lo menos cinco períodos en su carrera. En el primero, de formación (1957-1969), produjo sus dos primeros libros: Partidos políticos y clases sociales (1968) y Haciendas de los jesuitas en el Nuevo Reino de Granada, siglo XVIII (1969).

Dentro de la tradición de estudios críticos sobre las naciones, inspirados mundialmente por los pioneros Benedict Anderson y Homi Bhabha, Nosotros y los otros de Amada Pérez aborda el problema de la representación de los habitantes y la construcción nacional colombiana entre 1880 y 1910, durante el período conocido como la Regeneración, y nos ofrece una mirada novedosa de la historia de nuestras imágenes e imaginarios.

El adjetivo que utilizamos en el título no es exagerado. Realmente esta Historia de Cali es una obra formidable tanto por sus números como por su contenido y, algo muy importante, por haber logrado mantener el propósito en todo momento: la ciudad como el asunto a estudiar, a explicar y a interpretar en toda su complejidad.

El libro de Enrique Martínez Ruiz, según sus palabras, (...) por un lado intenta dar cuenta de las distintas formas en que las comunidades judías han habitado Bogotá en cada una de las épocas en que se ha registrado su presencia, y por el otro, de su papel en la conformación del espacio de la ciudad que  hoy conocemos. (p. 23)

En la introducción de este libro, el autor nos dice que se atreve a contradecir a Rousseau: “(...) no, el hombre no nace bueno y la sociedad lo corrompe. Es al revés: el hombre es un ser violento y egoísta y la sociedad lo educa, lo incorpora a la civilización para que pueda convivir en paz con otros hombres” (p. 23). En el principio: el caos, el crimen, la violencia.

Antes de comenzar, debo advertir que este libro es un engaño: aunque se nos presenta como un ensayo en el texto introductorio, este escrito sobrepasa los límites formales del centauro de los géneros.

Tras sus primeras incursiones en el mundo del relato, con títulos como Hay ciertas cosas que una no puede hacer descalza y Las personas normales son muy raras, Margarita García Robayo sorprendió al ganar el Premio Literario Casa de las Américas en 2014 con Cosas peores, una colección de siete historias que transitan por las pequeñas miserias de la vida regodeándose en el lado mórbido de la(s) existencia(s) contemporánea(s).

Páginas

Suscribirse a Reseñas